miércoles 03 de junio de 2020 - Edición Nº853
Frente de Organizaciones en Lucha » Opinión » 17 abr 2020

SEMANA DE OLLAS POPULARES

Salta: la salida es la organización colectiva y popular

En Salta, ayer en los barrios Solidaridad y San Calixto se llevó a cabo la jornada de ollas populares. El hambre no hace cuarentena porque la pobreza es vivida con mucha crudeza en los barrios, asentamientos, merenderos y comedores de todo el país


Por:
FOL SALTA

En una Argentina que se presentaba a principios de año frágil económicamente, con un pie cercano y posible al default, y con medidas en la agenda política- económica del gobierno para hundir más a la clase trabajadora llega la pandemia a nuestras casas, dejando actualmente a 2.571 contagiados y 112 muertos declarados.

Un virus incontrolable salta de potencia en potencia provocando en argentinos psicosis y crisis en todos los ámbitos. Frente a esto, un gobierno con una administración ineficiente, con aplicaciones de programas de protección y asistencia a la población muy endebles, poco efectivas, con demasiadas falencias y lentitud, con una política pública al servicio de los patrones para salvarlos del inminente caos.

 

Los grandes perdedores somos las y los trabajadores precarizados que nos paralizamos con nuestros ingresos que generan la posibilidad de vivir antes, durante y después de la cuarentena puesto que miles de cuentapropistas, constructores, feriantes, trabajadores con oficios, changarines, empleadas domésticas, cartoneros, trabajadores golondrinas, cooperativistas no tengan cómo alimentarse, cómo pagar asistencia médica privada porque los hospitales están colapsados, y hasta como cubrir sepelios en esta crisis sanitaria.

 

El "quedáte en tu casa" se convierte en un gran privilegio de clase, en donde aquel que quiera salir a buscar cómo no morir o dejar morir de hambre a su familia es multado, maltratado y hasta golpeado por la policía. Eso sí, el Estado brinda para nuestra segura cuarentena a los represivos que velan  por nosotros.

Un Estado contradictorio que manda a hacer filas a los ancianos para cobrar sus miserables pesos; un Estado que permite reducción de salarios y despidos como en los frigoríficos; un Estado que margina a trabajadores varados en provincias y trae a empresarios del extranjero infectados; el mismo Estado que envía mercadería con gorgojos porque "nos curará milagrosamente del cáncer"; un Estado que ni con o sin pandemia les importan los femicidios, como el de Camila Tarocco víctima de la opresión patriarcal; es ese mismo Estado que promete Ingresos Familiares de Emergencia inalcanzables; el mismo que no equipa a los explotados  trabajadores de la salud, ni mucho menos da ayudas alimentarias a comedores y merenderos que crecen descomunalmente como los de Salta por la demanda generalizada, por la imposibilidad de vecinos y familias completas que no pueden con los recursos escasos que tienen.

 

Las ollas populares son el reflejo de que aunque la cuarentena este presente crece la pobreza, la exclusión, y haya o no Covid-19 una población nutricionalmente vulnerable corre riesgo de padecer cualquier enfermedad.

Esa triste  radiografía se puede cambiar con la solidaridad, con la multiplicación de las ollas populares porque la salida es la organización colectiva y popular

 

 FOL Frente de Organizaciones en Lucha Salta

  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS