sábado 24 de agosto de 2019 - Edición Nº569
Frente de Organizaciones en Lucha » Comunicados » 16 jul 2019

Rechazo rotundo al “Servicio Cívico Voluntario en Valores”

La ministra Patricia Bullrich impulsa una medida que nos retrotrae a los momentos más terribles de nuestra historia.No se puede permitir que sigan avasallando los derechos de las y los jóvenes.


A través del Boletín Oficial el Ministerio de Seguridad, conducido por Patricia Bullrich, comunicó la creación del “Servicio Cívico Voluntario en Valores” que estará a cargo de la Gendarmería Nacional y está dirigido a jóvenes de entre 16 y 20 años.

Desde el Frente de Organizaciones en Lucha rechazamos de manera profunda esta iniciativa que nos retrotrae a los momentos más terribles de nuestra historia y promueve el regreso de un servicio militar para adoctrinar y reprimir a nuestros jóvenes, dejando en manos de la gendarmería su educación.

Este proyecto forma parte de la política de mano dura que impulsa Patricia Bullrich, quien durante el gobierno de Mauricio Macri se ha encargado de otorgarle mayor poder a las fuerzas represivas y a su vez la impunidad necesaria para garantizar su accionar. Tal fue el caso del saludo del presidente al policía asesino Luis Chocobar, el encubrimiento de la responsabilidad de la gendarmería en el caso de Santiago Maldonado y de Rafael Nahuel, y los numerosos casos de gatillo fácil que quedan sin condena.

La resolución plantea que su objetivo es ofrecer oportunidades para que las y los jóvenes puedan desarrollar sus potencialidades y lograr la satisfacción de sus derechos. Pero contrariamente, gracias a las políticas del gobierno macrista la mitad de los niños y niñas en el país son pobres, es decir un equivalente a 6 millones. A su vez, de esa cifra el 29,3% vive en hogares que no logran cubrir las necesidades alimentarias de todos sus miembros.

Estas cifras se deben a que la desocupación y los problemas de empleo crecieron a cifras alarmantes, afectando a 4 millones de personas en todo el país. El sector más afectado por esta realidad son jóvenes, en su gran proporción mujeres, que cada vez se les hace más difícil conseguir un puesto de trabajo, y mucho más que éste sea estable y con todos los derechos.

Por otro lado, la educación pública que es la institución que debería ser la encargada de fomentar la educación cívica de las y los adolescentes y de crear las oportunidades para su desarrollo, se encuentra totalmente vaciada y en condiciones de precariedad extrema.

La mayor parte de los docentes perciben salarios por debajo de la Canasta Básica Familiar, las escuelas se caen a pedazos, no tienen calefacción, los comedores escolares no dan abasto y reciben mercadería en malas condiciones, y sin ir más lejos el año pasado toda la comunidad educativa sufrió la terrible perdida de Sandra y Rubén por el estallido de una garrafa, producto de la desidia estatal y del abandono que viven los establecimientos escolares.

Consideramos que la medida de Patricia Bullrich es inaceptable, y que lejos de promover valores, atenta contra los derechos humanos de nuestros pibes y pibas que necesitan una educación pública de calidad y una vida digna donde se garanticen sus derechos básicos a la salud, la vivienda y la buena alimentación.

Por el contrario, lo único que tiene para ofrecer el gobierno macrista a las y los jóvenes es la cárcel, impulsando la baja de la edad de imputabilidad, o el servicio militar para mantenerlos a raya, ante un contexto de crisis que arrasa a la clase trabajadora.

Por todo esto, repudiamos enérgicamente esta medida que pretende garantizar la impunidad otorgándole poder a una fuerza represiva, corrupta y asesina. Queremos que nuestros pibes y pibas puedan vivir digna y libremente, y que no se puede intentar inculcar valores democráticos con represión y con una democracia que deja a las y los más jóvenes totalmente desamparados y en la marginalidad absoluta.

Exigimos el incremento del financiamiento de nuestros espacios de niñez y juventud, como así también nuestros jardines populares, donde participan más de 1000 niños/as y adolescentes, y desde donde promovemos talleres culturales, deportivos, comedores y merenderos. Es desde estos ámbitos que se garantizan los derechos de acceso a la recreación, la educación y la alimentación, que deberían ser cumplidos por el Estado.  

Seguiremos exigiendo y luchando por los y las jóvenes, por una vida digna y por transformar de raíz este sistema que nos reprime y nos condena a apenas sobrevivir en condiciones inhumanas. Estamos convencidos/as de que esto solo lo lograremos desde abajo, en la calle, en unidad y con la fuerza de las y los trabajadores, y en ese camino vamos.

 

 

 

 

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS