sábado 07 de diciembre de 2019 - Edición Nº674
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 13 sep 2019

Crisis Económica

Emergencia Alimentaria: avance parcial y continua la pelea

Luego de dos semanas de movilizaciones se aprobó la media sanción de Ley de Emergencia Alimentaria. Mientras tanto, las organizaciones sociales siguen reclamando aumento de salario y más cupos laborales.


El FOL, el Frente Popular Darío Santillán Corriente Nacional , el MTD Aníbal Verón, el FAR en Marabunta  y la Federación de Organizaciones de Base FOB, entre otros, llevaron a cabo una jornada nacional de lucha con el objetivo de visibilizar la grave situación económica que atraviesa la clase trabajadora, y pedir por nuevos puestos de trabajo y aumento salarial.

En ese marco, tambien movilizaron a favor de la inmediata sanción e implementacion de la Ley de Emergencia Alimentaria, que caracterizaron como una medida urgente por la grave situación de los comedores barriales. Aunque remarcaron que en este contexto no alcanza para afrontar la crisis extrema, y que la lucha por aumento salarial es central y continua vigente. 

Los y las cooperativistas que trabajan en el marco de los programas Hacemos Futuro y Salario Social Complementario cobran apenas $7500, un salario que se encuentra bajo la línea de indigencia, y que está atado al 50% del Salario Mínimo Vital y Móvil.

El miércoles el gobierno tomó la decisión de reprimir con palos y gases lacrimógenos a militantes del Polo Obrero y de Barrios de Pie que estaban reclamando por comida, entre los que había mujeres con bebés y niños.  Varios manifestantes resultaron heridos en la cabeza, y dos fueron detenidos.  La ministra Stanley decidió no atender a las organizaciones que reclamaban la urgencia de la situación y las calificó de “extorsivas”.

El día siguiente en la cámara baja se sancionó unánimemente la prórroga de la Ley de Emergencia Alimentaria hasta el año 2021. El objetivo de esta ley es cumplir con las necesidades nutricionales de ancianos, embarazadas y niños pobres del país, mientras que se aumentarían los valores de los planes contenidos en las políticas públicas de alimentación y nutrición.  Con un dólar a $58, se trataría de un aumento de 172 millones de pesos anuales en el Presupuesto 2019.

Este aumento no resuelve la problemática estructural de la pobreza, por lo que se espera que los movimientos sociales continuen la pelea por las condiciones de trabajo. 

La Ley de Emergencia Alimentaria fue implementada hace 17 años y lo cierto es que la tasa de pobreza siempre se mantuvo arriba del 30%. Las organizaciones sociales piden por más puestos de trabajo para reducir la tasa de desempleo, que alcanza el 10,1%  de la población, y por aumento salarial acorde a la inflación y arriba de la línea de pobreza.

Lo cierto es que la Ley de Emergencia  Social, prorrogada en 2015,  le da poder a la Jefatura de Gabinetes, a cargo de Marcos Peña, para realizar las reestructuraciones presupuestarias necesarias en hasta 25 mil millones de pesos, con un adicional de 5 mil millones en caso de que las partidas sean totalmente ejecutadas.  Desde que asumió Macri, se fugan 2,4 millones de dólares por hora, lo que significaría que todas las semanas se fuga el equivalente al monto necesario para el aumento presupuestario de todo un país, en manos unos pocos empresarios, funcionarios del gobierno y ahorristas especuladores.

Mientras tanto los productos de consumo masivo aumentan hasta 100% anual, según el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda. El mismo informe indica que uno de cada tres pesos del SMVM se destina a la compra de alimentos de la canasta básica individual, y que el poder adquisitivo de este ha caído en un 18,5% en salarios no registrados, y 11,9% en salarios promedio en el último año y medio.

La prórroga de la Ley de Emergencia Alimentaria, que todavía resta ser aprobada en la cámara de senadores y que el presidente no emita el poder de veto, tampoco se encuentra dolarizada, por lo que las corridas cambiarias podrían reducir significativamente su valor, ya que se aumentaran los valores acorde a la inflación cada tres meses. Se necesitan medidas urgentes que generen empleo de calidad y aumenten el SMVM al valor de la canasta básica para reducir la pobreza y el hambre.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS