domingo 29 de marzo de 2020 - Edición Nº787
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 3 mar 2020

Salta

Marcha contra la brutalidad policial

Nuevamente en la capital salteña, el pasado 23 de febrero, un joven de 19 años sufrió el abuso de autoridad por parte de la policía salvaje. Ayer, lunes 2 de marzo, la familia junto a un grupo de vecinas y vecinos y organizaciones sociales reclamaron justicia.


Por:
FOL Salta

 

Luciano Cruz, joven padre y trabajador, perdió un ojo y lucha por recuperar el otro tras las agresiones recibidas en su barrio en Norte Grande zona sureste de Salta, por policías de la décima que con lluvias de balas de goma dañaron al joven no solo en su rostro sino también en su cuerpo. Fue abandonado y socorrido por vecinos.

 

Y como si esto no fuera poco, en el hospital Papa Francisco, donde lo trasladaron, tuvo la inesperada visita de policías que lo amenazaron y lo golpearon con el justificativo de disturbios ocasionados por el joven en el hospital que se hallaba  vendado y maltrecho en la cama.

 

El lunes 2 de marzo salieron a las calles familiares de Luciano, amigas, vecinas porque este accionar bárbaro por parte de la policía del ministro de  Seguridad, Juan Manuel Pulleiro, arremete, abusa, amenaza, mata.

 

Esta fue una nueva lucha en contra del accionar represivo de aquella policía que dice ser la que nos cuida, la que el ministro de seguridad de la provincia declara y defiende como policía "humanista", esa misma que Sáenz ampara y enmascara como la que "ayuda a los más desprotegidos del Norte". Pero es esa, la misma que estuvo en boca de tantos vecinos marchando por el barrio porque golpea sin piedad a jóvenes como Luciano, a jóvenes que trabajan, que sostienen a sus familias, a jóvenes que sanamente se divierten.

 

Se escuchaba cánticos de bronca, entre el humo de la negrura pesada de ruedas quemándose, de familiares que aún no pueden creer que este joven como otros hayan sido producto de tremendo destino del verdugo represor  funcional al Estado.

 

Qué destino el de estas humildes familias y de estos jóvenes sospechados y perseguidos por portar un rostro que se ajusta a los identi kit de estos portadores de armas con licencia para gatillar.

 

 Pedimos que se esclarezca el caso, justicia por Luciano y su familia.

 Basta de represión y abuso policial.

 Basta de perseguir a nuestros jóvenes trabajadores.

 

Ni un joven más reprimido y amenazado por la policía.

Basta de criminalización de la juventud del barrio y de la pobreza.

Fuera Pulleiro.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS