martes 21 de septiembre de 2021 - Edición Nº1328
Frente de Organizaciones en Lucha » Trabajo » 28 ago 2021

río negro

Albañilas, construyendo relatos colectivos

La experiencia de nuestras compañeras Albañilas de la localidad de Fiske Menuco- Rio Negro, fue parte del panel "Construyendo estrategias alternativas para un hábitat justo" organizado por CISCSA Ciudades Feministas que se llevó a cabo el jueves 26 de manera virtual.


Por:
FOL Rio Negro

El panel del jueves pasado fue el último encuentro de tres instancias del Seminario Taller Mujeres y Ciudades: (In)Justicias Territoriales. A partir de compartir las experiencias federales  de organización se abordó el Derecho de las Mujeres a las Ciudades y los Territorios. En este marco nuestras compañeras Katerinne, Yesica y Guillermina dieron a conocer el proyecto de Albañilas del FOL.

El desafío de contar en 15 minutos nuestra experiencia de organización sin patrones y en clave feminista fue superado y propuso en profundidad varias aristas sobre las cuales indagar. Las compañeras plasmaron no sólo cómo se desarrolla Albañilas en el barrio popular de Alta Barda, Fiske Menuco, sino que también dieron a conocer las complejidades del contexto en el que nos organizamos, las problemáticas a las que nos enfrentamos y las potencialidades de la organización anticapitalista, antipatriarcal y antiracista en contextos como el que nos toca atravesar.

La exposición inició con la reproducción en vivo del trailer del corto documental “Albañilas” que estrenamos en mayo de este año. Guillermina comenzó por contar que la  producción de este corto buscaba presentar otra mirada que dispute dos ideas que están fuertemente arraigadas en el sentido común y que muchas veces los medios de comunicación hegemónicos refuerzan: “una de ellas es esta idea de división sexual del trabajo que rige toda la sociedad no solo la tarea de albañilería y por otra parte cuestionar otra idea del sentido común también muy reaccionaria, conservadora que tiene que ver con el lugar de las organizaciones sociales, las organizaciones populares en la sociedad. Tiene que ver con que quienes nos organizamos en estos movimientos somos vagas, planeras, planeros, que no queremos trabajar”.

Desde el trabajo concreto que realizan las Albañilas y el proyecto de desarrollo que propone el FOL en los barrios populares, buscamos construir alternativas a este modelo de explotación que nos coloca en el lugar del estigma a partir de esas ideas que proliferan en el sentido común. La compañera también explicó que lo hacemos a través de la acción directa, la lucha callejera y de la puesta en práctica de principios socialistas, anticapitalista, prácticas feministas, prácticas que no sean racistas y también prácticas democráticas, “nosotras trabajamos y luchamos y eso no está escindido porque muchas veces también nos sucedió que se aplaudía un montón Albañilas, y nosotras decíamos bueno somos las mismas que nos manifestamos en los municipios y seccionales provinciales. Esa es una idea integral en nuestras vidas y no estamos separadas las que trabajamos y las que luchamos. Somos las mismas personas que estamos en la calle reclamando y que a la vez en los territorios desarrollamos todas estas tareas que tienen que ver con lo comunitario”.

Organizarse en barrios populares implica pensar y realizar nuestra tarea de manera situada, es decir, partir de las necesidades específicas de nuestro sector y comunidad. “Lo que nos trae a este seminario también es una enorme injusticia territorial, que es lo que se viene mencionando y también una agudización que se viene dando en el último largo período de años de la precarización de la vida en general, no sólo en las condiciones laborales sino en el conjunto de la vida. Nos parecía importante mencionar que en Argentina actualmente cerca del 50% de la población se encuentra  por debajo de la línea de la pobreza, y un dato muy fuerte es que 6 de cada 10 niñes son pobres  en Argentina. Este es el contexto social en el que albañilas se desarrolla. Y por el cual nos parece fundamental organizarnos”.

Otra cuestión de la que habló Yesica fue de la feminización de la pobreza que se ha profundizado en el último tiempo y de las condiciones que tenemos que atravesar las mujeres del sector desocupado: “La mayoría somos madres solteras precarizadas que al aprender este oficio y tener un espacio en la casita del FOL para poder llevarlo a cabo es muy gratificante. Por eso lo recalco como un logro para nosotras. Contando también que la orga acá en Fiske es más del 80% mujeres. En estos barrios en los que está el FOL solemos estar a la periferia del centro. Una mujer que es nacida y criada en los barrios y que en la mayoría de las oportunidades le tocó ser mamá joven. Suelen ser desplazadas de la familia o de la misma pareja que nos dejan a la deriva. Que aparezcan organizaciones así como el FOL con compañeras que nos entienden que estuvieron en la misma, que te ayudan, que te apoyan, que te escuchan, que te comprenden son las mismas que te impulsan a crecer”. Pero también profundizó en aquello que planteaba Guillermina sobre los estereotipos de géneros que rigen la distribución de tareas productivas, retomando los dichos con los que se encuentran nuestras compañeras Albañilas cada vez que dicen a qué se dedican, “las compañeras hablan mucho de los dichos, de lo que les dice la gente cuando se enteran que están trabajando de albañilería justamente, cumplen el trabajo que muchos varones suelen hacer.  Voy a remarcarlos: que ese trabajo es sólo de hombres o que ese trabajo no lo pueden hacer como lo hacen los albañiles hombres. ¿Por qué recalco esto? Lo hago porque esta más que claro, y lo bueno es visibilizar que nosotras también podemos hacerlo, que no es un trabajo de un sólo género, que no nos hace menos mujeres ni más masculinas el emprenderlo. Que nos da la valentía de poder encarar algún un empleo nuevo de características similares. También es una forma de abrir un abanico de posibilidades para las compañeras”.

En este sentido Katerinne dijo que las mujeres estamos casi siempre sumergidas en el “vos no podés” que viene del otro y reforzó “como todas sabemos, es muy conocido que la sociedad es patriarcal, nos encapsula a las mujeres a la casa, a tareas de hogar y cuidado de niños y es por eso que ser protagonistas de este hecho es un gran progreso. Luchamos por la dignidad laboral. Por eso es de gran importancia que se den estas oportunidades, que se visibilice como mujeres independientes y capaces. Todo esto está en proceso, y es un proceso lento que se ve afectado por diferentes condiciones a las que nos vemos sometidas a la hora de llevar a cabo nuestro trabajo.”

Por otro lado, la compañera explicitó dos de los conflictos más grandes que enfrentamos las zonas de sacrificio y extractivismo, el acceso a vivienda y tierras y el acceso a agua potable. Según relató Katerinne la tarea de albañilería surge a partir de la necesidad y el derecho a una vivienda digna y el agua como recurso indispensable para construir pero también para vivir “se nos es administrada a través de camiones cisternas los cuales muchas veces no pasa, o si no estás no te deja agua. Entonces nos vemos obligadas a tener que ir hasta el canal de riego a buscar agua en tanques, llenado de manera manual, terminamos mojadas muchas veces. Hay bajas temperaturas y eso daña las condiciones físicas. En cuanto al agua para beber tenemos que llevar nuestras propias botellas. Allá colectivamente juntamos botellas para poder hacernos un té y compartir  por el frío. Nosotras consideramos que el agua es un bien común y tenemos derecho a ella, sin embargo hay autoridades que nos privan de tal derecho. Por eso consideramos la importancia de organizarnos, luchar y hacernos visibles”.

Las tres resaltaron la importancia de la organización y la potencia colectiva para que se escuchen nuestros reclamos y se garanticen nuestros derechos como sector siempre postergado. Pero también la importancia del trabajo comunitario como espacio de acompañamiento, de encuentro y construcción de lazos solidarios que nos inviten a formar entramados que nos contengan a todxs.  “Mis compañeras lo dicen en el corto, ellas han salido de cosas tormentosas, ha sido un crecimiento para cada una y grupalmente el avance del trabajo en equipo. Aprendimos a debatir las cosas que pasan, nos ayudamos mutuamente a tener voz y a decir lo que opinamos constructivamente. Es esperanzador trabajar y compartir dentro de esta orga que es el FOL” dijo Yesica.

En este sentido Katerinne también expresó que “Albañilas es un grupo de mujeres como pudieron observar que actualmente está construyendo el establecimiento principal del fol o como le decimos nosotras la casita del fol. Esta es principalmente para guardar mercadería, nuestras herramientas y allí se realizan determinadas actividades como comedor y merendero. Acá es donde radica la importancia de la construcción de esta casita, además sumado al valor de que sea realizado por los propios integrantes del fol y en su mayoría mujeres”.

Sobre la experiencia de participar en este tipo de instancias Yesica comentó que “es importante que vayamos ocupando estos espacios, ya que por un lado, beneficia a la organización, para de alguna forma mostrar lo que hacemos dentro de ella y lo que ella impacta en nosotrxs,  y por otro lado  damos a conocer el apoyo que  tenemos a romper con estas desigualdades e injusticias en el mundo actual”

Katerinne por su parte resaltó los intercambios y caminos en común que vamos tejiendo con otras organizaciones: “Creo que la importancia radica en compartir algunos sentimientos y vivencias con otres que también se organizan de la misma manera y llevan adelante trabajos de construcción. Saber que no estamos solas, saber que así como nosotras hay muchas mujeres más”.

Las compañeras compartieron el panel con otras organizaciones que proponen una mirada crítica  sobre la situación de las mujeres y los territorios desde perspectivas anticapitalistas y populares,  la  Asociación Civil Madre Tierra de Morón, el Observatorio de Fenomenos Urbanos y Territoriales  de Tucumán y el Centro Cultural de la Cooperación de CABA.

Agradecemos a nuestras compañeras por poner el cuerpo y la palabra para relatar la experiencia de nuestra organización y a CISCSA por la invitación.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS