jueves 25 de abril de 2019 - Edición Nº448
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 5 abr 2019

Dificultades frente a la reurbanización de la Villa 1-11-14

La Ley 403 fue aprobada en el año 2000 por la legislatura porteña y creó el Programa de Planeamiento y Gestión Participativo de la Villa 1-11-14 para la reurbanización del territorio, sin embargo el gobierno pone trabas para su implementación.


Hace 19 años el gobierno porteño legisló la creación de un programa destinado a elaborar y ejecutar un Plan de Urbanización para la Villa 1-11-14, ubicada en el Bajo Flores, del que participarían vecinos del barrio. Sin embargo, a pesar de que hace pocos años se retomaron las reuniones con el cuerpo de delegados, el gobierno de Larreta sigue presentando resistencias en cuanto a la democratización de las discusiones y el efectivo mejoramiento en la calidad de vida de sus habitantes.

Actualmente el cuerpo de delegados está compuesto por dos delegados cada dos manzanas, lo que constituye un total de 56 personas. Las últimas elecciones se realizaron en el año 2012, y cuatro años más tarde el gobierno decidió establecer una prórroga para los delegados en vez de llamar a una nueva elección. El gobierno, desde el Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC), sólo ofrece reuniones informativas para quienes forman parte de la delegación mientras que impiden la participación del resto de los vecinos, y hasta ahora sólo llevó a cabo un censo de la población.

Durante la última reunión que se llevó a cabo con el IVC, tres militantes del FOL intentaron ingresar y se las expulsó del edificio. Nos parece completamente contrario a nuestra forma de organizarnos en donde si sabemos que el barrio va a estar en proceso de reurbanización y por tanto de grandes cambios y modificaciones en su interior y en su entorno, claramente los vecinos deben ser protagonistas de ese proceso”, explicó Gigi Krein, militante del FOL.

La reurbanización del territorio implica el mejoramiento y la creación de infraestructura, que agrupa el tendido de luz eléctrica, cloacas y redes de agua potable y gas natural. Además se debe realizar lo que se llama “esponjamiento”, es decir la demolición de casas en donde no entra la luz ni el aire, y la posterior construcción de nuevas viviendas para la relocalización de quienes fueron desalojados. Gigi explicó que hoy en día el modelo de urbanización de villas de Cambiemos no genera una mejora de la calidad de vida si no una expulsión de los vecinos del territorio.

Al llevarse a cabo los procesos de instalación de luz, gas y agua, comienzan a cobrarse impuestos y servicios. También, para quienes accedan a una vivienda se cobrarían créditos mensuales. Frente a la actual crisis económica, con una inflación anual de más del 40%, estos gastos se volverían impagables para quienes viven en la villa, lo cual se traduce en la expulsión de estos vecinos y en su asentamiento en lugares más precarios.

Otra de las problemáticas es que la especulación del mercado inmobiliario aumenta, por lo que el gobierno decide vender las tierras urbanizadas a grandes grupos empresarios, económicos o inmobiliarios. Según Gigi, el gobierno busca generar tierras “vendibles” para estos grupos y asi poder saldar la deuda externa con el FMI, lo que genera nuevamente expulsión de las villas y un aumento de los valores inmobiliarios internos para asegurar la permanencia.

 Dentro de la villa se formó la Mesa Abierta por la Reurbanización de la Villa 1-11-14 que invita a todos los vecinos a dialogar y generar distintas propuestas frente a la expulsión de las reuniones gubernamentales.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS