domingo 16 de diciembre de 2018 - Edición Nº318
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 27 nov 2018

Gracias a la movilización

Mendoza: se logro impedir el tratamiento de los proyectos que querían modificar la ley 7722 que prohíbe la megaminería

Desde las Asambleas Mendocinas por el Agua Pura (AMPAP) realizaron hoy por la mañana una marcha para mostrar el contundente rechazo a la modificación de esta normativa, que fue fruto de la lucha colectiva de toda la provincia.


La AMPAP, junto a productores de la zona movilizaron hoy por la mañana a la Legislatura mendocina para mostrar su rechazo a la modificación de la ley 7722 que prohíbe el uso de sustancias toxicas en la actividad megaminera. El gran repudio de la mayoría de la población logró frenar el tratamiento en tablas del proyecto, y los legisladores encuentran cada vez más oposición para llevar adelante sus iniciativas.

La ley fue sancionada en el año 2007, producto de una gran lucha colectiva de toda la provincia. En sus breves 7 artículos especifica la prohibición del uso de sustancias químicas como cianuro, mercurio y acido sulfúrico en todo el proceso minero metalífero.

A principios de octubre fuerzas de la oposición al gobierno provincial, liderado por Cambia Mendoza, presentaron proyectos que ponen en riesgo la 7722. El primero es el del senador por Unidad Ciudadana, Alejandro Abraham, que propone habilitar el uso de sustancias similares para poder llevar a cabo la explotación minera; y el segundo es el de las y los senadores Juan Agulles y Silvia Camiolo del PJ, que impulsan el armado de parques mineros como zonas de sacrificio que quedarían exceptuadas de que se aplique la ley.

Ernesto es militante del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) en Mendoza, y contó que en toda la población hay un fuerte rechazo a este tipo de emprendimientos, debido a que “hay mucha conciencia con la cuestión del cuidado del agua, porque en Mendoza solamente el 4% está habitado e irrigado y el otro 97% es desierto y montaña, entonces el cuidado del agua es muy sentido en la población.”

En las asambleas barriales del FOL se viene trabajando el tema, y las y los vecinos conocen perfectamente lo que implica el cuidado del agua, ya que como mencionó Ernesto: “el servicio no llega a los barrios populares, y ahora en el verano con 40 grados de calor empiezan a cortarla. Mendoza va por el octavo año consecutivo de crisis hídrica.”  

La megaminería utiliza millones de litros de agua potable y además es altamente contaminante, debido a que los residuos de roca que quedan a la intemperie generan un drenaje acido a raíz del contacto con el aire y el agua de lluvia, y eso se traslada a las napas de agua.

A su vez, alrededor de esta actividad extractiva circulan muchos mitos de los cuales las empresas se aprovechan para convencer a las poblaciones sobre la “conveniencia” de este tipo de emprendimientos.

Uno de ellos es el argumento del desarrollo, el progreso, y el trabajo para las comunidades en las que se emplazan. Pero la experiencia en otros territorios dan la pauta de que esas son sólo promesas y por eso la megaminería está generando tanto rechazo en distintas poblaciones a lo largo y ancho del país y del mundo.

Bajo La Alumbrera fue el primer proyecto de megamineria a cielo abierto que se llevo a cabo en Argentina, y que en un principio generó grandes expectativas. Pero hoy se ha transformado en el caso testigo de los daños que acarrea este tipo de actividad y la destrucción que implica para el medioambiente y otros emprendimientos productivos

 

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS