miércoles 02 de diciembre de 2020 - Edición Nº1035
Frente de Organizaciones en Lucha » Comunicados » 30 oct 2020

Repudiamos el desalojo violento y exigimos una solución al problema habitacional

Ayer las 1400 familias que luchaban por un pedazo de tierra para vivir sufrieron la violencia descomunal del gobierno de Axel Kicillof y Sergio Berni. Estamos juntando donaciones para quienes quedaron en la calle.


Luego de meses de negociaciones para arribar a un acuerdo que diera una solución habitacional para las 4400 personas que se encontraban viviendo en el predio de Guernica, ayer sufrimos el peor desenlace. Pese a que las organizaciones sociales y lxs vecinxs nos encontrábamos discutiendo las últimas ofertas, el gobierno de Axel Kicillof decidió romper el dialogo de imprevisto y sin ningún motivo, y de la mano de Sergio Berni preparó el desalojo violento más grande de los últimos tiempos.

Así, perpetuaron la violación a un derecho humano básico como es el acceso a una vivienda digna, además de otros que ya se encuentran vulnerados como el derecho al trabajo, a la educación, a la salud y a la alimentación. Pero no sólo eso, sino que lo que hizo el gobierno durante todos estos meses fue ejercer una cruenta tortura psicológica contra lxs vecinxs: las idas y vueltas en las negociaciones, el helicóptero rasante que todos los días pasaba a las 5 am y las constantes amenazas de desalojo que finalmente se concretaron a poco de llegar a un acuerdo, constituyen una violencia sin igual.

Además, se encargaron de demonizar, perseguir y criminalizar a todas las personas que luchaban por un pedacito de tierra para vivir. Para esto fueron fundamentales los medios de comunicación, quienes ayer montaron escenas patéticas para no decir la palabra represión y para justificarla, argumentando que las mayoría de las familias se habían ido antes por propia voluntad, que los “incidentes” los llevaban a cabo gente que venía de afuera y que los propios vecinxs quemaban sus casas. Todas falacias ridículas.

Hoy miles de personas amanecieron con la certeza de que no tienen un techo bajo el cual refugiarse. Las organizaciones sociales fueron las encargadas de buscar paradores momentáneos, pero son muchxs lxs que quedarán en la calle, mientras que otrxs deberán volver a vivir hacinadxs en la casa de algún familiar.

Cientos de mujeres con sus niñxs y muchxs trans, travestis, bisexuales y personas no binarias que deberán volver a las viviendas en las que convivían con sus agresores o abusadores. La ministra de Mujeres, Género y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta hizo oídos sordos a las cartas enviadas desde las asambleas feministas para reclamar una respuesta, por lo que hoy la feminización de la pobreza se hace más profunda, más patente y descarnada.

Las familias que habían juntado pesito a pesito para levantar una casilla con 4 maderas y un par de chapas, lo perdieron todo. Ni siquiera tuvieron tiempo de sacar las pocas pertenencias que tenían, como ropa o colchones. La policía arrasó, prendió fuego y lxs barrió en pocos minutos como si fueran animales.

Ayer el gobierno decidió priorizar los intereses de los especuladores inmobiliarios; de los countrys; de las encuestas funcionales a la derecha que marcaban que un desalojo violento podía subirles la imagen; de los 14 intendentes del conurbano que se reunieron para negar derechos a 1400 familias; de los mercados que esperaban una acción firme que diera la seguridad de que ante todo Alberto Fernández y Axel Kicillof van a cuidar la propiedad privada, pese a que no tengan nada que acredite que son dueños de la tierra. Una demostración de mano dura que lxs poderosos festejaron y que marca un rumbo claro de cuál será la política y para quienes gobierna este Frente de Todos, que deja a las mayorías afuera.

Repudiamos enérgicamente este desalojo y la violencia llevada a cabo ayer. Esta no puede ser la respuesta al déficit habitacional que golpea a 4 millones de personas en todo el país, ni tampoco un subsidio de 50 mil pesos que es pan para hoy y hambre para mañana y que es una suma totalmente irrisoria si con eso pretenden que se construyan viviendas. Exigimos una respuesta concreta y real para las 4400 personas que se quedaron sin un pedazo de tierra para vivir, y convocamos a la solidaridad de todo el pueblo trabajador para abrazar esta causa que es la de todxs lxs explotadxs y oprimidxs.  

 

¡Estamos pidiendo donaciones de calzado, materiales de higiene, alimentos no perecederos, artículos de limpieza y todo lo que puedas!

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS