jueves 29 de octubre de 2020 - Edición Nº1001
Frente de Organizaciones en Lucha » Comunicados » 28 sep 2020

mendoza

Carta a les trabajadores de la educación y la salud y al pueblo todo

Organizaciones sociales que integran el frente de lucha provincial elaboraron una carta para docentes y médicxs y el pueblo en general. Frente al avance de una ley neoliberal en Educación, y una precarización de las condiciones de trabajo en Salud, la única alternativa es la unidad de todos los sectores en lucha.


Carta a les trabajadores de la educación y la salud y al pueblo todo

Desde el frente de lucha provincial, integrado por el Frende de organizaciones en lucha (FOL), Frente Popular Darío Santillán. Corriente Plurinacional y la organización política territorial Violeta Parra, queremos hacerle llegar estas palabras a les trabajadores de salud y educación y al pueblo todo. Nos entendemos parte de la misma clase trabajadora, la que sostiene todo: hospitales, escuelas, ollas populares, trabajos de limpieza y construcción, producción de alimentos, etc . Somos parte de la comunidad educativa, nos atendemos en los precarios centros de salud que se encuentran en nuestros territorios, que dependen más de la voluntad y creatividad de les trabajadores que del estado provincial y nacional.

Acá escribimos este sector de laburantes que históricamente hemos sido marginades, manipulades y olvidades. Nuestra situación material es consecuencia de años de maltrato del capital sobre nuestras vidas, fábricas que fueron cerradas, reducción de la planta estatal y pobreza estructural, da nacimiento en los 90 a nuestras organizaciones piqueteras, hoy llamadas movimientos sociales. Somos changueres, trabajadoras/es domestiques, vendedores ambulantes, feriantes. Eso somos, ¿nos han visto cierto? Seguramente nos conocen caminando las calles mendocinas y del país, luchando por TRABAJO CON TODOS LOS DERECHOS, cantando y gritando PAN, TRABAJO EL FONDO AL CARAJO, acompañando cada una de las luchas que sentimos propias: en defensa del agua y nuestros bienes comunes, contra los femicidios y travesticidios que no se toman cuarentena, contra todo tipo de criminalización a la lucha, etc. Creemos que todas las luchas son en su fondo la misma lucha, contra este sistema político, económico y social al que llamamos capitalismo patriarcal.

¿Cómo nos organizamos en los barrios donde estamos? Primero fortaleciendo nuestras asambleas, espacio fundamental de nuestra organización para tomar decisiones colectivamente, para construir poder desde abajo, reconociéndonos. No idealizamos ninguna organización, tampoco la nuestra. Vamos construyendo de a poco, falta lo que nos falta.

Muches o la mayoría de les vecines que se van sumando a nuestros movimientos lo hacen por la necesidad concreta de un bolsón de mercadería y un programa social de miseria. ¿Parece poco cierto? Sin embargo siempre nos ha costado mucho acceder a eso y mucha sangre ha corrido debajo del puente de la historia, recordemos a Teresa Rodríguez, a Darío y Maxi, a Fuentealba, a Bertha Cáceres, a nuestres 30 mil compañeres detenides-desaparecides. Con nosotres caminan, viven en nuestras luchas, en los talleres de educación popular, en guisos y banderas, en las gigantes rebeldías de les compañeres que luchan contra el patriarcado y se sienten libres de años y años de violencia.

En asambleas y en un proceso dónde cada compa pone su trayectoria singular, vamos apropiandonos de nosotres y nuestro andar como seres politiques y comprometiéndonos con la lucha. Los medios de comunicación nos estigmatizan sistemáticamente: planeros, vagos, que si ocupamos un pedazo de tierra para vivr lo hacemos por puro amor a la ilegalidad, que queremos todo regalado. Viles mentiras, construcciones de sentido común para dividir. Lamentablemente muches trabajadores nos han insultado en la calle, “!vayan a laburar, vagos!”. A estes les invitamos a que piensen por elles mismes, que no alimenten la guerra de pobres contra pobres y que seamos compañeres. Esta es la tarea que nos ha tocado en esta parte de la historia: armarnos nuevamente como trabajadores, recuperar nuestras fuerzas, la lucha nunca se detuvo, ni se detendrá.
Combatimos las lógicas punteriles y patriarcales que años de asistencialismo estatal y burocrático han hecho en nuestros territorios. La pandemia es el capitalismo y una de las grandes conclusiones que nos deja es que esto no va más, que la desigualdad social es enorme. En definitiva es necesario (senti) pensar otra forma de organizar el mundo, que las decisiones las tomemos entre les que hacemos funcionar el mundo.

Por todo esto es que buscamos la constante y a veces complicada articulación con todos los sectores sociales, porque somos nosotres y nuestres hijes les que asistimos a las escuelas y salitas de salud en los barrios. Porque somos nosotras, principalmente las madres que hemos tenido que acompañar como podemos el proceso educativo de nuestres hijes, con un celular para todo la familia, buscando señal de wifi en la casa de alguna vecina. ¿Cómo no vamos a repudiar la ley de Suárez y Thomas? ¿Cómo no vamos a apoyar a las maestras y profes en esta lucha? ¿Cómo no vamos a repudiar el ítem j-aula que obliga a les trabajadores a ir enfermes a trabajar?
A les trabajadores de salud abrazamos profundamente. Dicen que no son héroes sino trabajadores precarizades. Pero cómo no aplaudirlas después de escuchar sus relatos en la puerta de la casa de gobierno! ¿Dónde creen que nos atendemos nosotres y nuestra familia? Exacto, en las salitas colapsadas, sin insumos y cada vez menos por la eterna falta de presupuesto. La pobreza estructural deteriora nuestros cuerpos y las visitas a las salitas son nuestra única posibilidad de acceder a una atención. También repudiamos el trato violento de ciertes trabajadores de salud hacia nosotres, entendemos que en parte se explica por la precarización a que se les somete, pero no podemos tolerar la violencia institucional.

Porque han sostenido el sistema de salud con sus fuerzas, frente al colapso del sistema sanitario, porqué hemos perdido muches compañeres en manos de la desidia estatal, apoyamos y nos ponemos a disposición de nuestres trabajadores de salud. Exigimos que se cumplan todas sus reivindicaciones.
Apoyamos las tomas de terrenos a lo largo y ancho del país ya que somos miles les que no tenemos asegurades un techo para nuestras familias, porque el derecho a la vivienda y a un hábitat saludable es superior a cualquier propiedad privada, ¿Quién puede creer que a alguien le guste vivir entre nylons y chapas? ¿Quién puede creer que es grato semejante trato inhumano? Hacemos un llamado a todes les trabajdores a pensar por elles mismes y a confiar en les demás laburantes y no en los patrones y sus medios de comunicación.

Con la enorme demostración de fuerzas que recuperó la 7722, en una gesta histórica que ahora se vuelve la pesadilla del poder local -LA EDUACIÓN Y LA SALUD DE MENDOZA/ COMO EL AGUA/ NO SE NEGOCIAN- hacemos un llamado a unirnos en la justa lucha del pueblo todo. El diciembre pasado nos enseñó que luchar sirve, que es necesario apostar a la coordinación en las acciones para golpear con más fuerza. Qué de esa forma podemos torcer otra vez el brazo a este gobierno nefasto y la oposición patronal.

La educación, la salud, la vivienda, el agua y el pan lo conquistamos en las calles y juntes como clase. Sostenemos que hay que defenderse ante tanto avasallamiento, que la mayor violencia es la que genera el estado y sus políticas, lo nuestro es autodefensa. Hay que recuperar nuestros instrumentos de organización, fortalecer los que tenemos y crear los que hagan falta.
Los lápices siguen escribiendo
El hambre se convierte en rabia organizada
La salud y la educación, cómo el agua, NO SE NEGOCIAN
Tierra para vivir y producir
Ni un paso atrás

Martes y Miércoles acompañamos las caravanas!

Jueves acompañamos la movilización de les trabajadores de salud y el repudio de intento de desalojo en Guernica

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS