miércoles 03 de junio de 2020 - Edición Nº853
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 27 abr 2020

TUCUMÁN

Costureras del FOL donarán barbijos a trabajadores y trabajadoras de la salud

Integrantes de cuatro barrios pertenecientes al Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) analizaron la situación en conjunto con integrantes de Marabunta del área salud y compañerxs médicxs que trabajan en distintos hospitales públicos. Definieron aportar una primera tanda de donación de 100 barbijos del taller Divina Costura a servicios de limpieza tercerizados en cooperativas de dos hospitales públicos. Solidaridad desde y para la clase trabajadora.


Por:
FOL Tucumán

Por detrás del aislamiento por la pandemia, el dengue y el #QuedateEnCasa que sólo un sector más acomodado pueden cumplir, en los barrios populares se tejen muchas historias. Las de represión policial y las carencias son las que sobran en los medios masivos de comunicación. Pero también se teje solidaridad desde los y las trabajadoras, por abajo, para denunciar que los gobiernos y el capitalismo ya excluían desde antes.

Las compañeras del taller Divina Costura integra unas 13 trabajadoras del Frente de Organizaciones en Lucha y funciona en el barrio Costanera. Dedicada sobre todo a realizar juegos didácticos de tela, hace tres semanas definieron volver a juntarse con las medidas de cuidado necesarias para producir barbijos de tres capas de friselina. Para esto limpian y desinfectan todo a la mañana antes de empezar la producción y siguen las recomendaciones del SIPROSA para su elaboración. Están abasteciendo los espacios de merenderos, ollas populares y galpones donde funciona el FOL Tucumán. Hace unos días definieron donar parte de esta producción, pero decidieron hablar antes con trabajadores/as de la salud para conocer su realidad.

La pandemia en el sistema de salud y los barrios

Dos profesionales del área de mantenimiento y dos médicos relataron a delegadas del FOL lo que está pasando en el sistema provincial. Éstos dijeron que “antes de la pandemia ya se habían ‘acostumbrado’ a trabajar en condiciones de precarización y que los elementos de protección personal que ahora se requieren son los que siempre deberían estar, y nunca tuvieron”.
Como parte del intercambio una compañera de Villa Lujan contó la dificultad para conseguir medicamentos indispensables para la salud mental, que “por la mala organización incluso empeoran el problema porque hace que todo el mundo se junte en la puerta de los hospitales desesperadas por ser atendidas”. Todos/as asienten y cuentan casos similares y los médicos corroboran que los pacientes y hospitales de salud mental quedaron relegados por el SIPROSA a un segundo y tercer plano ante la situación actual. Una médica contó que a ella le dan un barbijo quirúrgico que dura dos horas para cubrir una guardia de 12hs. Y así en casi todos los hospitales para quienes necesitan por su tarea elementos de protección personal.
Un trabajador de uno de los hospitales de referencia para coronavirus cuenta que en parte los casos de enfermedades “comunes” no se atienden porque no hay infraestructura ni elementos. Entonces muchas veces se niega la atención y se derivan porque no puede ponerse en peligro al personal de salud.

Policía en vez de agentes sanitarios 

Una delegada del FOL cuenta que en su barrio -que queda a 10 minutos del centro de la capital- el dengue es lo que más preocupa, que el Centro Atención Primaria de la Salud (CAPS) no atiende, no da anticonceptivos ni ninguna consulta. Que la policía reprime y “verduguea” más desde que está la cuarentena. “Tienen territorio liberado y a la noche no se puede salir ni al kiosco porque no sabés si volvés. No hace falta un motivo, te llevan y te golpean porque si y te sueltan al rato”. Gran parte de la gente del barrio no puede hacer la cuarentena porque sino no come porque trabaja para el día.
Esta primera donación si bien es una cantidad acotada, es un gesto importante e implica un esfuerzo en este momento pero “es una manera de instalar la solidaridad y no el enfrentamiento con quienes trabajan en el sistema de salud, también expuestos por la falta de cuidados por la parte del estado” como manifestaron desde FOL.
Sobre el uso que podrían tener estos barbijos donados se remarca que los trabajadores de los servicios de limpieza, tercerizadas y contratadas bajo supuestas cooperativas que no cumplen con ninguno de los elementos de protección.

Un médico cerró manifestando que le reconforta mucho saber que “los laburantes de los barrios se preocupan por cuidarnos como trabajadores de la salud, siendo el sector más golpeado por esta realidad. Desde lo simbólico e anímico este gesto de solidaridad es muchísimo”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS