viernes 19 de abril de 2019 - Edición Nº442
Frente de Organizaciones en Lucha » Educación/Cultura » 29 ene 2019

Gorra Basura

Hernán Coronel: “Cuando nace una emoción, la transformas en canción”

El Periódico Barrial Chasqui realizó una entrevista al cantante de Mala Fama allá por mayo de 2016. A pesar del paso del tiempo, la charla que se dio no perdió vigencia.


“Cuando nace una emoción, la transformas en canción”*

 

Año 2000-01. La crisis económica en Argentina (y latinoamerica) no solo engendró pobreza, marginalidad y dolor. También hizo brotar lo mejor de nuestros barrios, como la  lucha, organización, solidaridad, entre tantas expresiones humanas. Una de las que más llamó la atención en aquellos tiempos fue la surgida del corazón de la villa, del asentamiento; la cumbia villera.

Los pobres, los villeros, los excluidos, todos juntos y al mismo tiempo se plantaron y le cantaron las cuarenta a la cana, al gobierno y a los traidores. Pese a reproducir adjetivaciones machistas (como casi todos los géneros musicales), las decenas de bandas que aparecían los sábados al mediodía por la tele eran expresión de la denuncia y la resistencia de los “de abajo”.

El playback de “Siempre sábado” tenía un enemigo semanal que se llamaba Hernán Coronel. Con su cigarrillo en la boca, el cantante de Mala Fama,  tiraba por la borda toda la escena montada por productores y guionistas del canal América televisión. Los anteojos de sol y los pasos rústicos sacudían el elenco estable de bandas tradicionales como Ráfaga o Tambo Tambo.  Junto a Flor de Piedra, el músico oriundo de Beccar fue uno de los primeros en irrumpir en la escena nacional.

“Ritmo y sustancia”, grabado en el 2000 representa una de las grandes obras de la cumbia villera hasta nuestros días.  El cantante que le hace  “japishhhh” a la gorra y al soguero se copó y nos regaló parte de su tiempo para conocer parte de su historia.  

 

-       ¿Cómo te surgió la inquietud por la música?

 

Mi primer grupo fue Mala Fama. No hay un motivo específico por el cual empecé a hacer música. La música formó parte de mí antes que yo de ella. De chiquito empecé a escuchar música y me enamoré de ella. 

En mi casa era muy variada la onda. De cumbia, lo primero que escuché de chiquito fueron Los Palmeras. Flasheé  mucho mi sentido musical a partir de que mi hermano escuchaba todo el día Sting, U2, Madonna. U2, Sting y The Police va con tortas fritas”.

Estoy enamorado de Calamaro de chiquito. Es el mejor cantautor del planeta.

 

-       ¿Qué te pareció la incursión de Calamaro en la cumbia?

 

Me alegro que haga cumbia. La música es universal, cuando vos sos músico amas la música en todos sus estilos, cualquiera sean los estilos va a estar bueno.

 

-       ¿Qué sentiste cuando te subiste a un escenario y viste que miles de personas los seguían y bailaban sus canciones?

 

Era como una aventura, una alegría. Nunca lo tomé como una profesión por lo menos al principio, ahora si lo tomo como una profesión, a parte de que siempre disfruto muchísimo cuando subo a un escenario. Antes (subirse al escenario) era como irse de vacaciones cuando llegaba el fin de semana. Viste cuando te vas de vacaciones que estas re contento. Cuando te subís al escenario te agarra ansiedad, te agarra miedo pero para eso está la cerveza (risas) que nos ayuda a sacudirnos las plumas un poco.

 

-       ¿Cuáles fueron las complicaciones que más sufrieron cuando arrancaron a tocar?

 

Las barreras más grosas en ese tiempo es que era muy difícil grabar, no había posibilidad de grabar en cualquier lado. Había que conseguir un estudio y grabar instrumento por instrumento y te llevaba muchísimas horas y era muy caro. Ahora está accesible, podes grabar hasta con un celular una canción en un ratito.

Si vas por el camino real de la música, que es hacer buenas canciones se te abren las puertas porque la gente sola te abre las puertas de todo. Todo se resume a hacer una buena canción, la música se resume en hacer una canción. Si haces una buena canción que nazca de una emoción y no fabricarlas como si estuviese fabricando algo. Cuando nace una emoción, la transformas en canción y por ese camino la gente sola te hace popular y todo eso.

 

-       ¿Cómo influía el contexto sobre lo que escribías?

 

“Amiguero cuando empecé a hacer mis canciones, yo soy una persona muy social y me junto con todo tipo de gente, mi naturaleza me llevaba a hacer canciones sobre todo eso. No lo hice por cuestiones especiales de que justo el país estaba como el orto. Yo empecé a armar Mala Fama en el 98 cuando el país supuestamente estaba bien, el primer disco salió en el 2000 pero no sé yo le mandaba mecha a todo lo que me iba pasando y lo que le pasaba a la gente a mi alrededor, y a todo lo que me emocionaba”.

 

 

 

 

-       ¿Cómo era cantar contra la policía en los momentos en que arrancaban?

 

“Ahora no pasa nada. En ese tiempo me daba un poco de cosa. No había tanta democracia como ahora o tanta difusión de los problemas con la policía como ahora. En ese tiempo era bastante incomodo estar en algún lugar y que los policías que cuidaban los boliches o los bailes te miraban. Después con el tiempo se naturalizó, pero  primero era bastante fiero y la policía nos miraba bastante mal en cualquier lado en que andábamos. Yo les decía: no cantes eso gorra basura japishhhhh. Por suerte no tuve ningún problema raro más allá de alguna boqueada que me han tirado algún policía. Después obviamente hay un montón de policías que son fanáticos míos, todos  los buuucheeees”

 

-       ¿Cómo fue instalar a la cumbia villera? ¿Sufrieron discriminación por parte de artistas de otros géneros?


“Se dio todo muy natural, no es que pasó algo específico para que se diferencie la cumbia villera. De acá de la zona norte salimos los primeros grupos de cumbia villera. Yo grabé al mismo tiempo que Damas Gratis, al toquecito Yerba Brava, Pibes Chorros. Tiene que ver con la cultura más villera que hay en la zona norte, más villera seria en el sentido de que nos tiramos para las letras más humanas y los sonidos más raros, porque supuestamente la zona norte es  la más cheta pero a su vez acá están los más mala fama”.

Cuando me junte con Cristian Galarza a armar el primer disco empezamos a buscar sonidos y encontré el pizzicato (NOTA AL PIE: Modo de producir el sonido en algunos instrumentos de cuerda que consiste en puntear las cuerdas o pellizcarlas con la punta de los dedos”) que es el sonido de orquesta, es un sonido seco, sin reverberancia. Es muy difícil hacer música El pizzicato es para acompañar no para hacer el punteo principal. Con la magia de Cristian Galarza (tecladista) y con mi imaginación, y llevándonos por la sagrada música, hicimos una verdadera obra musical, dedicándole mucho tiempo. Estuvimos muchísimo tiempo para hacer el primer y segundo disco”.

 

-       ¿Qué le dirías a los cientos de pibes y pibas de los barrios que empiezan a armar una banda o tocar un instrumento?

 

“Si tienen algo que ver con el arte, primero y principal que sientan el arte y que lo hagan con amor amiguero. Que vayan a la esencia de la música, que no empiecen a robar covers, que no usen sonidos robados. La clave está en dedicarle tiempo. Si le dedicas tiempo y además te gusta mucho lo vas a lograr. Además el arte es generoso y es lindo. Hay que ser humildes y no tener mala intención con nadie, incluso con los que se merecen”.

 

-       ¿La anécdota que más recordás que te dio la música?

 

“Cuando me avisaron que tenía q ir a cantar a la cancha de Racing,  porque Racing había salido campeón. Soy muy fanático de Racing y era la primera vez en la vida que había visto a Racing  salir campeón. Hicieron una fiesta en la cancha y me llamaron para ir a cantar. Había 70 mil personas  y yo estaba temblando en el túnel. Fue zarpado, muy zarpado. Toqué con el mismo sonido que tocó Paul McCartney  una semana antes (risas), toque con los Ratones Paranoicos y Marcela Morelo. Cuando empecé a cantar la marca de la gorra y vi a la guardia imperial agitando las banderas fue una imagen increíble, fue como estar muerto vivo”.

 

*Entrevista realizada por el Periódico Barrial Chasqui

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS