domingo 05 de abril de 2020 - Edición Nº794
Frente de Organizaciones en Lucha » Novedades » 10 mar 2020

Sobre la baja en el precio del petróleo: ¿Qué consecuencias traerá para las y los trabajadores?

El lunes pasado el precio del crudo bajo de manera abrupta. Los temores por una crisis económica se profundizan a nivel mundial.


Durante la jornada de ayer si vivieron momentos de gran preocupación tanto a nivel mundial como a nivel local por la baja del precio del petróleo. Pero, ¿cómo impacta esto en nuestro país? Y sobre todo ¿qué consecuencias puede traer a grandes rasgos para la clase trabajadora?

Por empezar, es necesario comprender que la economía de los distintos países se encuentra muy interconectada, esto genera que algo que sucede en un lugar lejano puede tener impacto acá. En este caso, la baja en el precio del petróleo se produjo por diversos factores que tienen que ver con decisiones y movimientos que fueron generando el sector financiero y los empresarios.  

Pero el detonante de la situación se generó porque al expandirse el coronavirus diversos países, entre ellos China, están reduciendo su producción y tomando medidas de aislamiento, lo que genera menos demanda de petróleo. Aunque en lo que va del año hubo una reducción del 50% del precio producto de otros factores, así a comienzos del 2020 el barril se encontraba en 70 dólares, y hoy está en 35 dólares.

A esto se le sumó que la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) liderada por Arabia Saudita propuso reducir la oferta de barriles, para de ese modo equilibrar el precio y Rusia rechazó la propuesta debido a que eso impacta en la cantidad de sus ventas. Por lo tanto al haber mucha oferta y poca demanda, el precio del crudo baja.

Impacto sobre Vaca Muerta

En Argentina, desde el año 2013 comenzó a explotarse uno de los reservorios de gas y petróleo más grandes del mundo, ubicado en las provincias de Neuquén y en menor medida en Río Negro, Mendoza y La Pampa. Dicho emprendimiento contó con la intervención de YPF y con  inversiones de empresas privadas multinacionales a las cuales se les otorgaron múltiples beneficios.

Pero para que el negocio de Vaca Muerta sea rentable los empresarios estipulan que el precio del barril debería estar por encima de los 50 dólares, por lo que el abrupto descenso del precio a 35 dólares puso en alarma al gobierno de Alberto Fernández, quien ve peligrar la continuidad de la explotación.

Es por eso que ayer el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, se reunió con el presidente de YPF, Guillermo Nielsen, para pensar qué medidas adoptar. Alguna de las posibilidades que se barajaron podría ser bajar las retenciones que hoy se encuentran en 12% a un 8%.

Vaca Muerta fue ampliamente rechazado por diversos movimientos ambientalistas, sociales y pueblos originarios por las graves consecuencias que acarrea tanto para el medio ambiente como para las personas que viven a su alrededor. Este tipo de explotación requiere grandes cantidades de agua potable, el desplazamiento de comunidades originarias y la apropiación de sus tierras, y genera una gran contaminación de la tierra.

Pese a esto, el interés del gobierno por mantener el proyecto a flote se debe a que es uno de los principales recursos para generar entrada de dólares y con ellos pagar la deuda al FMI y a los bonistas. Es decir que se le destinarán medidas y fondos para su continuidad, mientras que a otros sectores se les sigue diciendo que no hay dinero para el aumento de sueldos o la generación de puestos de empleo, manteniendo a miles de trabajadores y trabajadoras por debajo de la línea de pobreza.

Con la situación actual se observan las consecuencias de tener una economía que depende casi en su totalidad del sistema extractivista que saquea la naturaleza y los territorios sin ningún tipo de límite. La falta de políticas para diversificar las áreas productivas del país hace que seamos dependientes de los valores y precios que se establecen a nivel mundial, por eso producto de la crisis a nivel mundial también bajarán los precios de otros commodities (granos, carne, energía, etc) lo que redundará en menos recaudación.

A su vez, el emprendimiento de Vaca Muerta se desarrolla en provincias donde se profundiza la desigualdad y la falta de oportunidades, donde hay una fuerte crisis habitacional con familias enteras que no pueden acceder a la vivienda y donde la crisis hídrica es la peor de los últimos años.

A su vez, cabe destacar que en todos los casos en los que el precio del petróleo ha subido eso se traslada de manera automática a los bienes de consumo y principalmente a los alimentos. Pero ahora que el precio baja desde el gobierno apuestan a mantener el mismo precio en los surtidores.

Por esto, desde muchos espacios se plantea que la deuda es con el pueblo y no con el FMI, con lo que se intenta marcar que todas las políticas no pueden ir orientadas a saldar las cuentas pendientes con el organismo internacional, sino que se debe priorizar la educación, la salud y el trabajo de las grandes mayorías.

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS