jueves 13 de agosto de 2020 - Edición Nº924
Frente de Organizaciones en Lucha » Género » 22 jul 2020

Día Internacional del trabajo doméstico: la precarización del sector se agravo durante la pandemia

El rubro está ocupado en un 97,6% por mujeres e identidades feminizadas. La lucha por el reconocimiento, la visibilización y la conquista de derechos sigue siendo urgente.


El 22 de julio se conmemora el Día Internacional del Trabajo Doméstico con el objetivo de visibilizar y reconocer tanto la situación de precarización de las empleadas de casas particulares, como el sin fin de tareas domésticas que realizan las mujeres e identidades feminizadas en sus hogares sin recibir un salario a cambio. El origen de la fecha data de 1983, cuando se llevó a cabo el Segundo Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe.

En el último tiempo, gracias a la histórica lucha del movimiento feminista, se logró poner en cuestión la famosa frase “mi mamá no trabaja, es ama de casa”. A pesar de las múltiples resistencias que todavía existen, el debate sobre la cantidad de horas que las mujeres destinan al trabajo doméstico se coló en los medios de comunicación y en gran parte de los hogares bajo el lema “eso que llaman amor, es trabajo no pago”.

Según una encuesta sobre el Uso del Tiempo del Indec 9 de cada 10 mujeres participan en las labores domésticas, dedicándole más de 6 horas diarias, mientras que sólo 6 de cada 10 varones realizan las mismas funciones. La cantidad de tiempo que conlleva hace que muchas veces sea imposible combinar esas responsabilidades con una jornada laboral de 8 hs fuera del hogar, lo que genera que accedan a los trabajos más precarios y peor remunerados.

El confinamiento en el hogar sólo ha empeorado la situación de estas trabajadoras, ya que al no haber escuela se multiplican las tareas de cuidado y la demanda de atención de niñas y niños; Muchas madres se han tenido que convertir además en maestras jardineras o profesoras. Además son ellas también las que en los barrios sostienen los comedores y merenderos que alimentan a cientos de familias, por lo cual la jornada laboral sin salario sigue siendo igual o más extensa de lo que era previo a la cuarentena.

A esto hay que sumarle la realidad que viven aquellas que se desempeñan en casas particulares. Desde que se dispuso el Aislamiento Obligatorio se estableció que solamente debían seguir prestando servicios aquellas que entraran bajo la categoría de cuidadoras y tuvieran a alguna persona mayor, con discapacidad, o niños, niñas y adolescentes a cargo. Por lo tanto en muchos casos las jornadas se hicieron más largas y muchas se encontraron expuestas a contraer coronavirus por no contar con los elementos necesarios para garantizar la prevención.

Por otro lado, solo una de cada cuatro trabajadoras domésticas se encuentra registrada por lo cual muchos empleadores optaron por dejar de pagarles sus magros salarios, que rondan en 100 pesos la hora. Mientras que los despidos del sector que se encuentra registrado ascendieron a 20.700 en los últimos cuatro meses.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS