sábado 20 de julio de 2019 - Edición Nº534
Frente de Organizaciones en Lucha » Novedades » 26 feb 2019

Desigualdad

Los fondos que el Estado destina a prestaciones sociales, no alcanzan para sacar de la pobreza a millones de personas

Este rubro incluye jubilaciones, pensiones y programas sociales, y si bien representan un gran porcentaje del presupuesto 2019, los montos son insuficientes para que millones de personas cubran sus necesidades básicas.


El gobierno sigue con su plan de reducir gastos para cumplir el acuerdo con el FMI, y para alcanzar dicho objetivo pone otra vez el foco sobre los fondos que se destinan a jubilaciones, pensiones y programas sociales como si fueran el principal problema a la hora de generar una mayor recaudación. Mientras tanto millones de personas siguen bajo la línea de pobreza y sin poder satisfacer sus necesidades básicas.

En las últimas semanas el oficialismo reimpulso la iniciativa para llevar adelante una reforma laboral que generará mayor flexibilización laboral y además suspendió 12 mil Hacemos Futuro con el argumento de que no cumplían los requisitos educativos, perjudicando a miles de familias que apenas logran sobrevivir. Todo esto estuvo acompañado de una campaña mediática en la cual se apuntó a que las prestaciones sociales representan el 60% del presupuesto 2019 y que eso hace insostenible la económica del país.

Pero la realidad es que desde la asunción de Macri se llevaron adelante distintas reformas en los impuestos que favorecieron a los sectores empresarios y financieros, e hicieron que disminuya la recaudación del Estado. Algunas de ellas fueron: la reducción de los aportes que deben hacer los patrones por cada empleado en blanco, la baja de las retenciones a las exportaciones y la baja del impuesto a los bienes personales, entre otros.

Además en Argentina los más pobres terminan pagando más impuestos que los ricos. Por ejemplo el IVA que es el 21% de todo lo que consumen las personas aumento un 45% la recaudación entre 2017 y 2018, mientras que los impuestos al comercio exterior sólo representan un aporte del 6%, los impuestos a la propiedad solo un 0,22%, y los aportes patronales un 7%.

En el presupuesto 2019 se destinarán 600 mil millones de pesos a pagar los intereses de la deuda contraída con el FMI. Por lo que por $1 destinado a salud se gastan $4 en intereses; por cada $1 destinado a educación y cultura se gastan $ 2,6 en intereses. Es decir que los pagos de intereses por la deuda aumentan un 10%.

Es cierto que uno de los mayores gastos del presupuesto es para las jubilaciones, que representan el 60%, mientras que los programas sociales sólo representan el 3%. Pero los platos rotos de la falta de recaudación no deberían pagarlo las y los trabajadores, ya que el problema inicial no se origina allí.

Por el contrario, las políticas del gobierno llevan a que cada vez menos personas puedan acceder a un puesto de trabajo y a que una gran parte de la población este contratada bajo condiciones precarias y en negro, por lo tanto no realizan aportes debido a esa situación mientras que los empresarios maximizan sus ganancias.

A su vez, el gobierno macrista destina fondos para 8 millones de personas que perciben programas de empleo o AUH y que no son herramientas que sirvan para salir de la pobreza sino todo lo contrario, mantiene a esa población por debajo de la línea de indigencia y apenas sobreviviendo, en vez de generar trabajo genuino como se reclama desde los movimientos sociales y diversos sectores.  

Los últimos datos revelados por la UCA evidenciaron que en Argentina hay 13,6 millones de pobres, y se espera que para mediados de diciembre cuando el INDEC dé a conocer los datos oficiales esas cifras sean aún mayores. Por lo que el circulo vicioso de la economía se origina en los beneficios que el gobierno otorga a los sectores financieros y empresariales, que terminan generando falta de empleo y mayor pobreza.

 

 

 

 

 

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS