martes 15 de octubre de 2019 - Edición Nº621
Frente de Organizaciones en Lucha » Comunicados » 1 jul 2019

¡La dignidad de nuestras construcciones se defiende!

Respuesta del FOL frente al discurso mentiroso del periodista Jorge Lanata. Basta de perseguir y criminalizar la protesta social.


Desde el Frente de Organizaciones en Lucha repudiamos el informe transmitido ayer por canal 13 en el programa “Periodismo para Todos” de Jorge Lanata. El mismo se tituló “El negocio de la pobreza” y forma parte de una de las tantas operaciones mediáticas para difamar y deslegitimar el trabajo que realizan los movimientos sociales.

En esta edición, Jorge Lanata deja en evidencia que es un claro vocero de los intereses del gobierno macrista, que intenta criminalizar la pobreza y la organización para seguir justificando el brutal ajuste que golpea a millones de personas a lo largo de todo el país. Con este discurso sesgado y mentiroso apuntan además a instalar un chivo expiatorio para profundizar la represión contra las y los que luchan por sus derechos básicos.

Los movimientos sociales venimos dando batalla desde hace casi tres décadas para mejorar las condiciones de vida de miles de trabajadores y trabajadoras que son expulsados de manera sistemática del mercado laboral por los sucesivos gobiernos. Somos las y los que sufrimos las consecuencias de las políticas económicas que favorecen a los sectores más concentrados de la economía y que se enriquecen a costa de nuestra pobreza.

A lo largo de este tiempo, llevamos adelante comedores y merenderos, impulsamos cooperativas de trabajo y productivos, sostenemos bachilleratos populares para que nuestros compañeros y compañeras puedan acceder a la educación, desarrollamos jardines populares, espacios para contener a la juventud, y luchamos para que día a día nuestras compañeras puedan empoderarse y salir de situaciones de violencia de género en sus hogares.

De esta manera, damos respuesta a las problemáticas más urgentes y a las necesidades básicas insatisfechas que el Estado debería garantizar. A cambio recibimos un ínfimo salario de 6.500 pesos, que lo único que hace es condenarnos a sobrevivir por debajo de la línea de indigencia, precarizarnos y no reconocernos como trabajadoras y trabajadores.

En muchas oportunidades, ante nuestras exigencias de nuevos puestos de trabajo y aumento salarial, su respuesta ha sido la judicialización y persecución de las y los militantes, con el claro objetivo de amedrentarnos y desmovilizarnos.

El gobierno de Macri se beneficia de nuestra situación, ya que en vez de generar trabajo con todos los derechos nos quieren conformar con migajas condenándonos a la más absoluta miseria, y cuando salimos a la calle a reclamar por mejores condiciones de vida nos acusan de extorsionadores. Lo que le molesta al gobierno es no poder comprar nuestro silencio y la paz social.

A su vez, en los barrios nos tenemos que enfrentar a la lógica de los punteros que es avalada por el gobierno, y que de manera permanente intentan boicotear nuestras organizaciones democráticas y participativas. Son ellos los que con la complicidad del Estado hacen un uso arbitrario de los recursos en su propio beneficio y a favor de sus amigos o parientes, construyendo así una gran red de corrupción e intentando además apaciguar el descontento social.  

Sabemos que nuestros reclamos son justos y urgentes. Años de historia del movimiento obrero nos demuestran que el único camino para transformar las cosas es estar organizados/as en la calle y en unidad, por eso no podrán doblegarnos. Seguiremos adelante porque estamos convencidos/as de que al pueblo sólo lo ayuda el pueblo y no nos quedaremos inmóviles ante tanta injusticia.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS