lunes 22 de octubre de 2018 - Edición Nº263
Frente de Organizaciones en Lucha » Género » 7 mar 2018

En las calles

Las lesbianas con el orgullo como bandera

Hoy, en el día de la visibilidad lésbica, se desarrollaran distintas actividades para visibilizar a las lesbianas e identidades disidentes. Se apunta a denunciar las múltiples violencias y formas de discriminación que sufre este colectivo.


En el año 2013, la legislatura porteña oficializó que cada 7 de marzo en todo el territorio argentino, es el Día de la Visibilidad Lésbica. La fecha surge en conmemoración a la “Pepa” Gaitán, una joven lesbiana asesinada en el 2010 por Daniel Torres, el padrastro de su novia quien le disparó un tiro por la espalda. A Torres lo condenaron a 14 años de prisión pero el veredicto final de la causa no contempló que se tratara de un crimen de odio.

A partir de ese momento el asesinato de la Pepa se transformó en un símbolo de la lucha organizada del movimiento de diversidad y disidencia sexual en Argentina. Se apunta a hacer visibles a las lesbianas como identidades que cuestionan la norma binaria (varón/mujer) y que históricamente han sido ocultadas y negadas por la sociedad.

De esta manera hoy habrá distintas convocatorias y actividades, entre ellas se destaca la de la Asamblea Lésbica Permanente que se realizará en la estación Aristóbulo del Valle en Puente Saavedra desde las 17 a las 22 hs con bandas e intervenciones artísticas; así como también la de la Coordinadora por la Absolución de Higui, espacio que aglutina un amplio espectro de organizaciones, medios alternativos e independientes, quienes convocan a las 18 hs en Congreso. También en la ciudad de La Plata diversos grupos de izquierda convocan a las 17 hs a una actividad en 8 y 61.

Desde Tortas de Barrio-Fol, el espacio de disidencias dentro del Frente de Organizaciones en Lucha, anunciaron que participaran de estas convocatorias: “Este 7 de Marzo saldremos a la calle por la Pepa, como siempre; por Higui, porque se defendió de una violación correctiva y actuó en legítima defensa. Saldremos a la calle en contra de la gestión de Cambiemos, cuyo discurso fascista alimenta y justifica las expresiones de lesbotransodio, y cuyas políticas económicas y sociales perjudican a los sectores más vulnerables y benefician a los más poderosos. En contra del ajuste y los despidos, y agitando un 8 de marzo en donde muchísimas mujeres e identidades disidentes a nivel  internacional, le van a gritar en la cara al sistema Capitalista y Patriarcal, que si nuestra vida no vale, tendrán que producir sin Nosotrxs.”

Por lo tanto, este es un día de lucha y denuncia contra las múltiples violencias que sufren las identidades disidentes en general y las lesbianas en particular, bajo el sistema patriarcal y heteronormado. Lo que plantean estos sectores es que la heterosexualidad es un régimen que impone la dicotomía varón/mujer como la naturalidad desconociendo que en realidad es un régimen cultural que se construye a lo largo de nuestras vidas negando otras identidades. Además la norma heterosexual es un pilar fundamental para poder mantener la familia tradicional como el núcleo que sostiene la reproducción capitalista.

“(…) cada una de esas identidades tiene una opresión distinta. Mayoritariamente tiene que ver con que estamos expuestas a violencias muy extremas que son del tipo aleccionador, que intentan traernos hacia el lado heterosexual de la vida. A las lesbianas las violaciones correctivas; a las trans y travestis las golpizas para que se enderecen; las expulsiones tempranas de nuestros hogares, la dificultad de conseguir trabajo, el estar boyando en la calle y la facilidad de estar expuestxs al contacto con el consumo problemático; la pobreza, la discriminación en todos los niveles, los problemas con la policía, y la criminalización de nuestras vidas constantemente (…) solo por tener una identidad que se sale de la norma.”.

El caso de  Eva “Higui” de Jesús, quien estuvo presa un año por defenderse de una violación colectiva es un ejemplo muy claro de la violencia que ejerce la heteronorma sobre los cuerpos disidentes. Gracias a la lucha organizada se logró sacar a Higui de la cárcel y ahora aguarda su juicio en libertad. Ella es otra lesbiana pobre del conurbano bonaerense: al igual que la Pepa, una torta visible que porta con orgullo una masculinidad disidente.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS