miércoles 06 de julio de 2022 - Edición Nº1616
Frente de Organizaciones en Lucha » Opinión » 14 jun 2022

#Ladrónima

Históricamente los Braun se sirvieron de la Patagonia

Federico Braun es empresario y según la revista Forbes, en el 2020 tenía una fortuna de más de 300 millones de dólares. La semana pasada, durante el encuentro por los 20 años de Asociación Empresaria Argentina (AEA), a modo de “chiste” dijo que para combatir la inflación todos los días "remarcaba los precios". En el marco de una dura situación económica que vivimos los sectores populares sus dichos marcan la impunidad con la que se maneja el propietario de los Supermercados La Anónima.


El martes 7 de junio se llevó a cabo el Foro de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), en el  Hotel Sheraton de la ciudad de Buenos Aires. El empresariado vernáculo organizó un encuentro por los 20 años de la Asociación en torno a la consigna “el sector privado es el factor clave para el desarrollo”.

Ese día, el supermercadista pero también integrante del directorio del Banco Galicia, Federico Braun dijo entre risas que su empresa, La Anónima, "remarca precios todos los días".

El repudio desde los sectores populares no se hizo esperar, en especial en la Patagonia, donde el tío del ex jefe de Gabinete macrista, Marcos Peña, tiene el  monopolio de los supermercados LAdrónima como es más conocida en las provincias de Neuquén, Chubut, Río Negro, Tierra del Fuego y Santa Cruz.

“Lo que dijo Braun se da en un marco de total impunidad, siempre se sintieron impunes y lo siguen haciendo, es como algo que ya se naturalizó”, manifiesta Vicky desde el FOL Bolsón en Río Negro.

Por su parte, desde el FOL Puerto Madryn y FOL Trelew, en la provincia de Chubut, les integrantes de ambas asambleas expresaron que “el único análisis que nos merece los dichos del presidente de La Anónima, es el descaro con el que manejan directamente la economía popular. Es el eslabón principal por el cual, la inflación no tiene techo. El único propósito que tienen es seguir generando riquezas a costas de la necesidad de la gente. Lo vivimos a diario en la Patagonia con la cadena que le pertenece. No solo afecta al trabajador, sino también al comerciante de barrio, que al remarcar, pierde ventas. Por otro lado, nos preocupa la tibieza con la que el Gobierno no hace más que responder mediáticamente y no con acciones que respalden al pueblo.”

 Vicky refuerza el carácter explotador de los Braun, al afirmar que “sabemos de los atropellos hacia los laburantes de los supermercados, la precarización laboral que sufren. Acá en la Comarca Andina en el Paralelo 42 que la integran una localidad de Rio Negro y un par más de Chubut, tienen acuerdos comerciales en el que no ingresa ningún supermercado o cadenas de multinacionales. Un poco para resguardar el comercio y la cuestión turística entonces acá no hay Wall Mart por ejemplo, y eso hace que Ladrónima, como otro sector que son cercanos a ellos, sean quienes monopolicen los mercados acá”.

En tanto, desde FOL Madryn-Trelew plantean que “históricamente los Braun se sirvieron de la Patagonia. No se puede negar que, con la extensa cantidad de sucursales, son generadores de puestos laborales. Pero, a su vez, controlan hasta el nivel de vida de sus empleados, por ende, pasan a ser rehenes del sistema que "el patrón" impone. Desde nuestro lugar, repudiamos sus dichos, repudiamos sus risas, pero por sobre todo, repudiamos sus acciones.

El patagónico no solo padece los manejos de los Braun, tenemos también, a Bulgheroni, Madanes Quintanilla y las diferentes empresas extranjeras en la industria pesquera, que explotan nuestros recursos naturales a diestra y siniestra, con amparo de los diferentes gobiernos.”

Vicky finaliza señalando que “hay una conciencia de todo el pueblo de quienes son La Anónima”. Las familias Braun – Menéndez, parte de la Sociedad Rural, dueñas de la Sociedad Anónima Importadora y Exportadora de la Patagonia - La Anónima – se vieron beneficiadas durante más de un siglo por todos los gobiernos nacionales. Fueron partícipe del genocidio contra los pueblos originarios, del genocidio contra la clase trabajadora en los ´70, y actualmente son parte de la burguesía que controla los precios al consumidor.

“Nos mantenemos en lucha, con el fin de generar la conciencia suficiente para que la masa despierte, que entienda que la realidad es la que se vive a diario y no la que nos quieren dibujar desde el Gobierno y desde los medios”, concluyen desde FOL Madryn y Trelew.

  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS