viernes 27 de enero de 2023 - Edición Nº1821
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 21 dic 2022

Trabajo cooperativo

El FOL celebró la concreción del proyecto de construcción de veredas y arreglos pluviales

El jueves 8 de diciembre se realizó la inauguración de la obra de construcción de veredas y desagües en el barrio Villa María, en Florencio Varela. Financiado por el SISU, el programa cubrió materiales y mano de obra y permitió que doce compañerxs trabajaran con tareas rotativas en la cuadrilla de obra y ocho personas en un equipo técnico y administrativo.


Después de 8 meses de trabajo cooperativo las cuadrillas y vecinxs celebraron la inauguración de la obra de 1047 m2 de veredas, 337 ml de zanjeo y colocación de 16 árboles entre las calles Dinamarca, Paysandú, Atenas y Austria, incluyendo París, el pasaje de Berlín y el 2 de mayo del barrio Villa María, Santa Rosa de Florencio Varela. 

El jueves 8 de diciembre lxs vecinos fueron invitados a un festejo con actividades artísticas donde se proyectó un video institucional y entrevistas a vecinxs y cuadrillas que trabajaron desde febrero hasta diciembre. El evento incluyó el reconocimiento a los equipos integrados por mujeres y varones que lograron realizar la puesta y nivelación de las veredas, entubados de desagüe pluvial y aguas grises, rampas vehiculares. También se reconoció a los vecinxs con la colocación de una placa y al Centro Comunitario El Escaramujo que hace 15 años trabaja en el barrio y estuvo a cargo de las entrevistas con lxs vecinos previas al comienzo de las obras. 

La iniciativa surgió por un grupo de compañeres del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) que vive en Villa María y veía hace tiempo la necesidad de mejorar las condiciones del barrio.  Ana, compañera de Varela cuenta que el proyecto fue logrado luego de mucha lucha y gestiones con el ministerio de desarrollo social y fue financiado por la secretaría de Integración socio urbana (SISU).

“Después de mucha insistencia y de que saliera el registro de barrios populares  comenzamos a hablar con les vecines la propuesta de hacer las veredas y los entubados porque cuando llueve el barrio es intransitable. También se empezaron a hacer las encuestas para los certificados de vivienda familiar, que es importante para que les vecines tengan un resguardo de que ellos viven ahí y pueden también pedir los servicios o realizar cualquier trámite referido a la vivienda” relata.

“Siempre pensamos en mejorar, aún queda mucho por hacer y es fundamental el rol que tienen las organizaciones sociales para encarar este tipo de proyectos en los barrios” dice Ana. El barrio Villa María nace en 2003 como una toma de tierras, cuando la crisis hizo que esa fuera la única opción viable para que la clase trabajadora accediera al derecho a la tierra propia. A través de la organización vecinal fueron reconvirtiendo un predio abandonado que se había convertido en un gran basural y presentaba riesgo sanitario. 

Hoy en día el barrio, al igual que muchos otros del conurbano, no cuenta con cloacas, servicio de recolección de basura ni calles asfaltadas y ante lluvias intensas se vuelve intransitable. Ana agrega: “Algunas de sus calles no tienen red de agua y el servicio de luz es muy precario. De vez en cuando se prenden fuego transformadores y el barrio queda sin luz durante varios días, hay medidores comunitarios en las esquinas porque EDESUR no quiere poner medidores individuales por ser una toma, aún así les vecines pagamos la luz, lo cual es totalmente incoherente” 

Por eso el balance de la experiencia de estos 8 meses de trabajo para construir veredas y desagües demuestra que el trabajo cooperativo y el reclamo de conjunto sirve para mejorar la calidad de vida y manifiesta la necesidad de que el FOL como movimiento social independiente del gobierno actual y de los partidos políticos, siga trabajando en este barrio como lo hace desde hace 15 años, con su centro comunitario, comedor, merendero y espacio educativo de niñez y adolescencia ‘El Escaramujo’.

Manos a la obra

Antes de arrancar la obra se realizó una planificación acorde al valor de las tareas y el tiempo estimado, considerando vacaciones y posibles dificultades. Para concretar el trabajo hubo una propuesta organizativa para definir qué compañerxs integrarían las cuadrillas y se aprobó en asambleas. Así se decidió de conjunto elegir también a cinco responsables de obra que se encargaban del obrador, cuidado de las herramientas, organización del trabajo diario y toma de asistencia. Este equipo organizaba la tarea de la cuadrilla diariamente, considerando la rotación para que todos aprendan a hacer las distintas tareas y no sea tan pesado aquellos días que había que hacer tareas de acarreo, apisonado o desmonte.

De esta manera cada mes los responsables acercaban la asistencia y les responsables técnicos evaluaban el avance de obra para realizar el balance y la organización del cobro.

Se trabajó con los vecinos desde antes que comience la obra, hasta que terminó. Compañerxs del FOL visitaron casa por casa para comentar el trabajo que se iba a hacer. “Lxs vecinos ayudaron muchísimo ofreciendo comida y bebida a la cuadrilla, agua y electricidad para la obra y accediendo a cualquier pedido de la cuadrilla sobre si pueden transitar los autos o no por determinada calle, o pidiendo que esperen a que seque el material antes de entrar el auto a sus casas, etc” dice Ana.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS