lunes 14 de octubre de 2019 - Edición Nº620
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 8 oct 2019

Pobreza

"Cuatro de cada diez tucumanos y tucumanas somos pobres"

La situación de pobreza, denunciada desde hace años por las organizaciones sociales, se ve agravada en medio de una crisis que parece no tener fin. Frente a ello, funcionarios de las áreas sociales de la provincia y municipio de la capital se desligan de sus responsabilidades y le achacan toda la culpa a un Estado Nacional que, vale decirlo, tiene un enorme peso en las responsabilidades pero no exclusivamente.


Por:
FOL Tucumán

Según la última medición del INDEC, más del 40% de los tucumanos es pobre, casi el doble (24,2%) que a principios del año pasado. Las cifras son contundentes por donde se las mire: 4 de cada 10 tucumanos están debajo de la línea de la pobreza, o, lo que es lo mismo, uno de cada tres hogares. Si lo traducimos a personas, son más de 360 mil, a las que deberían agregarse casi 54 mil en situación de indigencia.

¿Lo decimos de otra forma? Imaginemos que tienen que llenar una cancha de fútbol: son casi 15 canchas de San Martín repletas, o 12 de Atlético.

La situación de pobreza, denunciada desde hace años por las organizaciones sociales, se ve agravada en medio de una crisis que parece no tener fin: suba de tarifas, aumento del dólar, incremento de precios y todo, en conjunto, se siente más en los hogares de más bajos recursos.

Frente a ello, funcionarios de las áreas sociales de la provincia y de Capital (uno de los municipios con mayor cantidad de pobres, al igual que Tafí Viejo), desligan sus responsabilidades y le achacan toda la culpa a un Estado Nacional que, vale decirlo, si tiene un enorme peso en las responsabilidades. (nota de LG del 30/9)

En el caso de Federico Masso, titular del área de asistencia social de la Municipalidad, todo se explica por quienes desde hace casi 30 años viven en la pobreza o al borde de ella, que son las primeras víctimas ante los incrementos de precios. No tiene que ver con el modelo, los gobiernos que se han sucedido en los últimos 50 años en la provincia y en el país (el municipio es aliado al macrismo además), o la precariedad intrínseca a la que se somete a cientos de miles de tucumanos: tiene que ver solo con que unos cuantitos cobran poco. Si cobraran un poquito más, el índice no se movería tanto.

Similar explicación esgrimió el titular de la Unidad Ejecutora de programas y proyectos sociales del Ministerio de Desarrollo de Tucumán, Guillermo Socolsky, quien afirmó: “La mejor herramienta para combatir la pobreza es generar trabajo, pero el Gobierno nacional destruyó el empleo y el salario”, declaró en La Gaceta el último día de septiembre.

Parece que sería necesario recordar que desde hace años las organizaciones sociales le venimos reclamando eso al gobierno provincial: trabajo, y siempre hemos tenido una negativa ante cada pedido de trabajo formal. Pero también, vale recordar, en los últimos dos años fábricas emblemáticas de la provincia cerraron sus puertas, sin que el gobierno atine a nada. Ahí están los trabajadores del Luque, el ingenio San Juan, el Santa Rosa, Alpargatas, BGH, Cerámica Ranchillos, Molinos Cañuelas, Tucumán Vidrios y de las cientos de Pymes que bajaron definitivamente la persiana. ¿Todo eso es sólo responsabilidad del gobierno nacional?

Justifica, además, la intervención del gobierno provincial como amortiguador del impacto de las políticas nacionales cuando, en realidad, lo que hizo fue subsidiar holgadamente el desfalco que hicieron empresarios reconocidos que presentaron quiebras fraudulentas, antes que garantizar los puestos de trabajo perdidos. Sus propuestas “superadoras” son apenas parches para pasar la crisis esta vez, pero poco o nada resuelven a largo plazo, como la “cláusula gatillo en la Asignación Universal Por Hijo, que se ajuste según la línea de indigencia”, lo que equivale a que los pobres sigan siendo pobres pero que no se les note tanto.

Dejamos, para el final, la afirmación más jugosa de todas. Más allá de no depositar demasiadas esperanzas en que el próximo gobierno pueda revertir a la brevedad el desastre social que estamos viviendo, afirma sin ruborizarse que, en 2017 “el gran mérito fue pasar del 33% al 28% de pobreza”. Con tener menos de 300 mil pobres nos conformamos, nos están diciendo desde el gobierno provincial.

Desde el Frente de Organizaciones en Lucha seguiremos por un camino que ya hemos elegido desde hace años, que está lejos de ser el de los gobiernos que representan estos funcionarios, y mucho menos el nacional. Nosotros seguimos reclamando trabajo genuino con todos los derechos, paritarias libres, organización democrática y soluciones para nuestros barrios. Mientras algunos disfrutan de sus jugosos sueldos, nos vienen a hablar de caridad.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS