martes 27 de septiembre de 2022 - Edición Nº1699
Frente de Organizaciones en Lucha » Comunicados » 13 jul 2022

#NoAlAjusteDelFMI

Jornada de lucha de la Unidad Piquetera frente al Ministerio de Economía y en todo el país

Este jueves 14 de julio a partir de las 10 de la mañana los movimientos sociales realizarán una jornada de lucha a nivel nacional para exigirle a la ministra de Economía, Silvina Batakis, que escuche sus demandas. En Ciudad de Buenos Aires convocan desde el Obelisco a Plaza de Mayo, y en cada punto del país visibilizaran la importancia del trabajo cotidiano frente a la avanzada persecutoria que sufren.


¡Las mismas caras para viejas fórmulas: suspensión de pago al FMI ya!
CABA: 10 hs. Obelisco- 12 hs Plaza de Mayo.
El próximo jueves 14 de julio a partir de las 10 hs los movimientos sociales realizaremos una jornada de lucha a nivel nacional para exigirle a la ministra Silvina Batakis que escuche nuestras justas demandas y para visibilizar en cada punto del país la importancia de nuestro trabajo cotidiano frente a la avanzada persecutoria que estamos sufriendo.
 
Desde la Coordinadora por el Cambio Social expresamos nuestra profunda preocupación por el rumbo económico, político y social que está tomando el gobierno condicionado por la decisión, desde el día mismo de su asunción, de acordar con el FMI el pago de la deuda ilegítima y fraudulenta que contrajo (y fugó prácticamente en su totalidad) el gobierno de Mauricio Macri y sus aliadxs de los sectores concentrados de poder.
El cambio de ministrxs no planteó un cambio de rumbo, sino que las medidas de Batakis apuntan a profundizar el ajuste y a “calmar” los mercados descargando todo el costo de la crisis en quienes menos tienen. Pagar al FMI es incompatible con las promesas de campaña de mejorar las condiciones de vida de miles de trabajadores y trabajadoras; es incompatible con políticas públicas contra la violencia por razones de género, que sigue matando una mujer, lesbiana, travesti, persona trans o no binarie cada 30 horas; es incompatible con la implementación real del cupo laboral trans y mejoras en la situación laboral de miles de trabajadoras precarizadas; es incompatible con una educación y una salud pública de calidad; es incompatible con el acceso a la vivienda digna y la soberanía alimentaria.
Durante estos años de gestión, el Frente de Todos lo único que hizo fue profundizar el rumbo de la gestión macrista, con una caída a pique de los salarios -especialmente de las personas de más bajos ingresos- y una escalada inflacionaria que cada vez está más fuera de control y que para fin de año ya se calcula que ronde en el 90%. A su vez, las medidas orientadas a captar dólares impulsan el agronegocio y la explotación extractivista de nuestros bienes comunes y una nueva “teoría del derrame” que supuestamente favorece a los sectores populares e históricamente no ha hecho más que engordar las arcas de los ricos.
La salida de Martín Guzmán y la entrada de Silvina Batakis al ministerio de economía (ex ministra de la gestión de Daniel Scioli y quien llevó adelante un ajustazo en la provincia de Buenos Aires) no hace más que confirmar este rumbo, con el anuncio de un paquete de medidas que muestran que el principal interés de este gobierno es cumplir las “metas” que plantea el acuerdo con el Fondo y por esto repite viejas fórmulas que no han llevado más que a profundizar las crisis y empeorar las condiciones de vida del pueblo: un fuerte ajuste sobre el gasto público que anuncia mayor flexibilización y precarización laboral, hospitales sin insumos y escuelas-bomba que matan a compañeres docentes, aumento de tarifas, más devaluación, menos presupuesto para jubiladxs, menos acceso a la vivienda, menos políticas públicas orientadas a garantizar los derechos de las mujeres, personas del colectivo LGTB+, niñeces y juventudes.
A pesar de la escalada represiva, las persecuciones judiciales, las olas de allanamientos a nuestros espacios comunitarios y las falsas acusaciones mediáticas que hemos tenido que sufrir en estas últimas semanas, los sectores populares en lucha seguiremos movilizadxs en las calles, porque es la forma en la cual históricamente hemos conquistado nuestros derechos.
Los movimientos sociales somos parte de la solución y no el problema, somos quienes estuvimos en la primera línea enfrentando la pandemia en los barrios. Además el trabajo que desarrollamos de forma cotidiana es el que garantiza necesidades tan básicas como la de que cada familia pueda tener un plato de comida en su mesa. La disputa interna del Frente de Todos por el control territorial es una política mezquina y vergonzosa que ataca nuestro legítimo derecho a organizarnos y erosiona las redes comunitarias construidas con años de esfuerzo y trabajo colectivo.
Por eso, llamamos también a salir en la mayor unidad, junto a trabajadores formales, informales, precarizadxs, y todas aquellas personas que realizan trabajos de cuidado, sin remuneración y no reconocidos, a pesar de ser quienes sostienen la trama social ante la crisis. ¡En estos tiempos en los que las condiciones de vida se hacen cada vez más difíciles, es fundamental como pueblo salir juntxs a luchar!
¡Fuera FMI! ¡Suspensión ya de los pagos e investigación de la deuda!
¡Basta de persecución política a los movimientos sociales!
¡Nos quieren sacar de la calle, pero no de la pobreza!

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS