jueves 25 de abril de 2019 - Edición Nº448
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 26 mar 2019

Algunas respuestas al gobernador

Manzur, el Tucumán de ficción y el real

La Gaceta, en su “Panorama Tucumano”, comenzó una serie de entrevistas a los candidatos a gobernador. Comenzó con Juan Manzur, quien va por la reelección en la provincia. Mientras Manzur hablaba, miles de familias tucumanas no tenían qué cenar, o apenas les alcanzaba para un mate cocido. ¿Cuál es el Tucumán real?


“Siempre digo la verdad”, comenzó afirmando. Pero la realidad, como tantas otras veces, fue otra. No habló de cifras, sino de generalidades acerca de su gestión. Parecía un simple propagandista que estaba en una tribuna. Pero repasemos.


No habló de pobreza, de hambre, ni de desocupación en la provincia, sino como referencia a la situación nacional. Se posicionó como víctima del gobierno nacional, sin manifestar una sola responsabilidad en el asunto. El primer tema de gestión sobre el que se le preguntó fue sobre seguridad (esperable del amarillismo gacetiano). No contestó. Divagó en generalidades y falsedades como las siguientes:

• “No hemos tenido un solo día de paro en la provincia y todas las criaturas han ido a la escuela”. Es falso. La semana pasada, para no ir tan lejos, los docentes tucumanos estuvieron dos días de paro. Las condiciones en que cada año comienzan las clases, con paritarias sin cerrar, con condiciones edilicias precarias y situaciones de trabajo sumamente inestables implican que, año a año, los docentes realicemos más de un paro durante el ciclo lectivo. 
• “En Tucumán a nadie le faltan remedios”. Al faltante de materiales básicos en CAPS y hospitales se suma lo que vienen denunciando trabajadores/as de la salud: suspensión de suplencias y percusión política como el traslado del secretario general del SITE Cristian Luna entre otros puntos.
• “Tucumán no tomó ni un centavo de dólar de deuda externa”. En realidad, es cierto, pero encierra una trampa. Legalmente, ninguna provincia está autorizada a tomar préstamos del exterior, ya que es una facultad que solo tiene el gobierno nacional. Es como si dijera que no formó parte del gobierno de Brasil.
• “Tucumán está en paz social, porque venimos acordando sistemáticamente con todos los actores y representantes de los trabajadores”. Es falso. En los últimos tres días, los accesos principales a Capital y varios puntos del interior fueron cortados por trabajadores, ocupados y desocupados, que reclaman por mejores condiciones laborales, por la apertura de cupos, o por aumento de salarios. Eso, sin contar la cantidad de audiencias solicitadas por distintos colectivos en los cuales gobernación ignoró los reclamos, o ni siquiera los recibió. Ahí tienen, para preguntar, por ejemplo, a los trabajadores y trabajadoras del Ingenio San Juan.
• “El empleo está por debajo de la media nacional”. Más allá de ser un fallido, la afirmación que siguió fue aún peor: “la pobreza bajó, la indigencia bajó”. Ni una cosa ni la otra. Los comedores, y la cantidad de personas que asisten a ellos, ha crecido exponencialmente en los últimos meses. Y eso es visible en cualquier barrio, escuela o centro comunitario que se quiera recorrer.
• “Sin la ayuda de nadie, Tucumán está haciendo la mayor inversión en seguridad de la historia”: más policías, la adquisición de equipamiento a Israel herramientas ejecutivas y legislativas a su disposición. Sin embargo, no habló de las causas que originan esa inseguridad, ni del negocio de la delincuencia y la droga regenteado por la policía local, ni de las redes de trata, las zonas liberadas, los casos de gatillo fácil, las torturas en comisarías o los “verdugueos”. Nada de eso existió en el discurso del gobernador. Además minimizó expresamente, al igual que el ministro de seguridad, Claudio Maley, la situación que se viralizó sobre la situación de los presos en Alderetes, que dormían en el piso mientras una víbora se llevaba un hueso.

Así comenzaron las entrevistas individuales a los candidatos. Con más mentiras que verdades, con evasivas y generalidades. Con ambiciones personales de “continuar la gestión” y haciéndose una falsa autocrítica por lo no hecho durante estos casi cuatro años, con silencios sobre situaciones escandalosas como la de “Lucía”, la niña abusada que fue tapa en todo el mundo por haber sido torturada en el sistema de salud provincial al impedirle una ILE. Tampoco dijo nada acerca del aumento de tarifas o del transporte autorizadas por su gestión.


Esta propuesta que hoy comenzamos pretende dejar en claro que quienes no aparecemos en las redes, en horario central, también tenemos una posición, podemos hacer críticas y tenemos propuestas para superar una crisis a la que nos han llevado candidatos como Juan Manzur.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS