martes 15 de octubre de 2019 - Edición Nº621
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 24 jul 2019

Inflación

Vacaciones de invierno: una salida cuesta un tercio de lo que gana un cooperativista

Según el Centro de Economía Política Argentina, se necesita un 20% del Salario Mínimo Vital y Móvil para llevar a cabo una salida en familia durante las vacaciones de invierno, y un tercio del salario de un cooperativista.


Junto con la inflación, las actividades que comúnmente se llevan a cabo durante el receso escolar aumentaron considerablemente respecto al 2018, dejando fuera de alcance a las familias de clase trabajadora que buscan disfrutar de un plan en familia. Según CEPA, el costo de las salidas recreativas en estas vacaciones de invierno para dos adultos y dos niños se encuentra entre los $2450 y los $7352.

CEPA toma como ejemplo dos salidas típicas con sus opciones más económicas y más abultadas. La primera, incluye cuatro entradas al cine y comida para cuatro en una casa de comida rápida, mientras que la segunda contiene cuatro entradas al teatro y comida para cuatro en una pizzería o parrillada. El precio de la primera opción oscila entre los $2450 y $3600 según las diferentes variables, el tipo de entradas y si incluye pochoclos y gaseosa, mientras que los precios de la segunda opción se encuentran entre los $4089 y $7352, dependiendo de si el ticket es general o platea y de la comida elegida.

La primera opción sufrió un aumento interanual de entre el 49% y 69%, mientras que la segunda fue de un 95%. Mientras tanto, el Salario Mínimo Vital y Móvil se encuentra en 12.500, por lo que la salida más económica representaría un 20% del total, un valor demasiado alto para gastar en un solo día. Es por esto que durante las vacaciones, las familias deben acudir a planes al aire libre en donde el gasto sea moderado ya que resulta difícil poder costear una salida a lugares típicos como el cine o una hamburguesería.

Para el sector cooperativista es aún más difícil llevar  a cabo este tipo de planes ya que perciben un salario de $7500, por lo que la salida más económica representaría un tercio de este valor. Dentro del FOL existen jardines en todo el país, que funcionan a su vez como guarderías durante las vacaciones de invierno para aquellas madres y padres que tienen que trabajar y no tienen con quién dejar a sus hijos. Allí, se organizan distintas actividades didácticas con el objetivo de que los chicos se diviertan y aprendan.

En el Jardín El Llamadorcito, en el Galpón de Tolosa de La Plata, e actualmente hay dos turnos: uno de mañana y otro de tarde. Durante la mañana, asisten niños de entre 3 meses y  5 años, por lo que se realizan juegos recreativos y se da la copa de leche, y durante la tarde asisten chicos de entre 2 y 10 años, por lo que el objetivo del jardín durante estas dos semanas es hacer salidas grupales para que puedan aprender y conocer nuevos lugares.

Nelly trabaja en El Llamadorcito, y está a cargo de la organización de estas actividades. “Fuimos a una biblioteca popular, y ahora estamos viendo si podemos ir a la República de los Niños. Los chicos están muy emocionados”, afirmó. Además, destacó que son más las compañeras que deciden dejar a sus hijos en la guardería ya que realizar planes en el centro es “imposible”, por el aumento constante de los precios.

“No tenemos mucho dinero nosotros, pero queremos al menos hacer unos sanguchitos y sacarlos a pasear para que no se queden aburridos en casa”, continuó Nelly.  Actualmente, más del 50% de los niños del país se encuentran bajo la línea de pobreza, por lo que sus padres deben recurrir a planes que no impliquen gastos, y quedan recluidos de otro tipo de actividades recreativas.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS