martes 23 de abril de 2024 - Edición Nº2273
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 6 jul 2023

Unidad Piquetera

Triunfó la lucha: compromiso del gobierno para abastecer a los comedores populares

Con la fuerza de 87 cortes de calles en distintos puntos del país y movilizaciones a las sedes del ministerio de desarrollo social, la Unidad Piquetera logró que la cartera que conduce Tolosa Paz se comprometa a cumplir con la entrega de las partidas de alimentos para comedores, un bono y herramientas. Pero la demanda continúa porque de base, las familias que trabajan con un Potenciar Trabajo no llegan a cubrir la Canasta Alimentaria Mínima



 

El martes 4 de julio la Unidad Piquetera lanzó una jornada nacional de lucha para exigir al ministerio de desarrollo social que cumpla con la entrega de alimentos, herramientas y otorgue un bono a quienes perciben el programa Potenciar Trabajo. En casi la totalidad de las provincias hubo protestas con bloqueos de rutas y calles. También hubo movilizaciones, como la que partió del Puente Pueyrredón hacia el Ministerio a cargo de Tolosa Paz, ubicado en el centro porteño.

 

“No estamos pidiendo planes, estamos pidiendo los alimentos que nos deben” expresó Karina, vocera del FOL en plena avenida 9 de julio ante las cámaras de uno de los medios que cubrieron el piquete. “Estamos reclamando al gobierno que empiece a entregar alimentos a nuestros comedores donde asisten miles de pibes y no tenemos alimentos, y si mandan, nos mandan vencidos como el pan dulce”. En algunos casos, el retraso del Ministerio en el envío de los alimentos llega a los cinco meses, denuncian.

 

La convocatoria en CABA contó con más de 30 mil integrantes de movimientos sociales nucleados en la Unidad Piquetera y la Coordinadora por el Cambio Social y se extendió hasta la noche. “Estamos luchando para que cumplan con los convenios de obra y de herramienta porque tenemos las obras frenadas en los barrios y no podemos avanzar. Son convenios que están en curso, no estamos pidiendo nada nuevo, sino el cumplimiento con lo que ya está firmado”, señaló Damaris Rolón, también vocera del FOL.

 

Una lluvia helada cayó sobre las carpas que comenzaron a armarse sobre el metrobús frente al ministerio. Desde adentro del edificio anexo, las y los dirigentes sociales que habían sido desatendidos por secretarios anunciaron una permanencia pacífica hasta tener compromiso concreto de parte de las autoridades. El acuerdo llegó pasada la medianoche y se levantó el acampe.

 

En un contexto inflacionario donde el gobierno destina millones de dólares a pagar al FMI, los comedores comunitarios siguen recibiendo familias que solo acceden a trabajos informales y no llegan a fin de mes. Todo el esfuerzo por sostener la vida se lo lleva el aumento de los precios de los alimentos, que hoy lima los ingresos laborales, sean una changa, un salario o una prestación social o subsidio.

 

Según la Junta Interna de ATE que analiza los datos del INDEC, un hogar constituido por una pareja de 35 años con dos hijxs en edad escolar necesitó, en mayo de 2023, $345.151.- para satisfacer sus necesidades mínimas. Este valor se compone de $120.526.- necesarios para adquirir una Canasta Alimentaria Mínima y de $224.625.- para acceder a otros bienes y servicios básicos. 

 

Muy por debajo se encuentra el monto del Potenciar Trabajo: en julio es de $43.993, a lo que suma el cobro por única vez de un bono de $21996. Por lo cual, según lo anunciado por el Ministerio de Desarrollo Social, este mes se cobrará $65.989 pesos, la mitad de lo que como mínimo una familia tipo necesita gastar para comer en un mes. Por eso, en esta última jornada las organizaciones alzaron la voz con la consigna “Con los chicxs no” y “Comer no puede ser un privilegio”. 

 

“Estamos cansados, ningún gobierno viene a plantearnos trabajo digno, nosotras hemos presentado un montón de proyectos y nunca nos dieron nada, somos las compañeras que ponemos todos los dias el pecho para sacar adelante a los niños, mientras nos criminalizan, nos persiguen nos hostigan y nos quieren sacar de la calle” expresó Karina, en el piquete frente al ministerio de trabajo. Viajó con sus compañeras de La Plata, donde se siguen inundando aún después de la inundación del 2013 en la que murieron al menos 89 personas y muchas quedaron sin casa. 

 

“Nosotros trabajamos en nuestros barrios, hacemos lo que el gobierno no hace. Nuestras compañeras enfrentan el desafío de llenar la olla mientras nuestros hijos van a escuelas públicas que se caen a pedazos. ¿Por qué los gobernadores no van a los barrios? porque no pasan las necesidades que nosotros pasamos, cuando llueve nos inundamos hasta la cabeza” remarcó con indignación, Karina. 

Las organizaciones sostienen con bronca "Con lxs chicos no" porque a los comedores populares asisten en su mayoría las infancias y adolescencias. 6 de cada 10 niñxs viven en la pobreza, mientras sobresale también que un 65 % de las mujeres con menores a su cargo recurre a algún tipo de financiamiento y lo que es peor: las tres cuartas partes de esas mujeres terminan endeudadas con empresas financieras.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS