sábado 18 de agosto de 2018 - Edición Nº198
Frente de Organizaciones en Lucha » Novedades » 29 abr 2018

Abandono

Barrios bajo el agua: la lluvia dejó al descubierto otra vez la desidia del Estado en el conurbano bonaerense

Miles de habitantes se vieron seriamente perjudicados por una situación que podría haberse evitado. Como con los gobiernos anteriores, la realización de las obras básicas en los sectores más vulnerados tampoco se garantizó. Los y las vecinas mostraron su descontento contra la gobernadora y exigen respuestas urgentes.


Una nueva tormenta que pasó por varios sectores de la provincia de Buenos Aires dejó al desnudo la desidia del Estado tras las serias consecuencias que se observaron. Miles de habitantes de distintos barrios del conurbano padecieron graves problemas ante las inundaciones provocadas por la falta de obras básicas. El municipio de Quilmes fue uno de los más afectados junto otros ubicados al norte.

Como sucedió con los gobiernos anteriores, ni Mauricio Macri junto con María Eugenia Vidal, ni los intendentes oficialistas y opositores garantizaron mejoras en la infraestructura de los sectores más postergados. Esto se tradujo que una tormenta se transformara en una situación acuciante para personas que viven en las zonas más olvidadas del territorio bonaerense.

 

 

 

En ese marco, la localidad que gobierna el intendente de Cambiemos, Martiano Molina, fue una de las más azotadas y hasta el momento la intervención de las autoridades no llega para suplir las necesidades de los vecinos. El agua arrasó con todo en el barrio El Progreso de Bernal del mismo modo que lo hizo en el Kilómetro 13.

 

 

A su vez, corrieron el mismo destino en La Sarita, Villa Azul, Itatí y La Matera. En esta última zona hubo varios postes de luz que cayeron producto de los fuertes vientos y se encuentran en las calles tapados de agua. Sin dudas que implica peligro para quienes habitan en los alrededores y con el riesgo latente de que se electrocute alguien.

 

 

Por su parte, en el norte del conurbano también un sinfín de vecinas padecieron las consecuencias de la falta de obras en Villa Saboya del partido de Escobar, gobernado por el jefe comunal Ariel Sujarchuck de Unidad Ciudadana. Lo mismo ocurrió en el distrito de San Martín, particularmente en Villa Hidalgo, ubicada en José León Suárez, donde el intendente randazzista, Gabriel Katopodis, brilla por su ausencia. En Villa rosa situada en Pilar el panorama es desolador y exigen soluciones al intendente de Cambiemos Nicolás Ducoté.

En la zona sur el partido de Almirante Brown sufrió las consecuencias del abandono del Estado en Glew al igual que en Zaizar, ubicado en Esteban Echeverría. Estos municipios, comandados por los intendentes del kirchnerismo Mariano Cascallares y Fernando Grey, respectivamente, mostraron un alto grado de responsabilidad.

Por otro lado, en el oeste, más precisamente en la localidad de Merlo, donde gobierna el jefe comunal de Merlo y presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez, hubo voladuras de techos y caída del tendido eléctrico en Agustín Ferrari y Mariano Acosta.

De este modo, quedó demostrado nuevamente que luego de una tormenta varios sectores del conurbano bonaerense colapsaron y dejaron serios problemas para miles de habitantes. Más allá del signo político, con gobernantes de Cambiemos y los kirchnerismo, el problema es el mismo y se repite ante cualquier episodio donde la lluvia se hace presente. Ahora los y las vecinas exigen respuestas tanto al gobierno nacional, provincial y a los municipios para poder paliar la grave situación en la que quedaron tras estos días de mal clima.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias