domingo 16 de diciembre de 2018 - Edición Nº318
Frente de Organizaciones en Lucha » Género » 10 ago 2018

A pesar del rechazo en el Senado

El aborto se despenalizó en la calle

Luego de una inmensa movilización que aglutinó a miles de personas de distintos sectores, el Senado insistió con su rechazo al proyecto de ley de la Campaña Nacional por el Aborto, Seguro, Legal y Gratuito. Pero la marea verde llegó para quedarse y para seguir dando la pelea hasta que sea legal.


Por una mínima diferencia de siete votos el Senado rechazó la legalización del aborto desoyendo el reclamo de miles de personas que se encontraban reclamando por la legalización bajo la lluvia y el frio durante horas. Pese a esto, todo el proceso de lucha y debate instaló un piso de discusión que hizo que socialmente se pudiera hablar del aborto y se avance en la despenalización social del mismo.

Con argumentos retrogradas y propios de un dogma religioso reaccionario la cámara alta del Congreso dejó en evidencia los límites estructurales de la democracia representativa, y el potencial arrollador de la política en las calles y de la unidad en la acción para luchar por la ampliación de derechos de mujeres y personas con capacidad de gestar.

En estos pocos meses el feminismo demostró ser el movimiento de masas más importante del momento y logró materializar la acumulación de incansables años de lucha. Tuvo la capacidad de interpelar a jóvenes de secundarios, estudiantes universitarias, movimientos sociales, sindicatos, espacios culturales, adultas y adultos, ancianas y ancianos, gente organizada y gente que no, e incluso hasta religiosas y religiosos aunque sea un número muy minoritario.

Los logros y avances por lo tanto son mucho más importantes y duraderos que este traspié, ya que se pudo hablar a viva voz y en todos los ámbitos de la sociedad sobre el aborto, cuestión que llevaba años en el silencio. Como expresó la Campaña Nacional Contra las Violencias Hacia las Mujeres en un comunicado: “En las calles ya ganamos: porque se abrió un debate que hasta hace pocos años era tabú, circularon argumentos de salud pública, argumentos epidemiológicos, argumentos relacionados al feminismo, a la maternidad deseada, a la sexualidad y a la emancipación de las mujeres y personas gestantes”.

Es decir, que a partir de haber puesto este debate sobre la mesa se abren nuevas puertas para acceder a la información y a un acompañamiento seguro para quienes no deseen ser madres, por eso se habla de despenalización social, debido a que el tema ya está más aceptado a nivel social. Pero a su vez, con la avanzada de las organizaciones antiderechos también hay una exposición mayor de aquellas que acompañan abortos.

Por otro lado, también se instaló una fuerte disputa por la separación de la Iglesia del Estado, y se puso en evidencia como esa institución todavía tiene fuerte influencia sobre las políticas públicas, la educación y las decisiones de los gobiernos, a pesar de que constitucionalmente Argentina tiene un Estado laico.

La marea verde llegó para quedarse y seguir avanzando. Por reglamento el proyecto podría volver a presentarse en las sesiones ordinarias del 2019 que Macri inaugurará en marzo, pero hay quienes dicen que la Campaña por el Aborto lo postergará para el 2020 ya que el año que viene la composición del Congreso será la misma que ahora.  Pero a su vez al ser un año electoral el debate y la pregunta por la postura de cada candidato será un eje fuerte que no se podrá eludir, por lo tanto resta analizar cuáles serán los siguientes pasos a dar.

 A ojos del mundo Argentina sigue siendo un país donde no se respeta la autonomía de las mujeres y donde se criminaliza a aquellas que deciden sobre sus propios cuerpos. El aborto clandestino seguirá existiendo al menos por unos años más y con ello las muertes de miles de mujeres y los negociados millonarios. Pero como expresaron varias de las referentes por la legalización “más temprano que tarde, ¡será ley!”.

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS