jueves 25 de febrero de 2021 - Edición Nº1120
Frente de Organizaciones en Lucha » Novedades » 3 feb 2021

Contra la megaminería

Chubut: claves para entender la urgencia de la lucha

El lema “solo el pueblo salva al pueblo” es un llamado de solidaridad que emerge desde la provincia sureña para interpelar a todo el país. ¿Qué es lo que está pasando? ¿Por qué la urgencia?  


La provincia de Chubut, gobernada por Mariano Arcioni, se encuentra en una crisis profunda desde hace al menos tres años. Lxs estatales reciben sus salarios de manera escalonada, con tres meses de atraso y aun reclaman el cobro del aguinaldo de mitad de año.

Por otro lado, Arcioni contrajo una deuda de mil millones de dólares que es impagable para la provincia y que compromete los bienes naturales de la zona. En este contexto, impulsa un proyecto de “zonificación” para permitir la explotación megaminera en la meseta de Chubut, donde se encuentra uno de los yacimientos de plata y plomo más grandes del mundo que se encuentra en manos de la empresa canadiense, Panamerican Silver. Con el aval del gobierno nacional intentan plantear que la megaminería es la única solución para salir de la crisis, desconociendo los 18 años de lucha de lxs chubutenses contra el este tipo de actividad.

 

¿Por qué el pueblo se opone a la megaminería?

 

La forma actual en que se desarrolla la megaminería es muy diferente a la que se implementaba hace cientos de años. Hoy este tipo de actividad está en manos de grandes empresas multinacionales que para maximizar sus ganancias destruyen y saquean los bienes naturales, dejando territorios devastados y pueblos empobrecidos.

Para sacar los minerales de la roca dinamitan grandes extensiones de tierra, produciendo un hoyo profundo y piletas con sustancias toxicas para realizar el proceso de separación de los minerales. Además utilizan miles de litros de agua potable en zonas donde la sequia ya es un problema para lxs pobladorxs.

Por otra parte la roca removida queda expuesta al oxigeno y al agua en forma de escombros, generando un proceso químico que trae como consecuencia lo que se llama drenajes ácidos, que contamina los cursos de agua. A lo que se le suma una gran concentración de metales pesados que genera múltiples enfermedades.

A las consecuencias ambientales hay que sumarle que la megaminería es incompatible con otras actividades económicas, no genera grandes cantidades de puestos de trabajo para lxs pobladorxs debido a que emplea mano de obra altamente calificada, y profundiza la desigualdad social ya que todo se mide al valor de los altos salarios mineros. A su vez, genera una masculinización de los territorios por la gran afluencia de trabajadores varones provenientes de otros lugares, y recluye a las mujeres a los trabajos más precarios, a las tareas domesticas y de cuidado.

 

¿Qué ha hecho el pueblo para enfrentar este saqueo?

 

Hace 18 años el pueblo de Esquel se levantó contra el proyecto de oro y plata que quería llevar adelante la empresa canadiense Meridian Gold. Gracias a esta lucha, en el 2003 se llegó a un plebiscito donde el 80% de la población le dijo no al proyecto minero. Desde aquel momento el rechazo a este tipo de actividades creció a toda la provincia y se conformó el espacio de Unión de Asambleas Ciudadanas de Chubut para coordinar la lucha en todo el territorio.

En el año 2014 lxs chubutenses presentaron un proyecto de Ley, por el mecanismo de iniciativa popular, para prohibir la megaminería en toda la provincia. Dicha iniciativa fue traicionada por lxs legisladorxs provinciales, quienes al momento de tratarla en la legislatura cambiaron el texto original para adecuarlo a los intereses de las mineras. El profundo repudio que esto generó hizo que poco tiempo después la normativa sea derogada.

En el 2020 lxs chubutenses volvieron a presentar un nuevo proyecto de ley, mientras que Arcioni apuró su iniciativa de zonificación en paralelo. El próximo viernes 5 de febrero, el gobernador convocó a una sesión extraordinaria para tratar el proyecto de zonificación sin importarle que toda la provincia se encuentra en estado de alerta y movilización permanente desde hace meses para expresar su rechazo.

 

¿Por qué es importante sumarse a esta lucha?

 

Aunque pueda parecer que esto sucede en territorios lejanos a las grandes ciudades, es importante reconocerlo como una problemática que afecta a toda la clase trabajadora. La crisis que se viene desarrollando hace años en todo el mundo se vio profundizada por la pandemia del coronavirus y para salir de ella lxs empresarios buscan sostener y aumentar sus ganancias a costa de la destrucción del ambiente.

Argentina tiene un modelo económico basado en la explotación de la naturaleza a gran escala y puesta en manos de grandes corporaciones. Así los cultivos extensivos de soja, la megaminería, la tala indiscriminada de bosques y los incendios, las granjas porcinas, la destrucción de humedales para la construcción de countrys o para la actividad ganadera, forman parte de un mismo sistema que va destruyendo la vida solo para satisfacer los intereses de un puñado de gente rica.

Esta forma de producción no genera grandes cantidades de puestos de trabajo, sino que por el contrario se basa en la explotación de lxs trabajadorxs. Por eso es importante, que toda la clase trabajadora se una para luchar en defensa de sus territorios, por el cuidado del ambiente para las actuales generaciones y para las futuras, por la autonomía para poder decidir cómo vivir y producir, y para impedir el saqueo y la destrucción de los bienes comunes.  

 

 

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS