jueves 01 de octubre de 2020 - Edición Nº973
Frente de Organizaciones en Lucha » Opinión » 20 dic 2019

fuerzas represivas

A dos años de la aprobación Reforma Previsional con represión

Hace dos años, el 18 de diciembre de 2017, el gobierno macrista lograba la aprobación en el Congreso de la Reforma Previsional que modificaba el sistema de actualización de los haberes de las y los jubilados. Afuera de la Cámara de Diputados, en la calle, una gran movilización popular se manifestaba y fue brutalmente reprimida. En esa ocasión el militante del FOL, Horacio Ramos, y otros manifestantes perdieron la vista, como consecuencia del accionar policial.


La tarde del 18 de diciembre de 2017 las inmediaciones del Congreso de la Nación era un desfile incesante de manifestantes. Miles de personas nucleadas en organizaciones sociales y sindicales se concentraron en lo que quedaba de plaza sin vallar para expresar su repudio a la iniciativa macrista de convertir en ley el proyecto de reforma previsional.

El 14 de diciembre, ya habían intentado desde el oficialismo presentar en la Cámara baja el proyecto que implicaba un recorte a jubilaciones y pensiones al modificar el Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones y a la movilidad de las Prestaciones Previsionales, y también introducía cambios a la Ley de Contrato de Trabajo Esa sesión se había suspendido debido a la represión desatada por la Gendarmería.

Luego de eso, el entonces presidente Mauricio Macri para lograr apoyo legislativo había firmado el Pacto Fiscal con gobernadores que se comprometieron a apoyar el ajuste y reducir el déficit de sus provincias.

Ya con el escenario preparado para el 18, la tensión se sentía. Esta vez la represión estuvo a cargo de la Policía de la Ciudad, que con un despliegue de carros hidrantes y efectivos en moto despejaron en poco tiempo la Plaza de los Dos Congresos. Gases lacrimógenos y balas de goma para el saldo de más de 200 personas heridas y un centenar de detenidos.

En ese violento accionar de la fuerza policial que avanzaba sobre todos los manifestantes que habían salido a la calle, Horacio Ramos recibió un balazo en el ojo derecho que le provocó la pérdida total de visión en ese órgano.

Horacio, militante del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), trabajaba en ese momento como herrero en una de las cooperativas de la organización en el distrito de Almirante Brown, al sur del conurbano.

“Estaba detrás de una madera sobre Irigoyen casi Solís y había dos tiradores al frente. Uno en diagonal izquierda y otro recto por la derecha. Uno delgado, estatura normal y el de la derecha aproximadamente 1.80 de alto. El impacto fue de una distancia de entre 5 y 8 metros. Recibo el impacto y me doy cuenta inmediatamente, me tape con la mano y vi sangre y volví a cubrir”, relató Horacio al día siguiente de la represión.

Cabe recordar que el caso de Horacio no fue el único, sino que hubo por lo menos diez personas más que sufrieron la misma lesión, mientras que muchos otros padecieron otro tipo de heridas.

Actualmente sigue vigente el reclamo de justicia, para Horacio y las demás personas que esa tarde perdieron un ojo por los disparos directos y a poca distancia de la policía.

Ayer, Horacio se aproximó hasta la casa de gobierno y pudo interpelar al presidente Alberto Fernández, quien lo escuchó tras las rejas pero poco pudo responder.   

Vale  la pena destacar que en la actual coyuntura de luchas en Latinoamérica, los pueblos de los países hermanos se ven atacados por las fuerzas represivas de maneras similares a como lo hicieron y la hacen aquí también.    

En Chile unas 200 personas han perdido los ojos por disparos de Carabineros en el marco de la represión a la protesta del pueblo chileno contra el gobierno de Sebastián Piñera

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS