jueves 18 de julio de 2019 - Edición Nº532
Frente de Organizaciones en Lucha » Novedades » 23 abr 2019

Pese a los anuncios

Necesidades esenciales que seguirán sin satisfacerse

Las medidas recientes del gobierno no darán abasto para mejorar las condiciones de vida de extrema pobreza en la que viven millones de personas.


Los precios esenciales que abarcan 64 productos de la canasta básica deberían estar en las góndolas desde ayer, pero los comercios adheridos tienen tiempo hasta el lunes próximo para incorporar la totalidad de la lista. Desde diversos sectores dudan que esta medida se pueda llevar a cabo de manera efectiva y alertan sobre la posibilidad de desabastecimiento de los productos.

El gobierno anunció la medida la semana pasada, luego de que el Indec dio a conocer que la inflación de marzo fue del 4,7% con respecto al mes anterior. Pero las cifras son aún peores si se observa que en el rubro alimentos y bebidas no alcohólicas el aumento de precios fue del 6%. Estos son los bienes de mayor consumo en los sectores más empobrecidos, que destinan la mayor parte de su sueldo para alimentarse.

Por su parte, las provincias que sufrieron una inflación mayor son las de la zona de Cuyo (Mendoza, San Juan y San Luis) donde el incremento en bienes alimenticios sube al 6,8%, seguido del Noreste (Formosa, Chaco, Corrientes, y Misiones) con el 6,3%. Estas de por sí ya son regiones muy pobres, castigadas por el trabajo precario y casi esclavo en sectores de cosecha.

A su vez, si se compara con marzo del 2018 la inflación alcanzó una suba del 54,7% a nivel general, mientras que para los alimentos fue de 64%. Frente a este panorama que consume los magros salarios de millones de personas a lo largo del país, es de sospechar que la estrategia de los precios esenciales por seis meses no solucionará nada.

Por otro lado, los empresarios no perdieron el tiempo y aprovecharon para subir los precios antes del congelamiento. Los aumentos en algunos casos llegan hasta el 26% en una marca de arroz y 22% en una de yerba. Otros productos que se incrementaron antes de la medida fueron la leche, el pan rallado y las harinas.

Otro de los factores a tener en cuenta es el desabastecimiento, que si bien el gobierno asegura que no sucederá, la experiencia de los precios cuidados demuestra lo contrario. A las grandes empresas no les conviene vender sus segundas marcas y bienes más económicos, y por lo tanto la disponibilidad de los mismos será escasa y se agotará rápidamente.

Gabriel, integrante del Frente de Organizaciones en Lucha, comentó que el desabastecimiento es moneda corriente en el supermercado, nunca encuentra los precios más baratos. Además agregó que “Yo hace rato que no compro en los mercados porque saco fiado del almacén del barrio. Pero quedó enganchado al fiado, en el cuaderno de la almacenera hay un montón de gente. Entonces cobras y tenés que pagar, y a la vez tenés que seguir sacando”.

Ese es otro elemento a tener en cuenta, ya que las grandes cadenas de supermercados que están adheridas son Wallmart, Carrefour y Coto, que en general no se encuentran cerca de los barrios más pobres y alejados, sino en el centro. Por lo que las personas que menos tienen y más necesitan de estos precios esenciales, se tienen que trasladar y pagar un boleto de transporte público también elevado.

Por lo tanto, la medida tiene un claro tinte político con perspectivas a las elecciones próximas y a intentar bajar los ánimos del descontento social. Pero el afán del gobierno parece difícil de alcanzar en un contexto que empeora día a día.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS