jueves 15 de noviembre de 2018 - Edición Nº287
Frente de Organizaciones en Lucha » Novedades » 27 ago 2018

Años de lucha

Sandra Gómez sigue reclamando justicia por Omar Cigarán, su hijo asesinado por la policía

En el marco de la cuarta marcha nacional contra el gatillo fácil recuperamos esta entrevista realizada por Jóvenes FOL durante el 2017 a una de las principales referentes en la búsqueda de justicia por los miles de pibes y pibas que murieron en manos de las fuerzas represivas.


Por:
Jóvenes Fol, periódico barrial Chasqui

Omar Cigarán. Un pibe. 17 años. Asesinado por la espalada por el cana Diego Walter Flores en barrio Hipódromo de la ciudad de la Plata. Allá por 2013.  Sandra Gómez. Mamá de Omar, mujer, luchadora, trabajadora cooperativista, militante del Colectivo Contra el Gatillo Fácil.

La vida suele ser dura para lxs pibes de los barrios. A la falta de oportunidad laboral, la poca posibilidad de continuar sus estudios, el contacto directo con venta de drogas, se suma la persecución y el hostigamiento policial. El 11 de abril, fue la sentencia del juicio por el caso de gatillo fácil de Omar Cigarán. Los jueces determinaron que el asesino Diego Walter Flores actuó en defensa propia, declarándolo inocente.

 ¿Qué pasó luego del juicio?

Cuando recibo la noticia que el asesino queda libre, decido no seguir más en la lucha. Estuve un mes parada, hasta que se comunicaron conmigo mamás de gatillo fácil, para que las ayudara organizar la marcha y empecé a salir de nuevo a las calles y a la lucha.

¿Qué te genera la libertad de Flores?

La libertad de Diego Walter Flores me genera dolor, bronca y tristeza. Cuando a un pibe le arman una causa lo llevan preso y le dan diez, 20 años de cárcel. Este asesino mato por la espalda a Omar y Omar no tenía armas. Anda caminando libremente disfrutando de su vida. Me genera mucha impotencia tener que viajar y encontrarlo arriba del tren y que me mire impunemente. Me mostro su arma el día que me lo encontré, me genera mucho más dolor del que tengo, de a ver perdido a un hijo.

¿Cómo continua la lucha?

 La lucha sigue más fuerte porque cada vez hay más casos de gatillo fácil. Cada vez hay más represión a trabajadores, hay mucha lucha en la calle. No solamente acompaño las luchas de gatillo fácil sino también soy parte de una cooperativa de trabajo y, dos por tres, hay que estar saliendo a la calle para exigir aumento, pedir por herramientas de trabajo.

 ¿Qué generó el caso en la región?

El caso de Omar Cigaran fue muy difundido, muy público, gracias a la red de medios alternativos. Los otros informativos, los de la televisión le daban con un caño a Omar. Gracias a la red de medios, hoy todos Omar. Toda la gente me acompaña, toda la gente conoce la historia de Omar, de Omar en vida y de Omar muerto. Genero mucho impactó no solamente la de Omar, si no la de varios pibes, hoy lucho no solo por Omar sino por todos los pibes asesinados por la policía.

¿Cómo te organizas?

 Para organizarme tuve que conocer, a militantes de las organizaciones que me acompañan hoy, que es La Brecha, el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), Surcos, HIJOS La Plata, organizaciones de Derechos Humanos, más la red de medios alternativos. Son las que me enseñaron a salir a la calle y a organizarme. Doblemente me organizo con familiares de víctimas de gatillo fácil, de causas armadas, detenciones arbitrarias, muerte y torturas en cárceles. Ellos me enseñaron a organizarme, visibilizando lo que pasa en la calle, registrando cuando están hostigando un pibe, como saber actuar e intervenir. Desde el colectivo acompaño a otros familiares. Ayudando y explicando cómo organizarse.

 El estado no cuida a nuestros hijos y tampoco nos cuida cuando nos matan a nuestros hijos porque no nos ponen abogados. Yo tengo abogados gracias a las organizaciones, dentro de las organizaciones hay abogados que pueden tomar las causas. A mí me toco una organización que pudo tomar la causa que es la de los abogados de La Ciega.

 

¿Cómo era antes y después?

Antes era una mujer que no salía de mi casa, estaba todo el tiempo adentro. Si veía problemas en mi barrio, con la cana no me metía, ni intervenía, solamente corría por Omar. Después de la muerte de Omar me meto en mi barrio cuando la cana se acerca a hostigar a un pibe, forme un espacio que se llama Colectivo Contra El Gatillo Fácil, hoy estoy en cada lucha en la calle, cortando rutas también. Cambió totalmente mi vida. Soy otra mujer, trabajo, termine de estudiar, pienso, cuando charlo con una compañera, que no hay que esperar que te maten un pibe o un familiar sino que concientizar a la sociedad que a todos nos puede tocar y no protestar de esa gente que va a cortar las calles y que va a protestar cuando matan a un pibe.

¿Incentivo tu rol de mujer esta lucha?

Sí, esta lucha me enseño lo mujer que era y que estaba escondido en mí y se despertó gracias a la lucha. Ahora estoy trabajando, termine mis estudios, voy a todas las marchas, estoy en todas las luchas. Antes era una mujer que lavaba los platos, cocinaba y me quedaba en mi casa. Ahora soy una mujer libre y liberada.

¿Conociste otras mamás en la misma situación?

Conocí muchas mamás. Conocí a Emilia Masayo, la mama de Pali Alcorta, un pibe asesinado en Morón. A Inés Alderete, mamá de Marcos Acuña de Quilmes. Vanesa Bustamante, mamá de Nicolás Bustamante de Ituzaingo. Con ellas tenemos un grupo de whatsapp, “las cuatro fantásticas”, y estamos organizando la marcha contra el gatillo fácil (lunes 28 de agosto). También conocí hermanas, de Ezequiel Barraza de córdoba. Julieta Herrera de Rosario, la hermana de Pichón que la conocí el otro día en el encuentro de la red de medios. Jesica Maldonado de Mar del Plata. Conocí mamás amigas que fallecieron, Fernanda Nicora, mamá de Nicolás Nicora, un pibe asesinado el 14 de febrero de 2013, ella falleció por un cáncer. Está en el cielo con su hijo. Hace poco Viviana Spina bajo una gran depresión porque extrañaba a su hijo se mató en la ciudad de Mendoza, mamá de Lucas Carrasco. Dos grandes amigas están activando en el cielo. Mis guerreras van a seguir luchando allá arriba con nuestros hijos. También familiares de causas armadas, torturas y muerte en cárceles, como el papá de la China Cuella.

 ¿Cómo ves a los jóvenes hoy?

Hoy veo a los pibes igual que cuando Omar estaba vivo. Muy discriminados, muy perseguidos. Se meten mucho con los pibes pobres, están metidos mucho con la droga, es algo que no podemos terminar de combatir. Primero hay que combatir la represión, después luchar contra el estado y el poder político que son ellos los que generan la droga para nuestros pibes y son ellos los que deciden cuando tienen que matar al pibe. Porque si el pibe, no roba, no afana para la cana es boleta. Son muy pocos los pibes que se están organizando en los barrios gracias a la organizaciones y espero que sean miles y miles de pibes que puedan salir de las drogas y que puedan estar activando en la calle en la lucha. Reinsertándose en la sociedad, por un mundo mejor, con más estudio, más trabajo, menos droga.

¿Qué pensás de la policía?

Que pregunta… La policía está actuando como si fueran militares, ejecutando pibes como si fueran pajaritos en un campo. No sirve la policía, hay que dar vuelta y enseñarle a la sociedad que cuando dicen que la inseguridad son nuestros pibes están errados, que la inseguridad es más cana en la calle, más cana en nuestros barrios. Ellos son los que obligan y hostigan a nuestros pibes a robar y a vender droga.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS