lunes 14 de octubre de 2019 - Edición Nº620
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 18 sep 2019

Continúa la impunidad

Movilización a 13 años de la segunda desaparición de Jorge Julio López

Organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos concentrarán en La Plata y en distintos puntos del país para exigir por la aparición con vida y juicio y castigo a los responsables.


La Multisectorial La Plata, Berisso y Ensenada, junto a organizaciones sociales y organismos de derechos humanos, convocó a una movilización a causa del aniversario número trece de la segunda desaparición de López a las 18 horas en Plaza Moreno.  Entre las consignas, además, se reclama por la libertad para los ex choferes de la línea Este y de todxs lxs presxs por luchar, y para detener el saqueo del FMI, el hambre y la represión del gobierno de Macri. También se marchará en otras ciudades como CABA y Mar del Plata.

Jorge Julio López fue militante de Montoneros durante la última dictadura cívico-eclesiástica-militar y desaparecido entre 1976 y 1979. Un grupo de tareas de inteligencia de la Policía Bonaerense, a cargo de Miguel Etchecolatz, lo secuestró y mantuvo cautivo en varios centros clandestinos de detención del circuito Camps como el destacamento de Arana y las comisarías quinta y octava de La Plata. En 2006, luego de declarar contra el genocida, desapareció por segunda vez y hasta el día de hoy su paradero es desconocido.

Etchecolatz fue condenado a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad, entre ellos el secuestro y asesinato de un grupo de adolescentes durante la Noche de los Lápices, apropiación de menores,  y otros 91 delitos asociados. En 2014, mientras se leía la sentencia que lo condenaba por los crímenes cometidos en el CCD La Cacha, fue fotografiado con un papel que decía “Jorge Julio Lopez” y de manera menos legible “Secuestrar”. El año pasado se revocó el beneficio de la prisión domiciliaria gracias a las múltiples movilizaciones de organismos de DDHH que exigieron cárcel común.

Durante los gobiernos que pasaron la causa por la desaparición forzada del albañil no ha avanzado, y actualmente no hay ningún imputado. En 2008 se intervinieron los teléfonos de la cárcel de Marcos Paz, donde se encontraban los genocidas, y se detectaron irregularidades como líneas de teléfono no informadas y alteraciones en los libros de visita. La policía bonaerense, a cargo del entonces gobernador de la provincia Felipe Solá, fue apartada por “negligencia manifiesta”.

Luego de implantar pistas falsas, y de que Aníbal Fernández sugiriera que quizás “estuviera en la casa de su tía tomando té”, el ex ministro de Seguridad León Arslanián aseguró arteramente que la causa se encontraba encaminada. Luego de que los familiares de López lo contradijeran públicamente, admitió que alrededor del caso se encontraba en juego la “gobernabilidad” de la Provincia por lo que investigar a los sospechosos podría traer consecuencias para los funcionarios kirchneristas.

Durante el gobierno de Mauricio Macri la causa se mantuvo estancada y, además, desde el Ejecutivo se cuestionó el número de desaparecidos. Luego, desde el Poder Judicial se dictó un fallo que favorecía a los genocidas con el cómputo doble de los días que estuvieran detenidos en prisión preventiva (2x1), el cual fue ampliamente rechazado y finalmente revocado.  A pesar del paso del tiempo y de los gobiernos, no hay ningún tipo de progreso en la investigación que involucra a agentes parapoliciales y genocidas como responsables de la segunda desaparición de López.  

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS