sábado 04 de julio de 2020 - Edición Nº884
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 10 jun 2020

La Plata

La mesa barrial de Tolosa reclama respuestas al Intendente Julio Garro para sobrellevar la cuarentena

Pidieron alimentos para los comedores y testeos para evitar que el virus se propague. Además pusieron en evidencia el histórico abandono del municipio en los barrios populares.


La Mesa Barrial integrada por los barrios de Tolosa, Ringuelet, La Unión, El Mercadito, La Bajada y Barrio Nuevo se reunió el lunes para poner en común los reclamos hacia el Municipio que conduce el Intendente Julio Garro. La necesidad más urgente es el aprovisionamiento de mercadería para los comedores que abastecen a las familias de la zona y la realización de testeos para evitar que el coronavirus se expanda en el barrio.

El espacio está integrado por vecinas y vecinos, movimientos sociales, comedores populares, profesionales de la salud del CAPS N° 15 y sectores de la educación. Todos coincidieron en remarcar el completo abandono en el que se encuentran los barrios, donde un gran porcentaje no tiene cloacas en sus viviendas ni tampoco acceso al agua potable. Esto además de vulnerar derechos básicos implica un mayor riesgo frente al coronavirus al no poder mantener las condiciones de higiene básicas.

Además desde que comenzó la cuarentena el Municipio ha destinado migajas para los comedores que son los espacios que vienen garantizando la supervivencia de miles de personas que se quedaron sin trabajo o que vivían de changas y empleos precarios. Este mismo reclamo es el que sostienen la mayoría de los comités de crisis que se han creado en distintos barrios populares de La Plata, y hasta ahora las respuestas han sido muy insuficientes.

A su vez, el Centro de Atención Primaria de la Salud N° 15 vive una situación crítica desde hace tiempo. En reiteradas oportunidades vecinas y vecinos del lugar junto con las y los profesionales han cortado la Avenida 120 para reclamar insumos, presupuesto y personal ya que la salita está totalmente vaciada. Este centro de salud es fundamental para las familias del barrio, ya que las líneas de colectivo que circulan por la zona tienen poca frecuencia y son solamente dos, con lo cual trasladarse al centro de la ciudad se hace muy difícil.

En este contexto es imprescindible contar con espacios de atención primaria de la salud para poder detectar a tiempo posibles casos sospechosos y para que la articulación entre los distintos niveles de intervención sea rápida y efectiva. En ese sentido, las y los vecinos manifestaron su preocupación al respecto y apuntaron a que sin presencia del Estado en el barrio la expansión del virus puede significar una catástrofe.

Por tal motivo, realizarán una próxima reunión el jueves 11 en la que continuarán pensando estrategias para elevar sus reclamos a los funcionarios municipales y realizarán una olla popular con los médicos de la salita en las cercanías del CAPS.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS