domingo 21 de octubre de 2018 - Edición Nº262
Frente de Organizaciones en Lucha » Género » 7 ago 2018

voces desde el barrio

“Las pobres abortamos y somos las que más estamos en peligro”

Delegadas e integrantes del Frente de Organizaciones en Lucha dieron su opinión acerca de la legalización del aborto, y refutaron las afirmaciones de funcionarios, curas, y referentes sociales que afirman que esta lucha no representa a los sectores populares.


La discusión por la legalización del aborto que mantiene en vilo al país, también atraviesa a los barrios populares y a los movimientos sociales. El debate divide aguas hacia el interior de las organizaciones debido al gran abanico de opiniones y experiencias que hay al respecto, por lo que el acuerdo al que han arribado es que los sectores que están a favor puedan participar de manera activa en la jornada histórica que se vivirá mañana.

 A lo largo de todos estos meses se escucharon muchas voces de diferentes funcionarios, curas y referentes políticos que argumentaban que las mujeres pobres no abortan y que este reclamo pertenece a otras clases sociales. Algunas de las últimas declaraciones más polémicas y resonantes en ese senido fueron las del cura Pepe un hombre cercano a las problemáticas que se viven en los barrios, y las de la diputada del Frente Para la Victoria, Silvia García Larraburu, que en un principio se había pronunciado a favor del proyecto.

Soledad, milita en el FOl desde hace 7 años, y al escuchar esas afirmaciones respondió con indignación “no sé de dónde saca esa información este cura, porque las pobres somos las que más abortamos y las que más estamos en peligro.”

Evelyn, otra integrante del FOL, coincidía en que “Las mujeres pobres no abortan en buenas condiciones, sino con yuyos, remedios caseros, perejil y se mueren desangradas en su propia casa, porque no tienen posibilidad de acceder a un hospital. Abortan igual que los ricos, lo que pasa es que los ricos tienen la posibilidad de hacerlo en una clínica privada.”

Las razones para que una mujer decida abortar son múltiples y variables, y a pesar del silencio la práctica es más común de lo que muchas piensan, por lo que varias de las entrevistadas cuentan que han acompañado a amigas o familiares en la decisión de interrumpir su embarazo, mientras que otras lo han vivido en carne propia.

“Yo estoy a favor porque es un tema de salud. El machismo no entiende que nosotras podamos decidir sobre nosotras mismas si queremos o no tener un hijo. Se nos juzga a nosotras. Acompañe a amigas y conocidas que murieron por una infección. Se quedaron embarazadas porque el marido o el novio no quería usar preservativo, y en la salita a veces no hay tantos métodos anticonceptivos para la mujer. Entonces abortaron en la clandestinidad, sin poder acceder a un hospital” cuenta Isabel que milita en el FOL en Barracas.

Por su parte Ximena del FOL Claypole, contó que antes estaba en contra porque creía que había que salvar las dos vidas, pero que después de discutirlo en diferentes talleres cambio de opinión. “Hace dos semanas que estoy usando el pañuelo verde” dice orgullosa, y agrega que “yo le discuto a mi hermana que está a favor de las dos vidas, y le doy argumentos, y ella no me dice nada”.

Un proceso parecido vivió Evelyn, quien en un principio estaba en contra, “me sirvió mucho el trabajo que se hizo en las asambleas y en la mesa de delegadas. Con las charlas, el debate, el respeto a las opiniones de los demás. Estuvo buenísimo porque pensas, te vas reflexionando” afirmó. 

Dentro del Frente de Organizaciones en Lucha cuentan con comisiones de género que llevan adelante diversas tareas, pero las que más desarrollan y desbordan a estos espacios son los acompañamientos de aborto y de situaciones de violencia de género.

Solana, integrante de esta comisión expresó que “a nosotras esta problemática nos atraviesa directamente, porque todo el tiempo se acercan compañeras a pedirnos información, contención y apoyo para realizarse un aborto. Y es muy angustiante saber que hay muchas otras que no nos lo cuentan por miedo o vergüenza, o que se acercan con un proceso iniciado y mal hecho que pone en riesgo sus vidas”.

El trabajo con las consejerías pre y post aborto es fundamental para los movimientos sociales. Estos son espacios de confianza que van tejiendo redes con hospitales y diferentes salitas para posibilitar el acceso a la información segura, y para contener a las mujeres en su decisión. Pero las trabas institucionales algunas veces dificultan el trabajo de los profesionales que tienen que luchar contra el hostigamiento y el maltrato de directivos y superiores.

Mañana la cámara de Senadores tiene la posibilidad de terminar con tantos años de silencio y muerte, pero el resultado está peleado y el panorama se presenta complicado. “Presiento que si se aprueba la ley va a haber menos abortos y menos muertes porque va a haber más educación sexual en las escuelas, mas información, y nos vamos a poder atender en el hospital. Si no se legaliza el aborto va a seguir existiendo” aseguró Soledad.

Al escuchar las voces de sus compañeras, Ailin otra integrante de la comisión, infla el pecho y dice “con todo este proceso nosotras ya ganamos. Si bien todavía hay muchas compañeras que están en contra y el resultado de mañana es medio incierto, hemos dado pasos agigantados en la discusión y hemos podido hablarlo abiertamente, cuestión que antes no sucedía. Todo lo que hemos conquistado en este tiempo no nos lo saca nadie”.  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS