domingo 11 de abril de 2021 - Edición Nº1165
Frente de Organizaciones en Lucha » Género » 14 dic 2020

Quilmes

Otro caso de justicia patriarcal: el FOL movilizará para exigir el sobreseimiento de Karen Marín

La joven de 20 años fue acusada por lesiones graves y el robo de una gorra tras intentar defenderse del ataque de 7 varones.


 

El próximo martes 15 de diciembre el FOL Quilmes convoca a las 9 hs a una concentración frente al Juzgado de Garantías Nº 1 para exigir el inmediato sobreseimiento de Karen Marín. La joven es acusada de intento de homicidio, motivo por el cual hace un año cumple una prisión domiciliaria, pero sus familiares y las organizaciones que la acompañan denuncian que este es un nuevo caso de justicia patriarcal.

Los hechos ocurrieron el 17 de octubre del 2019, cuando Karen acompaño a su novio a la parada del colectivo y fueron interceptados por una patota de 7 varones, que la manosearon e intentaron robarles. Karen se defendió y le hizo un pequeño corte a uno de los agresores. Luego de esa situación la joven sufrió el constante hostigamiento de este grupo y tuvo que mudarse con su familia a otro barrio.

Desde el FOL, movimiento social que acompaña el reclamo de libertad para Karen, denuncian que esta es una causa armada ya que los agresores tienen vínculos directos con la policía y sectores de poder y que además representa un claro caso de justicia patriarcal ya que se criminaliza a la mujer por defenderse y se invisibiliza la violencia estructural a la que están expuestas.

A su vez, llama la atención la celeridad con la que la justicia determinó que Karen era culpable, mientras que nadie reparo en el ataque que había sufrido ella y que puso en riesgo su integridad física y sexual. A su vez, no hubo ninguna medida para evitar las agresiones que sufrió posteriormente y que hicieron que tuviera que irse de su vivienda.

La falta de perspectiva de género en el ámbito judicial hace que muchas mujeres, lesbianas, trans, travestis, bisexuales y personas no binarias no denuncien diversas situaciones de violencia que sufren a diario, ya sea en la vía pública o por parte de alguien cercano. El temor a que la propia palabra no sea tenida en cuenta, al desamparo frente a los agresores, el tratamiento sumamente lento y burocrático que siguen las causas cuando quien recibe la violencia es una mujer o disidencia sexual, frena la posibilidad de exigir justicia y deja impunes a los culpables.

Por eso, desde el FOL llaman a visibilizar este caso y solidarizarse con Karen que hoy sigue cumpliendo una prisión domiciliaria de manera totalmente injusta.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS