martes 21 de septiembre de 2021 - Edición Nº1328
Frente de Organizaciones en Lucha » Niñez/Juventud » 25 ago 2021

La Plata

Marcha contra el Gatillo Fácil: “Si es institucional no es violencia, es represión estatal”

La tercera convocatoria en la ciudad se realiza en el marco de la movilización nacional. Cada 20 horas muere una persona en manos de las fuerzas policiales.


La tercera Marcha contra el Gatillo Fácil y la Represión tendrá lugar el próximo jueves 26 de agosto a partir de las 15 hs desde Plaza Moreno. La convocatoria realizada por familiares de víctimas y por distintas organizaciones se da en el marco de la movilización a nivel nacional, que en Capital Federal se realizará al día siguiente. El eje será denunciar que la represión es una política de Estado que cada 20 horas se cobra la vida de una persona en manos de las fuerzas policiales.

Desde la vuelta a la democracia han sido asesinadas 7500 personas, datos que podrían ser mayores si hubiera un registro oficial. La mayor parte de las víctimas son jóvenes de los barrios populares, por eso una vez más serán les protagonizas de la movilización. “Es importante que participemos porque cada vez más pibes y pibas están siendo víctimas de las fuerzas policiales que abusan de su poder. Somos señalades por cómo nos vestimos, por el barrio en el que vivimos, nos estigmatizan sin un motivo justificable. Y aunque tuvieran un motivo no tendrían que disparar tan fácilmente contra la juventud” dijo Rocío, integrante de Jóvenes del FOL.

La realidad es que las políticas públicas destinadas a acompañar a la juventud son muy escasas o directamente nulas, esto hace que la crisis actual les golpee con mayor fuerza. Así lo vienen denunciando por ejemplo quienes trabajan en el programa Envión, que es la única línea destinada a este sector y se encuentra totalmente desfinanciada. La escuela en la virtualidad también dejó de ser un espacio de apoyo y contención, ya que un gran número no pudo continuar con sus estudios por falta de medios para conectarse a las clases.

Según datos del Indec, el 2020 finalizó con un 62,9% de pobreza infantil. Es decir que 7 millones de niñas, niños y adolescentes viven en hogares que no tienen ingresos suficientes para comprar la Canasta Básica. En el conurbano bonaerense, uno de los conglomerados más poblados del país, el índice alcanza al 72,7%, pese a que muchas familias perciben la Asignación Universal por Hijo o la Tarjeta Alimentar. Frente a esta realidad de exclusión y marginalidad la única propuesta del Estado es aumentar las medidas represivas o reanudar el debate por la baja de la edad de imputabilidad.

En la ciudad de La Plata las políticas represivas vienen escalando hace tiempo. Por un lado por el “código de convivencia” impulsado por el intendente Julio Garro, que avanza con medidas que criminalizan a los sectores más empobrecidos como cartoneros, trabajadoras sexuales, manteras, vendedores y vendedoras ambulantes, y jóvenes. Por otro lado, por la recurrente militarización de los barrios populares. El caso más reciente es el del Mercadito, donde el ministro Sergio Berni dispuso un despliegue descomunal de efectivos policiales, camiones y motos que patrullan la zona.

Quienes habitan el lugar dicen no sentirse protegides por los efectivos, sino al contrario. La intimidación a quienes salen a trabajar fuera del barrio, la persecución a la juventud y las amenazas con ingresar a las casas de las familias, son moneda corriente.  

En este contexto, Sandra Gómez, madre de Omar Cigarán asesinado por el policía Walter Flores en el 2015, apuntó contra el ministro Sergio Berni como el responsable y encubridor de las múltiples desapariciones forzadas de jóvenes durante el mandato del Frente de Todos. Algunos de los casos más recientes y emblemáticos son el de Tehuel de la Torre, joven trans que salió en busca de trabajo y que hasta el momento se desconoce su paradero; y el de Facundo Castro Astudillo de quien se encontró el cuerpo el pasado 15 de agosto del 2020, tras haber estado desaparecido por más de tres meses luego de haber sido detenido por la policía bonaerense.

“Hay que seguir gritando y exigiendo, porque con o sin pandemia la represión es política de Estado. Marchamos para exigir basta de gatillo fácil, ni un pibe ni una piba menos, ni una bala más. Y decimos fuera Berni, si es institucional no es violencia, es represión estatal” dijo Sandra.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS