viernes 19 de abril de 2019 - Edición Nº442
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 14 ene 2019

En Tucumán

TRABAJADORAS COSTURERAS

"Es un mimo que la gente te diga que está lindo lo que hiciste"


Desde septiembre del año pasado, quince mujeres del barrio Costanera de Tucumán iniciaron una capacitación en costura en el local del Frente de Organizaciones en Lucha, de manera autogestiva, sin patrones ni punteros. Mientras gestionan la maquinaria y los insumos necesarios, en diciembre ya vendieron sus primeros productos. En esta entrevista la capacitadora y tres compañeras nos cuentan su experiencia.

¿Cómo vivieron el proceso del taller?
Lea Brito: El proyecto es ir armando los juguetes y además ir generando un dinero extra. Me fui sumando y después vino la profesora que nos fue enseñando y puliendo algunas cosas. Así empezamos, después algunas se fueron y quedamos las que somos ahora. La profesora llevó algunos libros para que hagamos juguetes y así nos fuimos enganchando: títeres con telas recicladas, después compramos telas, juntando dinero entre todas. Así fuimos practicando todo el proceso de producción: marcar, coser, cortar…
María Villagrán: Hace un año y medio que estoy en el FOL, en el barrio Costanera. Comenzamos con un grupo de unas quince personas desde cero, sin nada en las manos. Nos juntábamos debajo de unas plantas, hasta que nos prestaron un contenedor y ahí hacíamos asambleas y reuniones.
Empezamos a juntar plata, a hacer bingos, a pedir donaciones, y con eso compramos las primeras herramientas con las que hicimos los bancos, merenderos y asadores en la plaza. Cuando estuvimos un poco mejor la idea era tener un local propio donde podamos hacer reuniones, asambleas y guardar las herramientas que teníamos. Y así conseguimos el local que ahora tenemos en el barrio.
Todo lo hemos logrado a pulmón, y vemos que cada vez son más personas. Y ahora estamos mucho mejor.
Desde ahí, con las asambleas, se lanzó el proyecto de costura en varias asambleas, hasta que lo resolvimos. La profe nos tiene bastante paciencia a todas y es un proyecto muy lindo. Estoy contenta… cuando estoy bajoneada me pongo a coser y se me pasa todo. El grupo es muy bueno.
Mercedes Zorrilla: Hasta ahora todo es a mano. Pero para darle más seguridad a los trabajos, más prolijidad, necesitamos ir arreglando las máquinas.
Claudia Botello: Las máquinas son prestadas, por eso necesitamos arreglarlas y ahí se nota el entusiasmo. Muchas cosas nacen de ellas y gracias a las publicaciones de Lea en las redes sociales fuimos consiguiendo intercambiar plantas por telas. Y ahí se nota el deseo de progresar. Esa es una de las cosas más destacables del proyecto. Su empuje.

¿Qué esperan para este año?
L.B.: Este año esperamos que se vayan dando las cosas que necesitamos para estar cada vez mejor, para que todo sea mejor y cada una de las que se sumó pueda verle un beneficio económico, pero también es una terapia… Quisiera que el proyecto avance para que nos vaya bien a todas. Ganas hay para seguir buscando.
M.Z.: Soy jubilada. Desde que me anoté me gustó, y cada vez me gusta más. Es una terapia…con la costura dejás todo lo malo que te va pasando y te olvidás de todo. Me gusta y quiero seguir.
M.V.: Esperemos que este año consigamos los insumos, las cosas que necesitamos… Que se dé todo lo que necesitamos. Quiero destacar que ahora podemos hacer el taller porque tenemos el lugar. Antes teníamos que ocupar las casas de los compañeros, si estaban… eso me da una gran satisfacción, y se logró con el esfuerzo y la perseverancia de todos los compañeros.
M.Z.: Como la profe, yo también tengo un pequeño negocio donde vendo algunas cosas, y ahora fabricando estos juguetes puedo hacer un ingreso extra. Es una gran satisfacción hacerlo, venderlo, que la gente te pida lo que hiciste vos, que te digan “que bueno que está”, “qué lindo”.
L.B.: Es un mimo de la gente cuando te dicen que está lindo lo que hiciste. Al principio algunas pensábamos que no podíamos ni cortar una tela, pero nos vamos animando y perdiendo el miedo.
C.B.: Quisiera verlas a fin de año en el Juguetero Argentino exponiendo. Esa es una meta para fin de año. Ya este año aceptaron cooperativas y nosotras podemos ir.

¿Qué fue lo que más les costó?
M.V.: Lo que más me costó fue cortar, pero mientras la profe nos siga teniendo paciencia, le vamos a seguir poniendo ganas, voluntad…
L.B.: Quizás la teoría. No es lo mismo si hubiéramos agarrado un libro para hacer las cosas, que si tenemos a alguien que nos vaya explicando…
M.Z.: La profe nos tiene mucha paciencia para explicarnos, y nos hizo las cosas más fáciles. Ella tiene la experiencia para acompañarnos.

¿Cómo fue la recepción de los juguetes?
L.B.: La primera venta fue en el almuerzo de cierre de año del barrio. A muchos le gustó y se los llevaron. La profe y las redes del FOL también nos ayudaron publicando algunas cosas.
C.B.: Cuando empezamos a publicar había mucha gente que buscaba un lugar, y nos pareció bien traer los juguetes acá (los juguetes se pueden retirar de Villa 9 de julio y se pueden ver en la fanpage de facebook FOL Tucumán)
M.V.: Mucho de lo que vendimos lo reinvertimos para comprar insumos y seguir progresando. Al principio hacíamos con lo que teníamos, mejorando los productos... Queremos continuar con el proyecto, y quizás algún día tener una fábrica.
L.B.: Al ser un barrio al que ninguna autoridad le da importancia, es muy bueno que podamos ir generando oportunidades para otros compañeros… Se construyó un hermoso grupo humano en el cual todas nos apoyamos, y por eso sería bueno ir construyendo con más personas.
C.B.: Las chicas son muy responsables, y yo estoy muy feliz de que muchas de las cosas nazcan de ellas. Hay un enorme potencial, e iremos mejorando con el trabajo, pero lo vale. Es una satisfacción, un mimo. Que a alguien le guste lo que hacés, y que quiera pagarte es muy gratificante.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS