viernes 27 de enero de 2023 - Edición Nº1821
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 24 ene 2023

Basta de Ajuste

Números en rojo para la inflación, la Canasta Básica Total y Alimentaria y los salarios de les trabajadores

En enero el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) dio a conocer que el dato de inflación de diciembre subió al 5,1%, es decir que en los doce meses del 2022 el Índice de Precios al Consumidor (IPC) culminó en 94,8%, siendo la inflación anual más alta de los últimos 32 años. En consonancia con esta escalada, la Canasta Básica Alimentaria vale más que un salario mínimo vital y móvil por lo que el salario se encuentra pulverizado.


Cada fin de año se especula cuál será el índice de inflación anual, es decir, el índice de precios acumuladoEn enero el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) dio a conocer que el dato de inflación de diciembre subió al 5,1% desde los 4,9% que había marcado en noviembre. De esta manera, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) para todo 2022 culminó en 94,8%, superando el 50,1 % de inflación de 2021 y siendo la inflación anual más alta desde 1991. 

En la mayoría de las regiones se destaca el aumento del 4,7 % de alimentos y bebidas no alcohólicas como frutas; aguas minerales, bebidas gaseosas y jugos; pan y cereales; y verduras, tubérculos y legumbres; todo lo esencial para garantizar la alimentación sana y segura en los hogares. El aumento en los alimentos es uno de los principales motivos por el que las familias destinan un 67,89% de su salario para comer y, aun así, consumen 140,33 kilos de alimentos al mes en vez de los 168,4 kilos recomendados por la canasta nutricional del Indec, y con una variedad de 21 productos, sobre los 53 indicados. 

En los hogares que cuentan con hasta $60.000 al mes, ocho de cada diez adultos no desayuna (82%) y tampoco 73% de los menores; 42% y 36% de ellos, respectivamente, no pueden almorzar; 74% y 79% no meriendan, y terminan la jornada sin cenar el 86% de los adultos y el 58% de los menores. Estos datos se desprenden de un relevamiento realizado en octubre del 2022 por el Centro de Almaceneros de Córdoba a través de 4.800 encuestas -alternando telefónicas y presenciales – en las 23 provincias a partir de la Encuesta de Hogares del Indec.

Volviendo a los datos revelados por el Indec en el primer mes del 2023, se destaca que la valorización de la Canasta Básica Alimentaria y la Canasta Básica Total de diciembre 2022 superó los tres dígitos. Por un lado, el precio de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), capaz de satisfacer un umbral mínimo de necesidades energéticas y proteicas aumentó un 103,8%, y por otro, el costo de la Canasta Básica Total (CBT) que también suma los bienes y servicios no alimentarios tales como vestimenta, transporte, educación, salud, vivienda, etcétera. subió 100,3% en 2022, por encima de la inflación anual (94,8%).

Teniendo en cuenta las estadísticas de la CBA que se utiliza como referencia en el establecimiento de la línea de indigencia y de la CBT que se utiliza como referencia en el establecimiento de la línea de pobreza, el Indec informó que en noviembre un hogar promedio necesitó $145.947 para superar el umbral de pobreza y $64.012 para superar el umbral de indigencia, mientras en diciembre la Canasta Básica Total fue de $152.515 y la Canasta Básica Alimentaria de $67.187. 

Todos estos aumentos impactan de lleno en el bolsillo de los y las trabajadoras y el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVyM) pactado por el Ministerio de Trabajo, los gremios y las cámaras empresarias no es suficiente para cubrir las necesidades mínimas de alimentos y recursos básicos para vivir. En diciembre de 2022 el aumento del SMVyM fue del 7% y pasó de $57.900 a $61.953, mientras que en enero de 2023, tuvo una suba del 6% y pasó de $61.953 a $65.427. 

Lejos de los discursos que señalan que las personas quieren cobrar planes para no trabajar, los números muestran otra cosa. El panorama se agrava para las familias que están en el Programa Potenciar Trabajo (PT), que representa el 50% de un salario mínimo. A partir de la lucha en las calles para lograr una negociación con el Ministerio de Desarrollo Social, la Unidad Piquetera consiguió en diciembre un 7% de aumento, y el PT pasó de $ 28.950 a $ 30.976. En enero hubo 6% de aumento, de $ 30.976 a $ 32.715. Sin embargo, este valor representa menos del 50% de la Canasta Básica Alimentaria de diciembre. Además, no contento con este ajuste, el gobierno dio de baja a casi 160 mil personas del Programa PT 

Por eso desde el Frente de Organizaciones en Lucha se exige que el Salario Mínimo, Vital y Móvil sea igual a la Canasta Básica Familiar y la defensa del 82% móvil para les jubilades. Para esto será necesario que las riquezas que producimos en el país deban utilizarse en beneficio de las necesidades del pueblo trabajador y para poner a andar la economía, y no para pagar la deuda externa y depender del FMI como vienen haciendo los gobiernos desde Rivadavia.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS