martes 16 de octubre de 2018 - Edición Nº257
Frente de Organizaciones en Lucha » Regionales » 30 mar 2018

Historias de vida

Elegir el camino de la lucha ante la tragedia

En abril del 2013 la capital de la provincia de Buenos Aires sufrió una terrible inundación. Vecinas que integran el Frente de Organizaciones en Lucha recordaron los hechos e hicieron un repaso por los aprendizajes que adquirieron tras la tormenta.


 

En el año 2013 ocurrió una de las peores tragedias en la historia de la ciudad de La Plata. En la madrugada del 2 de abril una intensa lluvia inundó todo el casco urbano y los barrios más humildes, dejando incalculables pérdidas materiales, económicas y un importante número de fallecimientos del cual hasta el momento no existe un número certero. Pero a su vez esta terrible experiencia impulsó la organización de muchos vecinos y vecinas para reclamar por sus derechos.

Elizabeth es integrante del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) del cual comenzó a participar luego de la inundación. “No vino nadie del gobierno, ni a la semana ni a los días” contó Eli y dijo que los vecinos debieron ayudarse entre sí para autoevacuarse. A los pocos días conoció a Federico, quien militaba en el FOL, y recordó que “estaba en la escuela retirando a los niños, y él empezó a decir que salgamos a la calle para exigir que el gobierno ayude en la zona, que él nos iba a acompañar. Fue la primera vez que salí a la calle para exigir y que el gobierno se haga cargo, porque mucha gente perdió todo y hasta hubo muertos. Todos estábamos con miedo porque ahí nomás estaba el rio y te imaginabas lo peor”.

Una historia parecida vivió Carmen del barrio Aeropuerto, quien ya era integrante del FOL y recordó que “trabajamos muchísimo para juntar donaciones, mercadería, productos de limpieza, ropa, colchones, frazadas. Los compañeros militantes traían donaciones y nosotros lo repartíamos en todo el barrio. A mí me gustó mucho como se organizó el fol, porque ayudaba a la gente que estaba más necesitada y que había perdido muchas cosas. Me gusto la solidaridad”.

Hoy en día tanto Elizabeth como Carmen siguen formando parte del FOL desde el cual luchan colectivamente por las necesidades más urgentes de ellas y de cientos de vecinos y vecinas de sus barrios. “Mi aprendizaje fue salir a ayudar al resto de las compañeras y decirles que tenemos que organizarnos para luchar por nuestros recursos y por lo que nos pertenece a nosotros. Invitar a más vecinos, porque muchos no entienden, como yo tampoco entendía” remarcó Eli.

Tanto ella como Carmen comprendieron a partir de aquel hecho traumático que para mejorar su calidad de vida, y la del resto de sus vecinos y vecinas, debían organizarse junto a otros y salir a exigir sus derechos. Hoy en día no sólo pelean porque el gobierno haga obras en los barrios más humildes para que no vuelva a ocurrir una situación similar a la del 2013, sino que también salen a la calle para reclamar por trabajo digno, por los derechos de las mujeres, contra la discriminación a los inmigrantes y por educación, entre otros puntos reivindicativos.

Estas mujeres, como tantas otras, son referentes en sus barrios y son las que se encargan de motivar y explicar a otras personas la importancia de la organización y la participación. “Yo creo que lo que tenemos que hacer es organizarnos más y hablar más con los vecinos. Porque muchos por temor no dicen nada y se callan, no se animan” dijo Eli.

Además Carmen remarcó que actualmente “en el barrio el molino cuando llueve se inunda todo, entra agua a las casas, y el gobierno ni se acerca, no hay nada de ayuda del gobierno”. Hace pocas semanas hubo algunas lluvias fuertes en la ciudad y en muchas zonas el miedo volvió a apoderarse de mucha gente; “No cambio nada y parece que la situación es peor porque llovió poquito y ya se llenó de agua igual” dijo Elizabeth.

Esa observación no es casual si se tiene en cuenta que un tercio de las obras hídricas que debían hacerse se encuentran paralizadas, mientras que sólo la mitad fue finalizada o continúa en ejecución, y el resto han sido canceladas o se han rescindido los contratos con las empresas constructoras. Lo cual preocupa a muchos habitantes platenses que hasta el día de hoy siguen reclamando por obras y por Memoria, Verdad y Justicia para todas las víctimas.

 

 

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS