viernes 19 de julio de 2019 - Edición Nº533
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 13 jun 2019

Huerta en Glew

"Tenemos que cuidar la tierra"

El pasado viernes 7 de junio, integrantes de la Cooperativa de Producción Agroecológica (COPA) de Guernica visitaron el predio de la Huerta Tierra y Libertad, del FOL en Glew, zona sur del conurbano. Entre mates y charlas hubo un intercambio interesante de relatos y experiencias sobre la agroecología.


La huerta Tierra y Libertad se encuentra en la zona de Glew, partido de Almirante Brown, donde integrantes del FOL trabajan la tierra, siembran y cosechan verduras desde hace seis meses.  La semana pasada hubo un encuentro, para intercambiar experiencias, con las y los integrantes de la Cooperativa de Producción Agroecológica (COPA) en Marabunta, de Guernica.

 

En los relatos de Paula, Yamila y Lili se trasluce no sólo lo conversado en la jornada, sino también qué es el espacio de  COPA, qué objetivos en común hay para el futuro y la importancia de trabajar en los barrios los ejes de la agroecología para el cuidado del medio ambiente.

“Mi nombre es Paula, soy integrante de COPA de Guernica. Nosotras estamos produciendo en un campo en el barrio Agrocolonia de Guernica y desarrollamos diferentes productivos todos basados en la agro ecología como modo de producción, es decir que respeta los ciclos de la naturaleza sin ningún tipo de uso de químicos, utilizando los recursos que tenemos en el entorno para la producción.

 

En el productivo de huerta cosechamos hortalizas, el productivo de medicinales hace preparados de tinturas madres, aceites esenciales, cremas,  desodorantes todo en base a plantas. Luego el productivo de vivero trabaja el tema de árboles, suculentas, cactus y distintas plantas ornamentales. El productivo de apicultura es producción de miel. En el productivo de cerámica trabajamos con tierra local y también con arcilla comprada. Después en el productivo de semillas que son tanto para nuestra propia producción como para la comercialización y en este momento donde la conservación de semillas nativas y criollas es fundamental es un defensa fundamental, porque quieren patentarla y avanzar con una ley que privatiza su uso. Por último, también está el productivo de avicultura, que tiene la producción de huevos a través de gallinas ponedoras criadas dignamente con el respeto que merecen.

Esos productivos los entendemos necesarios para la recuperación de los suelos del conurbano, no solamente lo que puede ser unir la alimentación que muchas veces la pensamos aislada y en el campo, sino la mayoría de la producción de nuestras propias verduras que consumimos se hacen en los cinturones hortícolas de  las grandes ciudades, así que recuperamos esa identidad del laburo de la tierra y vemos necesaria la articulación con otros espacios que están dando la misma lucha y la misma tarea, es por eso que hicimos el encuentro con la huerta Tierra y Libertad del FOL de Glew, donde les compas están activando ahí en la tierra los primeros pasos de una huerta y con suculentas y cactus y estuvo muy bueno el intercambio desde muchos aspectos.

Por un lado lo interesante del intercambio es que somos de barrios muy cercanos, Guernica y Glew atraviesan las mismas problemáticas, la tierra anegada, tierras pobres porque han sido sacadas las primeras capas para ladrillo,  barrios donde las calles son de difícil acceso, donde hay mucho plástico y contaminación, con un uso y una recolección de basura deficitaria por parte del municipio. Entonces poder tener en esos espacios una huerta ya brinda saneamiento ambiental de ese barrio, por estar generando mejoras en la tierra, atraer especies tanto de pájaros o de insectos benéficos que a la vez van a ir restaurando el ecosistema que se fue perdiendo a partir de todas estas políticas de contaminación o de mal uso de la tierra. Entendemos que desde ese lugar aportar a tener trabajo cooperativo en los barrios y huertas comunitarias que además nos permitan acceder a alimentos sanos para los comedores para les mismes compas que podamos comer verduras sin tóxicos y que eso no sea solamente un privilegio de algunes que pueden pagar algo caro nos parece muy importante.

 

Y también implica poder decir frente a la avanzada inmobiliaria en donde toda tierra se piensa para venta, para construcción de edificios y demás poder resistir en tierras que digan acá sembramos una huerta sembramos agro ecología construimos el cuidado del medio ambiente  y nos parece muy importante además de la recuperación de los saberes ancestrales que todes tenemos de nuestras familias que sabemos han cultivado desde siempre y es un saber que nos han querido quitar y vamos recuperando. Y más en el contexto de ajuste donde la precarización de la vida y el acceso a los alimentos en los barrios se vuelve cada vez más difícil. Poder auto abastecernos para nuestro auto consumo es clave y fortalecernos con les compas de otros movimientos y de otros barrios es una tarea muy importante para la unidad de este sector y todas las reivindicaciones que venimos construyendo.”

En la misma orientación Yamila, del FOL de Glew, aportó que “la visita de les compañeres de COPA resultó enriquecedora,  tanto en información, cómo en abrirnos a nuevas experiencias coordinando y conociendo nuevos espacios de nivel comunitario. Aprendimos las formas en que, además de cosechar para autoconsumo, puede ser un posible productivo. Quedamos en volver a articular con elles en las próximas semanas, pero esta vez conociendo su espacio y saber cómo es su manejo en cuanto a su cooperativa.”

Con entusiasmo Lili, también del FOL, concluyó que “la visita nos dejó una enseñanza, no sólo como tenemos que trabajar, abonar o cuando tenemos que plantar  y cosechar, sino fundamentalmente que tenemos que cuidar la tierra”.  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS