sábado 10 de diciembre de 2022 - Edición Nº1773
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 4 oct 2022

represión contra pueblos originarios

12 de octubre: Nada que festejar

A solo una semana del 12 de octubre, Día del Respeto a la Diversidad Cultural, la hipocresía del gobierno nacional quedó expuesta nuevamente con la represión y detención de mujeres, niños y adolescentes de la comunidad mapuche Lof Winkul Mapu. El operativo estuvo a cargo de Anibal Fernandez, quien aún debe ser juzgado por los crímenes de Dario y Maxi en la Masacre de Avellaneda. La intervención había sido pedida por la ex ministra de seguridad Patricia Bullrich en una marcha convocada por la organización antimapuche Consenso Bariloche con la consigna: “Roca volvé, termina el trabajo”.


El operativo se llevó adelante por el Comando Unificado de Seguridad Zona Villa Mascardi  incluyó a 250 efectivos de Gendarmería, COER y otras fuerzas que desalojaron a la comunidad. Según información difundida por la Gremial de Abogados hay ocho mujeres detenidas. Una con un embarazo de 40 semanas y dos con bebés de 3 y 4 meses. Asimismo la persecución no cesó y hay integrantes de la comunidad por la montaña, se trata de tres adolescentes. 

 

 El Comando fue creado a partir del pacto entre el gobierno nacional con la provincia de Río Negro. La gobernadora había recibido a Alberto Fernandez días atrás porque como explicó Arabela Carreras: “Está en discusión la soberanía nacional sobre la Patagonia”. Para ellos defender la soberanía es el avasallamiento de los derechos indígenas contemplados en tratados internacionales y en la constitución nacional.

 

 Se “prestará colaboración en las diligencias que pudieran llegar a disponerse judicialmente, a efectos del aseguramiento de las personas y los bienes de la localidad” dice la resolución firmada por Anibal Fernandez, actual Ministro de Seguridad del Frente de Todos. Por supuesto con defender bienes y personas se refiere a los intereses capitalistas extractivistas y patriarcales. Las comunidades mapuche exigen que se cumpla su derecho ancestral al territorio que les corresponde.

 

Aníbal Fernández fue parte del plan represivo llevado adelante por el gobierno de Eduardo Duhalde siendo uno de los responsables de la Masacre de Avellaneda como secretario general de la Presidencia. Hoy, 20 años después, dirige la represión en favor de los intereses inmobiliarios que se sostienen desde hace años, representados por la actual presidenta de Juntos por el Cambio. 

 

Como ex ministra de seguridad está vinculada a la desaparición forzada de Santiago Maldonado durante la represión a la comunidad mapuche en resistencia. Justo antes de la represión se lució en la “Marcha contra el Terrorismo” convocada por Consenso Bariloche, agrupacion liderada por Diego Frutos, dueño de la estancia La Cristalina. Uno de los carteles pegado a un auto de la caravana decía: “Roca volvé, no terminaste tu trabajo”.

 

“Ver esos carteles, que dicen “Roca Volvé”, incitando más violencia de lo que vivimos hoy en día es muy doloroso, es como que quedó algo pendiente”, dice Eli, de la Comunidad Indigena Amaicha del Valle que pertenece a la Unión Diaguita. También es parte de la Asamblea del FOL la cual explica que se conformó a raíz de un grupo de jóvenes que estudiaban en San Miguel de Tucumán y volvieron con la idea de organizarse para luchar por una mejor forma de vida. 

 

 “Sabemos la historia de las comunidades indígenas cómo sufrieron el desarraigo para que los empresarios beneficien sus intereses. Nuestros ancestros que han estado en esas luchas defendiendo el territorio. Su desaparición física no sirvió de nada porque todo sigue igual, las comunidades indígenas siguen siendo invisibles para la mayoría de la población argentina porque muchos no consideran ser indígenas o tener descendencia, quieren volver a invisibilizar a las comunidades indígenas y a sus luchas”.

 

Aunque hoy el avance represivo del estado y parte de la sociedad es contra la comunidad mapuche Lof Lafken Winkul Mapu, todas las comunidades del Wallmapu están en lucha, incluso las del norte argentino. Están expuestas a la falta de trabajo, al avance extractivista que depreda los bosques y montes donde se ubica la fuente de su alimentación y a otras formas de exclusión. 

 

Eli ve la fortaleza de la organización territorial: “La comunidad y la organización social pelean para seguir defendiendo los derechos que permiten una mejor calidad de vida” y agrega: “Yo considero que las organizaciones sociales tienen parecido a la organización originaria, las decisiones sobre actividades para mejorar las condiciones del pueblo son por asambleas”. 

 

Tenemos un papel que proclama y acepta por el gobierno de Tucumán la propiedad comunitaria de las tierras, por lo cual tienen que hacer una consulta previa, pero a veces viene Manzur, como por ejemplo hoy, que va a reinaugurar una pavimentación que está parada hace meses y genera varios accidentes. Nadie estaba informado, nos enteramos por la radio”

 

Por el avance de la derecha y el fascismo, es importante profundizar la construcción de relaciones de colaboración con las organizaciones, dirigentes y referentes de los Pueblos Originarios, que acumulan años y generaciones en esta lucha, sin haber obtenido un reconocimiento equivalente de sus derechos.

Imágenes: Chino Leiva

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS