jueves 15 de noviembre de 2018 - Edición Nº287
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 4 sep 2018

En la localidad de Sáenz Peña

Un niño de 13 años fue asesinado en Chaco tras la intervención policial en un intento de saqueo.

El hambre, la miseria y la desocupación en la provincia norteña es desesperante y frente a esto la respuesta del gobierno provincial es militarizar la zona.


Un chico de 13 años llamado Ismael Ramírez, perteneciente a la comunidad Qom, fue asesinado de un balazo en el pecho cuando la policía de Chaco reprimía un intento de saqueo en la localidad de Sáenz Peña. A su vez otro joven se encuentra gravemente herido en el hospital 4 de junio. La comunidad Qom exige justicia y responzabiliza al poder político por los hechos y la grave situación que vive gran parte de la población. 

Al parecer unas 50 personas habrían intentado ingresar en el supermercado “Impulso” de barrio obrero en búsqueda de alimentos y al intervenir la policía comenzó un fuerte tiroteo, con corridas y desmanes, que terminó cobrándose la vida de Ismael.  Frente a la crisis social que se está viviendo y ante la desesperada situación de los sectores más empobrecidos, la respuesta del gobierno provincial fue profundizar la presencia policial en la zona.

Este hecho deja al descubierto la terrible crisis social y económica que se está viviendo en todo el país, y en este caso particular en Chaco. A raíz del ajuste impulsado por Cambiemos, millones de familias no tienen que comer y no llegan a satisfacer sus necesidades más básicas.

A pocos kilómetros de Sáenz Peña se encuentra la localidad de Castelli, donde también se rumoreaba que podría haber saqueos. Alejandra es integrante del Frente de Organizaciones en Lucha y contó que “no hay trabajo de nada, antes había para hacer una changa cortando pasto, o un trabajito de construcción por una semana o dos, pero ahora no hay nada. Por ahí muchos dicen ‘son vagos que vayan a trabajar’, pero la gente busca y no consigue. Las obras están paradas, lo único con lo que la gente trata de sobrevivir es vendiendo pan o tortas, pero al no haber trabajo tampoco se puede comprar.”

Con los aumentos de la luz, el gas y los alimentos en general la gente vive una situación desesperante. Según contó Alejandra, a algunos vecinos les llegaron boletas acumuladas de luz por lo que deben pagar alrededor de 10 mil y hasta 20 mil pesos, entonces las familias tienen que “dejar de darle de comer a sus hijos para pagar la luz, y si no pagan para darles de comer, le cortan el servicio.”

Además la mujer expresó que en los pueblos son los movimientos sociales los que tienen copas de leche para dar una respuesta mínima a las familias que no tienen otra cosa para servir en la mesa, ni siquiera en las escuelas se garantiza los comedores. Por su parte en las zonas rurales, que en Chaco son muchas, la situación es peor ya que como no hay muchos comercios la gente se aprovecha y vende las cosas más caras que en otros lugares.

A lo largo de esta última semana también hubo saqueos en otros puntos del país, y esto se debe a la desesperación y el hambre de grandes sectores de la población, por lo que se espera que la conflictividad social siga aumentando y más si se tiene en cuenta que tanto el gobierno nacional como los provinciales siguen tomando medidas que profundizan el ajuste.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS