martes 29 de septiembre de 2020 - Edición Nº971
Frente de Organizaciones en Lucha » Comunicados » 25 ago 2020

Río Negro: desidia, crisis económica y sanitaria

En la provincia de Río Negro las disputas políticas partidarias se llevan vidas, afirman en un comunicado organizaciones sociales y sindicales ante la crisis sanitaria y económica. Exigen a la gobernadora Arabella Carreras políticas publicas que garanticen la salud y educación en tiempos de emergencia socioeconómica


Los movimientos sociales y organizaciones sindicales decimos:
Antes de ayer la gobernadora Arabella Carreras, en conferencia de prensa, anunciaba la decisión de volver a Fase 1 en el departamento de “General Roca”, que incluye el tramo de ciudades desde Chichinales a Catriel.
Hace 10 días, desde el poder político provincial y las intendencias vienen analizando si los sistemas de salud de las distintas ciudades podrían o no soportar el nivel de contagios. Los sectores empresariales y sectores políticos de derecha se vienen manifestando contra la cuarentena y presionando para que se prioricen sus ganancias por sobre la vida y salud de miles de personas. Por eso, desde la provincia y desde lo municipios vienen habilitando varias áreas de comercio, últimamente habilitaron a gastronómicos, cediendo a las presiones y no priorizando la salud pública.
La situación de pandemia ha dejado en evidencia la crisis estructural de las distintas áreas del Estado producto del desmantelamiento y privatización de los sistemas de salud. Las áreas de atención en niñez, género, adolescencia y familia, desarrollo social, vivienda y educación son ejemplos de la falta de inversión y de recortes fácticos. La sociedad rionegrina estamos pagando una deuda millonaria contraída por el gobierno provincial en los últimos años, deuda que cargaremos en nuestras espaldas los próximos años y será pagada con mayores ajustes y entregas de los bienes comunes y del bienestar general de la población. El dinero obtenido a través de la deuda no ha sido destinado a revertir esta situación, por el contrario, vemos que desde el 2010 el promedio de camas disponibles en los hospitales públicos de Río Negro vienen disminuyendo progresivamente.
La gravísima crisis económica, social y sanitaria que la pandemia ha profundizado, encuentra sus inicios en años de políticas de recorte social. Es notable la desorganización, la impericia y lo desastroso que viene siendo la gestión de la pandemia en la provincia, lo cual se traduce en ausencia de articulación entre los distintos gobiernos locales para generar acuerdos que permitan enfrentar esta situación inédita. Como si fuera poco, aparecen las miserables disputas políticas y de poder entre Juntos Somos Río Negro y el Frente de Todos. Cada uno de los espacios políticos son tan funcionales a los sectores dominantes, que el eje para “enfrentar la pandemia” estuvo puesto en incrementar la presencia de las fuerzas policiales y las fuerzas de seguridad nacional (gendarmería y ejército). Los resultados están a la vista: incremento sostenido de los contagios y de las situaciones de abuso y violencia policial y ninguna política que garantice una cuarentena digna para los sectores más empobrecidos, ni conectividad para las familias, ni una política preventiva activa y consistente en los territorios. Vemos día a día cómo se perpetúa la crisis en los barrios y asentamientos, naturalizando la falta de servicios básicos e indispensables.
Ante esta situación somos las organizaciones populares las que damos respuestas colectivas y comunitarias a las necesidades de la población. Son las compañeras organizadas las que sostienen actividades que garantizan el plato de comida en los barrios, las que se exponen a la desidia estatal, al abandono cotidiano que significan la falta de respuestas y soluciones por parte de lxs responsables políticos. En los últimos meses, se han triplicado las viandas entregadas en los comedores de nuestras organizaciones, mientras que el gobierno provincial y los gobiernos municipales no dan respuestas a nuestras demandas de alimentos, herramientas de trabajo y elementos de higiene que nos garanticen las condiciones sanitarias para realizar nuestras tareas comunitarias.
Con respecto a la realidad de trabajadorxs docentes y estatales, el gobierno provincial adeuda una paritaria salarial desde hace más de 150 días, la inflación no cesa y sigue creciendo. El aguinaldo pagado en forma ilegal lo mantiene retenido. Asimismo, se pretende imponer un protocolo para el regreso a las clases presenciales que implica mayor flexibilización de nuestras condiciones de trabajo, ya que nos obliga a sostener en simultáneo una modalidad educativa virtual y presencial, al mismo tiempo que nos asignan a les trabajadores de la educación responsabilidades sanitarias y se promueve una pedagogía del control.
Además de lo salarial, el pase a planta permanente no se ha concretado en su totalidad, se siguen abonando sumas por fuera del básico y el IPROSS no da respuestas a sus afiliadxs, en consonancia con el desfinanciamiento y vaciamiento de la salud pública.
Al mismo tiempo, se ven afectados los ingresos de quienes subsisten de changas y trabajos temporarios, debido a la escasez de dinero circulante y producto de la cuarentena. Como respuesta, el gobierno nacional lleva a cabo la implementación del IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), a través de la ANSES, lo cual es insuficiente y condena a millones de personas a vivir bajo la línea de la pobreza. Ante ello el gobierno provincial no ha tenido una política seria, responsable, regular, de asistencia a la población frente a la cuarentena. Por ello consideramos que tiene que haber políticas de Estado para hacer frente a esta situación.
El desfinanciamiento sobre las instituciones públicas de atención a la población no se recupera de la noche a la mañana. Les trabajadores de salud, de educación, de infancia y adolescencia, de acompañamiento a mujeres víctimas de violencia, de comedores, merenderos, y empleades de comercio que están en la primera línea, están sufriendo un altísimo desgaste en sus lugares de trabajo y las condiciones de vida se agravan cada día más.
Consideramos que tiene que haber un sistema único de salud de calidad para toda la población, que se brinde de manera no arancelada desde la atención primaria de salud hasta las áreas de mayor complejidad y aparatología, haciendo énfasis en la prevención.
📢Exigimos
▪️ Fortalecimiento del sistema de salud, otorgando mayor presupuesto, para insumos e incorporación de profesionales y agentes sanitarios para enfrentar la pandemia
▪️ Plan de construcción de hospitales acordes a las poblaciones actuales
▪️ Sistema público y único de salud
▪️ Políticas preventivas en salud, basta de represión
▪️ Aumento salarial, igual a la canasta familiar
▪️ Paritarias ya
▪️ Plan de conectividad y accesibilidad gratis para los sectores populares
▪️ Plan de obras de luz, agua, gas y cloacas en los barrios.
 
No queremos las donaciones del partido gobernante, sino políticas publicas estatales que garanticen la salud y educación en tiempos de emergencia socioeconómica.
 
📣Ley de emergencia habitacional!
📣Ley de emergencia en violencia de géneros!
📣Políticas de prevención y erradicación de violencia de género!
El dinero es para el pueblo y no para la deuda
 
Organizaciones firmantes: Marabunta Río Negro y Neuquén - Frente de Organizaciones en Lucha Río Negro - Frente Popular Dario Santillan Regional Alto Valle de Río Negro y Neuquén - Lista Roja de ATE Cipolletti - Colectivo Docente, Unter.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS