jueves 30 de mayo de 2024 - Edición Nº2310
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 30 nov 2023

Huertas comunitarias

Las huertas de La Plata hicieron un encuentro en Oñondivepá

La comisión ambiental y las delegadas de huerta de las asambleas se encontraron en la huerta del centro comunitario Oñondivepá con el objetivo de mejorar la articulación y comunicación entre todos los espacios que trabajan en la cuadrilla ambiental.


 

“En esos encuentros colectivizar las formas de trabajar, de organizarnos, las problemáticas y posibles soluciones que hay en cada una de las huertas. También promovemos el intercambio de herramientas, plantines y semillas para que a ningune le falten elementos a la hora de poner manos a la tierra” dice Lautaro, uno de los compañeros de la comisión ambiental del FOL.

 

De esta manera, hicieron un sorteo para elegir a cuál huerta irían a conocer, no solo las delegadas sino todes les compas de las cuadrillas de huerta que se quisieran sumar. Salió elegida Oñondivepa y las asambleas que se acercaron hasta ese barrio fueron Expropiemos, El Peligro, San Carlos y Tolosa. Entre todes organizaron una jornada de 2 hs. entre las 9 y las 11 y cada asamblea se presentó al resto mientras se compartía el desayuno.

 

“Este encuentro fue muy pensado, muy deseado, muy organizado entre todas las compas para poder compartir. Hay muchas ganas de conocer físicamente los otros espacios, de inspirarse, de ver cómo laburan, de tomar ideas y también de ir a dar un servicio ahí, de poner las manos” dice Juli, compañera también de la Comisión Ambiental.

 

“Fue un momento en el que las compas de El Carmen pudieron mostrar sus huertas y hablarnos de lo que cultivan y los usos que le dan. También hicimos una actividad con la tierra en la cual trasplantamos colectivamente unos plantines que la subcomisión de plantinera preparó para que cada asamblea se lleve ese día” añade Lautaro.

 Además, en el encuentro se compartieron métodos de siembra y se habló del acceso a las semillas, del almacenamiento del agua, y de qué hacer con la producción excedente. Muchas veces se venden los productos en ferias o se destinan a los comedores del barrio. También se están explorando producciones herbales para la autogestión de la salud, como cremas y ungüentos. 

 

“Cada representante que se eligió por huerta contaba cómo era la vinculación con el barrio y qué sembraban, qué problemáticas tenían y qué hacían con la producción. También fueron saliendo como muchas situaciones más que nada de la curiosidad, de mirá yo quiero tal verdura, cómo haces, a mí no me sale, como más cuestiones técnicas del trabajo en la huerta” dice Juli

 

El acceso a las semillas

 

Si bien el INTA entrega semillas para huertas familiares y comunitarias de manera gratuita, muchas veces son insuficientes. Al respecto Juli explica: “Muchas veces no alcanza o muchas veces las variedades no son las más aptas y las compas como optan por comprar semillas, entonces charlamos sobre cómo organizan proyectos económicos para financiar las compras de semillas u otras necesidades como sustratos o plantines directamente”

Al mismo tiempo en torno a las semillas las compañeras comparten los saberes sobre el guardado de semillas y la importancia específica de guardar las que están adaptadas a ese ambiente donde cultivan. Juli señala que en esa práctica hay una “acción política” ya que es el “poder autogestionarse”. En la ronda también compartieron las estrategias que encuentran para acopiar y almacenar el agua frente a la previsible escasez dado que en verano muchos barrios se quedan sin agua para uso personal para las casas y entonces la huerta también.

 

Huertas con producción agroecológica 

 

 Juli también cuenta que les motivaba compartir y pensar qué hacer con la producción de la huerta.  La mayoría de los espacios lleva un gran porcentaje de su producción a la olla del comedor, son huertas que están instaladas alrededor del comedor barrial del FOL.

“Fueron circulando formas, en algunas huertas las mismas compas ya agotan la compra de la producción pero cuando hay excedente también lo salen a vender al barrio, o sea que hacen una feria cada tanto tiempo o cuando hay grandes cosechas o siempre tienen una mesita ahí o en otros espacios la gente del barrio ya reconoce esa huerta como un punto de ir a acceder al alimento agroecológico, alimento saludable, sin químicos” dice.

Las compañeras también planean seguir elaborando mermeladas, salsas de tomate, berenjenas al escabeche y otros productos alimenticios. A la vez, muchos espacios de huertas tienen plantas aromáticas y medicinales y vienen haciendo un buen recorrido en torno a producción de medicina: jarabes para la tos, aceite de cannabis, ungüentos descontracturantes y cremas. “La verdad que muchas están explorando diversidad de producciones herbales para acompañar la autogestión de la salud, toman la medicina de las plantas en té, en tinturas madres y preparados que puedan ir haciendo ellas que recolectan ahí mismo de las huertas” añade.

 

En el encuentro de huertas también circularon saberes ancestrales: “Muchas compas vienen de trayectorias de trabajo con la tierra,ya sea personales pero también de sus antepasados y traen muchos saberes para implementar y para compartir” cuenta Juli. “Incluso también se ponían en juego recuerdos de su niñez de cómo hacían las cosas los padres, las abuelas”.

Para finalizar el encuentro se compartieron las sensaciones de ese día en grupo y quedaron en volver a tener un encuentro de mayor duración a fin de año en el campito de Los Naranjos, camino a Magdalena. Ese espacio está en concesión y tienen dos grandes experiencias que buscan integrar entre ellas: agroforestal y apicultura. Principalmente activan compas de la comisión ambiental pero el objetivo es que se sumen compañeras de la cuadrilla de huertas.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS