viernes 19 de julio de 2019 - Edición Nº533
Frente de Organizaciones en Lucha » Novedades » 2 jul 2019

Ya no alcanza ni para comer

Siguen aumentando los alimentos

Los productos de la canasta básica se incrementaron en 8 puntos por encima de la inflación.


Según un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda (UNDAV) los alimentos básicos se encarecieron un 64,9% en un año, mientras que la inflación general fue de 57,3%. Los precios golpean los bolsillos de los sectores más pobres que ya ni pueden acceder a la alimentación.

Entre los productos que registraron más aumento se encuentra la harina con un 98%, los fideos secos con un 93%, el pollo 92%, la leche 86%, el arroz 19% y el aceite de girasol 71%. Todos productos que son de consumo cotidiano en la alimentación de las familias más humildes, ya que pensar en poder comprar carne o algunas verduras se vuelve imposible en este contexto.

De esta manera una persona jubilada destinará el 94,3% de su ingreso a comprar alimentos, mientras que una que recibe un Salario Mínimo gasta el 78,5% de su sueldo para poder comer. Por lo cual quienes cobran un programa de empleo y perciben ingresos por 7500 pesos, directamente no llegan a comprar la comida para poder vivir.

Esas familias son las miles que llenan los comedores a diario. En el último tiempo, los mismos se vieron colapsados e integrantes de los movimientos sociales denuncian que incluso la mercadería que brinda el Estado no alcanza para satisfacer las necesidades básicas de la gente del barrio.

Estas cifras son inadmisibles para un país que basa su economía en la producción de materias primas, que podrían abastecer de alimentos a la mayor parte de la población. La suba del dólar está dentro de uno de los principales motivos que explican el encarecimiento de la comida, ya que para los grandes empresarios es mucho más rentable exportar con un dólar alto. A la vez que esa suba se traslada a los precios para el comercio interno.

A esta situación se le agregan los altos niveles de desocupación, las millones de personas que han quedado en la calle en los últimos años, y la precarización de aquellos que logran conservar su trabajo pero que no alcanzan a cubrir necesidades básicas y urgentes. El informe de la UNDAV revela también que se registra una caída del poder de compra de alimentos y bebidas de un 17,8%, mientras que para los sectores informales fue de un 21%.

El panorama desolador aumenta mes a mes, y para el año que viene no parece ser una tendencia que vaya a revertirse. Mientras tanto el gobierno acusa de extorsionadores a los movimientos sociales que reclaman aumento de salario y puestos de trabajo.  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS