lunes 19 de agosto de 2019 - Edición Nº564
Frente de Organizaciones en Lucha » Novedades » 4 jun 2019

Avanzan las políticas antipueblo

La visita de Jair Bolsonaro cosecha críticas y rechazo

El presidente brasilero se reunirá con su par Mauricio Macri el próximo jueves. Desde diversos sectores denuncian las políticas de ultraderecha del mandatario y convocan a una movilización en repudio.


El presidente brasilero, Jair Bolsonaro, visitará el país el próximo jueves 6 de junio y se reunirá con su par Mauricio Macri. La noticia causó rechazo debido a las políticas de ultraderecha que viene impulsando el mandatario, principalmente en contra de los y las trabajadoras, la educación, las mujeres y la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans y Travestis.

El objetivo de la reunión, según informaron desde el oficialismo es profundizar las relaciones y los acuerdos económicos con el país vecino, fomentar una reforma del Mercosur, discutir la agenda internacional y regional, y debatir acerca de la seguridad y el control de las fronteras.

Pero desde sectores como el Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT) denunciaron que la verdadera razón del encuentro es “reforzar las políticas de ajuste, sometimiento al FMI y al imperialismo y los pagos de la deuda que vienen implementando ambos gobiernos” y a su vez reforzar la intervención imperialista en Venezuela y la militarización en la Triple Frontera. Por lo que, el mismo 6 de junio convocaron a movilizar a partir de las 18 hs en Avenida de Mayo y 9 de Julio.

Cabe destacar que Bolsonaro viene impulsando una fuerte política de ajuste contra la clase trabajadora brasilera, y su gobierno se caracteriza por fomentar un profundo odio contra las mujeres, lesbianas, travestis, trans y gays, y también contra las poblaciones indígenas.

Desde el comienzo redujo el salario mínimo de las y los trabajadores, y recientemente impulsó una reforma del régimen de jubilaciones por la cual extiende la edad mínima y la cantidad de años de aportes que debe tener una persona antes de jubilarse. De esta manera pretenden ahorrar millones de reales ajustando en las y los trabajadores.

A su vez, en el último mes se realizaron multitudinarias movilizaciones en todas las ciudades de Brasil contra el recorte del 30% del presupuesto para escuelas y universidades federales. Bolsonaro quiere fomentar por el contrario la educación militar y crear por lo menos una de esas instituciones en cada capital del país.

Desde su asunción dijo que iba a combatir “la ideología de género” y a poco de comenzar su gestión redujo el alcance del Ministerio de la Mujer, la Familia y Derechos Humanos, mediante un decreto que sacaba de la política de Derechos Humanos a todas las acciones destinadas a garantizar los derechos y la erradicación de la violencia contra la comunidad LGBT.

Además dicho ministerio quedó a cargo de Damara Alves, una pastora evangélica que es ferviente opositora del derecho al aborto y que en los primeros días de gobierno lanzó declaraciones sexistas tales cómo “comienza una nueva era en Brasil. Los niños se visten de azul, las niñas de rosa” y agregó que las niñas serían princesas y los niños príncipes.

Por su parte, en lo que respecta a los pueblos indígenas, al asumir como presidente Bolsonaro aseguró que no habría ni un centímetro más de tierras protegidas para los pueblos originarios de Brasil y se lamentó de que “la caballería brasileña no fuera tan eficiente como la estadounidense, que exterminó a los indios”. De esa manera inició un proceso de saqueo y exterminio de las tierras en las comunidades.

A raíz de todas estas medidas, desde diversos sectores de la clase trabajadora argentina el presidente del país vecino es mal visto y repudiado. Un retroceso del pueblo brasilero significa también un golpe a todos los trabajadores y trabajadoras de Latinoamérica, y una avanzada de la derecha que es necesario enfrentar en unidad con todos los pueblos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS