miércoles 06 de julio de 2022 - Edición Nº1616
Frente de Organizaciones en Lucha » Educación/Cultura » 3 mar 2022

La Plata

La experiencia de volver a la escuela primaria y la importancia de vincularla con las culturas Latinoamericanas

Compañeras de las asambleas del FOL vuelven a transitar las aulas para terminar los estudios primarios. Además, está abierta la inscripción para cualquier persona de la comunidad que desee arrancar a cursar en este nuevo ciclo lectivo. Segunda entrega.


El 10 de noviembre pasado, las estudiantas junto a la docente festejaron el día de las tradiciones. Fue una fiesta donde las compañeras se vistieron con las vestimentas típicas de su país y llevaron comida que representan a su cultura. “Fue un festejo de las tradiciones de Bolivia y Paraguay”, dijo la maestra Celeste.

Ese día, además participaron de la actividad la directora de la escuela y el resto de las/os trabajadoras/es de las cuadrillas del Galpón de Tolosa: de la huerta, de la Unidad de Desarrollo Infantil, etc.

“Mostraron sus vestimentas, los bailes típicos, la música y la comida de sus comunidades. Conté con ellas como nunca, me dejaron anonadada por su participación, son muy comprometidas con su trabajo”, dijo la docente.

Teófila es de la comunidad boliviana y para el festejo preparo mondongo como lo hacen en su país, que lleva carne de chancho, cuerito de carne y ají vaina. “Eh venido vestida como cuando estaba con mi mamá y además traje un jugo que se llama chicha de maní”, dijo la compañera de la asamblea de “Okarikuna”.

Además recordó que en Bolivia se hace velada los jueves por la noche y que en talleres previos se tejen y se bordan la ropa. “Allá se festeja el 6 de agosto que es el día de la patria boliviana y se desfila con guardapolvo blanco y zapatos negros; también el primero de agosto que es el día de la Pachamama”.

Mair también es de la comunidad y para ese día cocino el pan casero boliviano que se hace con harina, huevo, levadura, aceite y ricota. “Nunca nos olvidamos de nuestra tradición”, dijo la compañera. También recordó que desde los ocho años trabaja y que empezó vendiendo papel higiénico y chicles para hacer su propio dinero y poder comprarse sus útiles. Ella es la más grande de cinco hermanes.

Cuenta que a sus niñez les da lo que no le pudieron dar a ella, “ir a pasear y a jugar al parque, llevarlos a la escuela. Me siento tranquila en la Argentina, algún día viajaremos para mostrarle sus raíces y como su mamá se crío”, dijo lamentándose que el cambio monetario no les favorece para ir a visitar sus tierras natales.

“Cuando nos unimos hay fuerzas para salir adelante”, comentó en relación a su participación en el FOL.

Muchas terminaron la escuela en su país pero al necesitar el certificado de validación y a veces no conseguirlo deciden volver a transitar la primaria. “En Bolivia es distinto el estudio, en casa soy exigente con mis niños, me gusta que sea todo prolijo”, dijo Mair.

“Hay muchas con buen nivel y otras que necesitan comenzar con la alfabetización; trato de que ellas puedan soltarse en el momento de aprender”, dijo Celeste y agregó que “son aplicadas, realizan sus tareas, se comprometen, preguntan y participan”.

Según Teófila sino sería parte de la organización estaría en su casa aburrida, “cuando me case mi esposo me decía que no trabaje y que cuide a los chicos, y yo le respondí que a mí me conoció trabajando, si me cortas eso, hasta acá no más”.

Para la docente es un grupo que le encanta mostrar las tradiciones de sus países porque lo extrañan mucho. En la actividad perdieron la vergüenza y contaron como eran sus familias y las costumbres que tenían.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS