sábado 08 de agosto de 2020 - Edición Nº919
Frente de Organizaciones en Lucha » Educación/Cultura » 5 may 2020

córdoba

Educación en cuarentena

Desde nuestra organización realizamos una encuesta a las compañeras de los barrios populares de Córdoba, para saber qué implicancias tuvo y tiene la cuarentena en una sociedad marcada por una profunda desigualdad producto del sistema capitalista. Respondieron 450 compañeras y los resultados dejan en evidencia que la educación lejos de ser un derecho se ha transformado en un privilegio de pocos.


Por:
FOL Córdoba

El 19 de marzo del 2020 en Argentina se dicta el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) a causa del Covid-19. Se cerraron fronteras, se prohibieron eventos masivos, se suspendieron todos los trabajos que no fueran los esenciales y quedó suspendido también el período escolar en todo el país. Sin embargo, al poco tiempo, las clases se reanudaron de manera virtual.

¿Qué implicancias tuvo y tiene esto en una sociedad marcada por una profunda desigualdad producto del sistema capitalista?

Desde nuestra organización realizamos una Encuesta a las compañeras de los barrios populares de Córdoba, con el fin de contestar esta pregunta. Del total de compañeras que respondieron (unas 450 aproximadamente), pudimos saber que en promedio hay tres estudiantes por casa, cursando distintos niveles de escolaridad.

-18% Prejardin-Jardin

-40% Primaria

-36% Secundaria

-6 % Terciario o universitario

El método de estudio con el que se le impuso a la sociedad continuar es mediante clases virtuales. Sin embargo, este “novedoso método” depende exclusivamente del acceso a internet.

¿Cómo es el acceso en nuestros barrios?

Sólo el 28% de nuestros compañeros y compañeras tiene acceso al wi-fi, el 66% depende exclusivamente de datos móviles (con el costo que eso significa), mientras que al 6% no le llegan las compañías telefónicas o de internet a sus respectivos barrios.

Este “novedoso método” también exige que las y los estudiantes y docentes cuenten con algún dispositivo que permita conectarse para realizar las actividades escolares o tomar cursos virtuales. No hace falta decir la dificultad de acceder a ellos que existen en nuestros barrios, aún así estos son los datos:.

El 94% de nuestros compañerxs depende del celular (podemos afirmar que habiendo un promedio tres estudiantes por hogar, el celular sea compartido entre más de un niño/a por hogar). Mientras sólo el 4% dispone de una tablet o computadora.

Por ende, ante la necesidad de no perder el año, nos vemos en la necesidad de recurrir a las fotocopias o escribir las tareas manualmente. Esto significa costos carísimos a pagar, si tenemos en cuenta que cada niña tiene varias materias y si además, como se mencionó antes, hay más de un niñx por hogar.

A esto se le suma la dificultad que presentan las y los estudiantes a la hora de resolver las tareas enviadas. Al 98% de nuestros niñxs se les envían tareas, siendo solamente el 2% que no las recibe.

Uno de los principales problemas para poder cumplir con los deberes escolares, es el servicio de wi-fi o las impresiones, que perjudica al 70% de.nuestros estudiantes. Dejando a un 20% sin entender sus tareas.

Como si fuese poco, un 9% de lxs estudiantes nos han manifestado que además tienen dificutlades por la falta de espacio físico en sus hogares y por problemas familiares. La dimensión social que el gobierno no ve.

Finalmente, lo preocupante de todo esto: de más de 450 familias encuestadas y, en un número mayor de estudiantes, ¡¡¡SOLO EL 1% LO PUEDE HACER LAS TAREAS SIN PROBLEMAS!!!

¿Quién nos garantiza el derecho a la educación, siendo hoy en día un privilegio?

Así, los resultados dejan ver las profundas dificultades que existen para hacer frente a la obligación de seguir estudiando “normalmente” en tiempos de cuarentena.

Estos resultados, dejan en evidencia que la educación lejos de ser un derecho se ha transformado en un privilegio de pocos. Muestran que la posibilidad de desenvolverse, mantenerse y egresarse del sistema educativo son efectivas sólo para algunas personas, para aquellas que cuentan con computadora, internet y la garantía de un entorno que facilita el estudio y acompaña. Muy pocos de nuestrxs estudiantes son lxs que luego tendrán un acceso a la universidad -no sin todas las dificultades que también allí el sistema ejerce-

#LaPandemiaEsElCapitalismo

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS