sábado 12 de junio de 2021 - Edición Nº1227
Frente de Organizaciones en Lucha » Novedades » 22 ene 2021

Informe del Indec

Una familia de cuatro integrantes necesita 54.208 pesos para no ser pobre

Los datos corresponden a diciembre del año pasado cuando la Canasta Básica Total tuvo un aumento del 4,7%.


Según informó el Indec una familia de cuatro integrantes necesitó cobrar 54.208$, en diciembre del año pasado, para no ser pobre. Estos datos corresponden a lo que cuesta la Canasta Básica Total que además de alimentos contempla vestimenta, transporte, salud, educación, vivienda y otros servicios. Mientras que la Canasta Básica Alimentaria que sólo analiza lo que necesita una familia para comer y no ser indigente, costó en diciembre 22.681$ para cuatro personas.

Lo que más subió por lo tanto fueron los alimentos, que en 12 meses acumularon un incremento de 45,5% y que con respecto a noviembre tuvieron una suba del 5,1%. Según el mismo informe del Indec, una sola persona necesita 7.340 pesos para no ser indigente y poder comer. Esto significa que para quienes son beneficiarias de programas de empleo como el Potenciar Trabajo y perciben un ingreso de 10.293 pesos, casi la totalidad de su salario se va en comida sin quedarles resto para otros gastos esenciales.

En Argentina más de la mitad de la población cobra algún subsidio del Estado. En los sectores más empobrecidos el 83% recibe algún tipo de asistencia alimentaria y hay 4 millones de madres que están dentro de la Asignación Universal Por Hijo. Las cifras muestran una realidad donde la posibilidad de conseguir un empleo formal y con todos los derechos es cada vez más lejana para amplios sectores de la clase trabajadora.

Para el Estado es más barato destinar millones a subsidios que mantienen a la gente viviendo en la miseria, que generar empleo genuino. Para hacerlo se deberían generar cambios estructurales y trastocar los intereses de grandes empresarios y sectores de poder, cuestión que ningún gobierno está dispuesto a hacer.

A este panorama se le agrega que el Potenciar Trabajo estuvo un año sin aumento salarial, ya que este equivale a la mitad del Salario Mínimo Vital y Móvil, que había sido incrementado por Macri  en octubre del 2019 y que Alberto Fernández decidió actualizar un año después en tres tramos. Es así que los programas de empleo vienen perdiendo poder adquisitivo de forma sistemática desde hace años.

Esta realidad parece no tener perspectivas de mejorar para el 2021 ya que sumado a la incertidumbre que genera la continuidad de la pandemia, las consultoras privadas calculan que la inflación anual no bajará del 38,5%. Por lo tanto, los movimientos sociales se preparan para iniciar planes de lucha fuertes en reclamo de aumento salarial y por la apertura de los programas de empleo, que hasta el momento el gobierno los mantiene cerrados a la expectativa de las negociaciones con el FMI.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS