miércoles 22 de mayo de 2019 - Edición Nº475
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 17 abr 2019

Contenedores inteligentes

Una nueva política anti-pobres: el gobierno ya ni siquiera deja que la gente sobreviva

El gobierno de Larreta instaló en Avenida Corrientes dieciocho contenedores que sólo pueden abrirse con una tarjeta magnética. “Es para evitar que la gente se meta y saque basura”, explicó el ministro de Espacio Público porteño.


Mientras que el índice de pobreza de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires aumentó a un 20,9% en el último trimestre, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta decidió implementar nuevos contenedores en una de las avenidas más concurridas de la ciudad con el propósito de evitar que la gente se meta adentro a buscar basuras o cartones, y se espera que la iniciativa se vaya expandiendo.  

En total, hay unas 200.000  personas bajo la línea de indigencia, el doble que en 2015, que necesitan de residuos para poder apenas subsistir. Eduardo Macchiaveli, ministro de Espacios Públicos aclaró que el propósito de estos nuevos depósitos es “evitar que la gente se meta y saque basura”. Su declaración se difundió en las redes sociales y causó el rechazo de miles de personas que tildaron de “nefasta” esta nueva política anti –pobres, que está valuada en $50.000 por contenedor.

Macchiaveli también sostuvo que este sistema no resolvería los problemas estructurales de la pobreza y defendió que el Gobierno de la Ciudad tiene “un montón de dispositivos para que cualquier persona que tenga problema de alimentos pueda concurrir a un parador y pueda tener un plato caliente”. Sin embargo, sólo existen tres paradores de ingreso directo en la ciudad, dos para hombres y uno sólo para mujeres con hijos menores de edad.

El pasado martes las cooperativas de cartoneros llevaron a cabo una movilización para reclamar que esta nueva medida impide que realicen su trabajo, el cual consiste en recolección y reciclado. En un comunicado emitido por las cooperativas El Álamo y El Ceibo, denuncian también la persecución de parte del gobierno a recolectores independientes y la puesta en marcha de estas medidas que “buscan esconder el problema de la pobreza en vez de resolverlo”.

La crisis se evidencia cada vez más en la ciudad porteña y en el resto del país. Aproximadamente el 70% de los jubilados no llegan a cubrir los gastos de sus medicamentos y el 48% de los niños y adolescentes se encuentran bajo la línea de pobreza. Es por esto que los sectores afectados deben renunciar a las tres comidas al día y conformarse con un solo plato para poder llegar a fin de mes.

En el día de ayer una jubilada intentó quitarse la vida arrojándose a las vías de la Línea C del subte. La mujer le explicó al personal que la rescató que su jubilación no le alcanza para mantenerse, para pagar sus medicamentos, ni para comer. Esta es la realidad de 14 millones de pobres en el país que deben sobrevivir por sus propios medios a las políticas de ajuste del gobierno.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS