miércoles 06 de julio de 2022 - Edición Nº1616
Frente de Organizaciones en Lucha » Educación/Cultura » 2 mar 2022

La Plata

La experiencia de volver a la escuela primaria

Compañeras de las asambleas del FOL vuelven a transitar las aulas para terminar los estudios primarios. Además, está abierta la inscripción para cualquier persona de la comunidad que desee arrancar a cursar en este nuevo ciclo lectivo. Primera entrega.


En el Galpón de Tolosa, además de funcionar el bachillerato popular “El Llamador”, después del mediodía arranca la escuela primaria para adultes, donde las compañeras, en su mayoría migrantes, regresan a un espacio educativo después de muchos años.

La escuela primaria de jóvenes y adultos/as número 710 tiene un centro fuera de sede que funciona en el histórico Galpón ferroviario, “trabajamos con una comunidad de alumnas extranjeras: paraguayas, bolivianas y peruanas”, dijo Celeste la maestra.

Al preguntarles cómo se sienten en el espacio áulico, las estudiantes dijeron que además de hablar y leer, se llevan muy bien.

Teófila es una de las alumnas y además participa de la asamblea de “Okarikuna” en el barrio La Unión de Tolosa; en su infancia vivió en un pueblo rural cercano a Sucre, en Bolivia, donde no tenían ni luz ni gas.

Hace 20 años que llegó a la plata y en la actualidad trabaja en la Unidad de Desarrollo Infantil que también funciona en el Galpón de Tolosa, “a mí me gusta aprender y  la matemática me encanta, en mi niñez no conocí que es la escuela”.

Ella es la más grande de siete hermanos/as y desde los cinco trabaja ayudando a traer agua y leña. “Ganaba mi plata para ayudar a mi mamá, cosechaba algodón, cortaba caña y lo cargaba en el camión”, dijo la mujer de 62 años.

Recuerda que a los 13 se fue a vivir a Santa Cruz de la Sierra y que viajaba a Sucre a vender quesos y a Potosí hiervas.

“La profesora Celeste es joven, tiene mucha paciencia y es compresible”, contó Teófila que estuvo ocho meses en Bolivia cuando se desató la pandemia.

En 2021 comenzaron a mitad de año con la presencialidad, la primera parte fue virtual. “La asistencia fue perfecta de aquellas que querían estudiar y terminar la primaria. Muchas la habían terminado en su país de origen pero en Argentina se necesita el certificado de validación”, dijo la docente.

Mair es otra de las alumnas de la escuela, tiene  mucho sentido del humor y también forma parte de la asamblea de “Okarikuna”, ella en cambio es de Cochabamba perteneciente a la provincia de Cercado también en Bolivia. El 2021 fue su último año en la escuela, “entre las compañeras nos ayudamos, cuando la otra no puede la ayudo”, dijo la mujer.

“Con la organización me siento tranquila, cada año que pasa me siento distinta, aprendo más, aprendí mucho sobre la violencia de género”, dijo la flamante egresada.

“Ha sido una experiencia muy linda la que compartí con ellas. Tenemos tres egresades: un varón que lo hizo de manera virtual y Miguelina y Mair. Ha sido todo un logro que después de dos años de pandemia se hayan comprometido de manera virtual primero y luego presencial para trabajar y terminar sus estudios”, dijo Celeste.

Para la profesora ha sido un hermoso grupo y que ha tenido mucha voluntad en la participación en clases.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS