martes 24 de mayo de 2022 - Edición Nº1573
Frente de Organizaciones en Lucha » Trabajo » 1 may 2022

Día Internacional de la Clase Trabajadora

1° de Mayo: voces del FOL

Este 1° de Mayo se cumple un nuevo aniversario del Día Internacional de la clase trabajadora. Los movimientos sociales desde hace años venimos luchando por trabajo genuino y por defender nuestros derechos como trabajadorxs.


Es por eso que nos parece importante, en esta fecha, recuperar historias de compañeres que día a día construyen el FOL, aportando a la creación de poder popular y fomentando la construcción de productivos y cooperativas de trabajo.

Quienes son/Quienes somos

María es de Paraná la capital de la provincia de Entre Ríos, delegada de la asamblea del barrio Bajada Grande y ha trabajado de emplea doméstica, de comercio y niñera.

Gabriel es de La Plata la capital de la provincia de Buenos Aires y forma parte de la asamblea de “Pan y Trabajo” del barrio El Mercadito de Ringuelet. Comenzó a trabajar de niño como ayudante de albañil, luego en su juventud lo hizo en el sector gastronómico y más adelante en el industrial, haciendo trabajos de montaje en la termoeléctrica de Fuerte Barragán y reparaciones de planta en las refinerías de YPF y Mosconi.

Vanesa es del barrio Villa Mónica de Florencio Varela y pertenece a la asamblea “Macacha Güemes”, ha pasado por varios trabajos: repositora, telefonista, vendedora de ropa y calzados, cuidado de personas mayores y hasta cosecho verduras en quintas productivas.

Ella es madre soltera y desde muy pequeña, “tuve que sostener mi hogar y las necesidades de mis hijos y mías toda esta vida. Los gastos me superan, hay que comprar los útiles, los alimentos, la ropa para las niñeces. Poder subsistir hace que todo el tiempo seamos explotados”.

¿Por qué es importante el 1° de Mayo?

“Es un recuerdo a la lucha por los derechos a los trabajadores y es conmemorativo por la masacre que hubo”, dijo Gabriel, al recordar al grupo de trabajadores anarquistas que fueron ejecutados en Chicago, Estados Unidos, por llevar adelante múltiples reclamos por mejorar las condiciones de trabajo y de vida.

Para él, que en la actualidad trabaja en la herrería “Agustín Tosco”, estamos jodidos, “a partir de la flexibilización laboral en los 90 hay menos derechos para los trabajadores y más beneficios para los empresarios”, además agregó que “el Estado Argentino permite informalidad en el trabajo y eso genera que bajen los salarios”, al referirse a que se aceptó en el país a las empresas de envíos de comida y mensajería que no respetan ningún derecho de los trabajadores.

Para María lo que hay en común con los que lucharon en 1886 es la precariedad laboral que aún hoy existe, “no se puede esperar más a que el gobierno decida si nos brinda la seguridad del derecho que tenemos a un trabajo digno, tenemos que empezar a formarnos para obtenerlo nosotros mismos, y las organizaciones sociales son un impulso para eso”.

Según Vanesa los mártires de Chicago son una inspiración para muchos/as trabajadorxs que siguen luchando por mejores condiciones de trabajo. “La explotación no se va a terminar, nos van a seguir marginando, maltratando y enriqueciendo a través de nuestro trabajo y nuestras necesidades, precarización y pobreza, hasta que hagamos la revolución y todo eso cambie”.

Trabajo genuino

Para la mujer de Florencio Varela los salarios son muchos más bajos de lo que está la canasta básica, “la inflación nos supera, cuando nos dan un aumento y creemos que valoran nuestro laburo, en realidad no nos alcanza para nada porque siempre nos termina superando el costo de vida”.

Entonces, para Gabriel el trabajo genuino es recibir el pago real del valor que se le da a una materia, un servicio o un producto y por eso está en el FOL donde el pago es igualitario, “a igual trabajo igual pago para todes”, señalo.

“Un trabajo genuino tiene que alcanzar para mantener a la familia, tener un buen pasar, solventar las necesidades y no estar alienado y trabajar más horas de la que tiene el día”. Para el herrero ahí aparece la lucha de clases, “unos pocos explotan a muches para tener ganancias y hacer crecer su capital”.

Según él, el estado y los empresarios tienen a su alcance los medios de comunicación masivos que instauran en la opinión pública que los trabajadores son unos delincuentes por cortar las calles, “sin saber que esa es la última instancia que nos queda para hacer escuchar nuestros reclamos”, dijo.

Por su parte, María les diría a las personas que ven mal los piquetes y las luchas de los movimientos sociales que, “traten de vivir con 16.500 pesos y que después si nos digan que tan piqueteros somos, que tan poco trabajadores somos”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS